Los ocho etarras y su sanguinario historial a los que el Gobierno ha acelerado el acercamiento al País Vasco

Los ocho etarras y su sanguinario historial a los que el Gobierno ha acelerado el acercamiento al País Vasco
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska - Efe
Comparte esta página:

La AVT expresa su indignación y alerta de la acumulación de internos en Logroño, que alberga el 10% de los etarras.

Cuatro etarras con delitos de sangre y cuatro a los que queda por cumplir más de la mitad de la pena. Son las características que reúnen los ocho presos cuyo acercamiento al País Vasco acaba de ser comunicado por Instituciones Penitenciarias con el consiguiente lamento de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. Este colectivo ha advertido además de que tales movimientos «están creando importantes grupos de presos etarras en cárceles del norte de España», como en la de Logroño, que ya aloja al 10% de los presos de la banda y a ellos se sumarán cuatro más del grupo notificado hoy. Dos irán directamente a cárceles del País Vasco.

Desde que gobierna Pedro Sánchez, 87 presos de ETA han sido desplazados cerca de ese territorio.

Aitor Esnaola Dorronsoro. Del Centro Penitenciario Ocaña I, en Toledo, al Centro Penitenciario de Soria. El 12 de abril de 2011 fue detenido junto con su hermano Igor por la Guardia Civil en su finca de Legorreta por los cargos de almacenamiento de 850 kilos de explosivos, detonadores e información de ETA para miembros de ETA.

José Antonio Borde Gaztelumendi. Del Centro Penitenciario de Teixeiro, en A Coruña, a la prisión cántabra de El Dueso. Entregado por México el 23 de noviembre de 2002. Miembro del «comando Vizcaya» de ETA, alias «Putxe», se le atribuye una veintena de atentados, cometidos entre 1978 y 1983. Se le atribuyen 16 asesinatos, pero sólo ha sido condenado por tres.

Karmelo Lauzirika Orive. Del Centro Penitenciario Castellón I al Centro Penitenciario de Álava. En 2007, la Audiencia Nacional le condenó a 50 años de cárcel por colocar el 6 de diciembre de2004 cuatro bombas que explotaron en tres cafeterías de Valladolid, León y Ávila y el aparcamiento del zoológico de Santillana del Mar (Cantabria).

Itziar Alberdi Uranga. Del Centro Penitenciario Madrid VII a la prisión de Logroño. En 2015 fue condenada a 296 años de prisión por el asesinato de Andrés Muñoz Pérez y Valentín Martín Sánchez, los dos Tedax asesinados por la banda en Vallecas en 1991.

Juan Jesús Narváez Goñi. Del Centro Penitenciario Madrid VII al Centro Penitenciario de Logroño. En 2015 fue condenado a 296 años de prisión por el asesinato de Andrés Muñoz Pérez y Valentín Martín Sánchez. También acumula una condena de 60 años por el asesinato de Francisco Javier Delgado González-Navarro y José Ángel Garrido Martínez, ambos asesinados a tiros por la espalda en Barcelona en 1991.

Ibai Ayensa Laborda. Del Centro Penitenciario de Monterroso, en Lugo, al Centro Penitenciario de Logroño. Ingresó en prisión el 5 de marzo de 2004 y cumple una condena de 31 años y 15 días por los delitos de atentado, depósito de armas, tenencia de explosivos y asociación ilícita, y por una falta de lesiones.

Mikel Xabier Ayensa Laborda. Del Centro Penitenciario de Monterroso, en Lugo, al Centro Penitenciario de Logroño. En 2003 fue condenado a 30 años de prisión como responsable del atentado que le costó la vida a Tomás Caballero Pastor, portavoz de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona asesinado en 1998. También fue condenado a 30 años de prisión como autor del asesinato de Francisco Casanova Vicente, subteniente del Ejército de Tierra al que ETA quitó la vida en 2000 en Beirrozar (Navarra).

José Juan García González. Del Centro Penitenciario de Valladolid a la prisión de Álava. Ingresó en prisión el 29 de junio de 2018 y cumple una condena de 16 años por el delito de organización terrorista.

Fuente: Laura L. Caro – ABC

Comparte esta página: