Pablo Iglesias intenta tapar el caso Dina con insultos al PP y a Vox

Pablo Iglesias intenta tapar el caso Dina con insultos al PP y a Vox
Pablo Iglesias durante la sesión de control al Gobierno
Comparte esta página:

García Egea denuncia que el vicepresidente Iglesias «quiere cambiar la ley del CGPJ para elegir al juez que le juzgue».

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante la sesión de control al Ejecutivo este miércoles en el Congreso. – EFE / Vídeo: Iglesias dice que amenazas a García-Castellón provienen de cuentas vinculadas a Vox – EP

Las preguntas del secretario general del Partido Popular, Teodoro Gacía Egea, y la portavoz adjunta de Vox, Macarena Olona, al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, llegan al Congreso después de que el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, solicitara al Tribunal Supremo que investigue a Iglesias por supuestos delitos en el «caso Dina».

Iglesias no iba a acudir al Pleno por un viaje a Bruselas, pero al ser suspendido sí ha participado en la sesión. A pesar del tono moderado que utiliza para responder a los ataques de la oposición, el vicepresidente segundo ha entrado al cuerpo a cuerpo con insultos para defenderse de las acusaciones y agravios de PP y Vox.

García Egea ha denunciado que el vicepresidente del Gobierno pueda ser juzgado «por utilizar de forma corrupta la Justicia y por machista». Los delitos a los que se refiere el juez de la AN son: descubrimiento de secretos, con agravante de género, daños informáticos y denuncia falsa y/o simulación de delito en relación con la tarjeta del móvil robada a su exasesora, Dina Bousselham. Podemos defiende que es falso.

Antes de terminar su primera intervención, el número dos del PP ha preguntado: «Señor Iglesias, por decencia, ¿Va a dimitir? ¿Entre tanta corrupción le da tiempo a ocuparse de la Vicepresidencia?». Iglesias, que tiene como estrategia no dar aire a las provocaciones del PP, ha respondido con tono moderado: «La pregunta que usted registraba era si tenía tiempo para atender a mis obligaciones… La respuesta es sí».

El PSOE, Unidas Podemos y Partido Popular han protestado durante gran parte del careo dialéctico. No es la primera vez que la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, tiene que pedir silencio durante el encuentro entre Iglesias y García Egea. «¡En lo que ha convertido usted el PSOE, señor Sánchez!», ha dicho García Egea, después de explicar que los socialistas defienden con «más ímpetu» a Iglesias que a él.

«Corrupción, mentiras, incompetencia»

En su última intervención, el dirigente del PP ha asegurado que el vicepresidente «quiere cambiar la ley del CGPJ para elegir al juez que le juzgue», pero «no es tan valiente para declarar voluntariamente» ante la Justicia. «Entre la corrupción, la mentira y la incompetencia donde deberían declarar el estado de alarma es en su Gobierno y no en Madrid», ha zanjado.

Iglesias ha sugerido ante los populares que el Alto Tribunal no le imputará: «Hay buenos juristas en su partido que le pueden decir lo que va a decir el Tribunal Supremo». Además, el vicepresidente ha espetado que si Manuel Fraga, padre fundador del PP, estuviera vivo expulsaría a algunos dirigentes del PP: «No por fachas, sino por su enorme cretinismo».

Las amenazas al juez

La portavoz adjunta de Vox ha preguntado al vicepresidente si considera que «las declaraciones contra el Poder Judicial han alentado las amenazas al Magistrado de la Audiencia Nacional que ha elevado la petición de imputación al Tribunal Supremo». Rápidamente, Iglesias ha replicado que «las amenazas» denunciadas por el juez García-Castellón provienen de cuentas vinculadas a Vox. «El Ministerio del Interior ya lo está investigando», ha asegurado el vicepresidente.

Olona considera que el líder de Unidas Podemos «es un matón que practica el matonismo político». Además, ha insistido en que «ni ese tono contenido, ni ese moño podrán contener al auténtico coletas, el que aspira a aparecer en los telediarios con chándal bolivariano». Iglesias ha respondido al ataque antes de apagar su micrófono: «A ustedes les gustaría ser terribles fascistas, pero no pasan de acomplejados reaccionarios».

Fuente: Gregoria Caro – ABC 

Comparte esta página: