Moncloa, una eficaz ETT para amiguetes

Moncloa, una eficaz ETT para amiguetes
Andrés Arranz es felicitado por el ministro José Luis Ábalos el día que tomó posesión del cargo - EFE -
Comparte esta página:

Amigos de Pedro Sánchez, exministros, senadores y diputados socialistas han sido recolocados con elevados sueldos en empresas con participación pública.

El nombramiento el pasado viernes del exalcalde socialista de Barcelona, Jordi Hereu (2006-2011), como presidente de Hispasat ha sido el penúltimo caso de las recolocaciones de excargos socialistas que lleva a cabo el palacio de La Moncloa desde que Pedro Sánchez aterrizó en él. Y eso que cuando era candidato a la secretaría general del PSOE y, después, a la presidencia del Gobierno criticó públicamente el mecanismo de «las puertas giratorias» que llevaba a cabo el PP en empresas públicas.

Con ese procedimiento accedió en febrero pasado a la presidencia de REE la exministra de Vivienda Beatriz Corredor (con un sueldo de unos 546.000 euros brutos anuales). También los exministros Pepe Blanco y José Montilla (expresidente de la Genealitat) entraron en el consejo de Enagás (160.000 euros anuales cada uno). Y Miguel Sebastián, en Indra (cobró 110.000 euros en 2019). En el consejo de esta empresa también se sienta el exdiputado Antonio Cuevas (117.300 euros). Todos ellos tienen unas retribuciones muy superiores a la del propio presidente del Gobierno: 81.000 euros anuales.

Compañeros del Ramiro y de baloncesto

Pedro Sánchez también se ha acordado de sus amigos del instituto Ramiro de Maeztu y de sus compañeros de baloncesto. Este periódico desveló en junio pasado que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que dirige el exsecretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, había creado una nueva Dirección General de Agenda Urbana y Arquitectura, al frente de la cual colocó al arquitecto José Ignacio Carnicero, íntimo del presidente del Gobierno. Amigos desde la infancia, Carnicero y Sánchez jugaron juntos al baloncesto en el Ramiro. El sueldo de Carnicero supera los 90.000 euros al año.

En este mismo ministerio hay otro caso con muchas similitudes. Se trata de Andrés Arranz, presidente y consejero delegado de la empresa Senasa (Sociedad de Servicios y Estudios para la Navegación Aérea y la Seguridad Aeronáutica), perteneciente también a Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Según ha podido saber este periodico, Andrés Arranz es amigo de Pedro Sánchez desde que coincidieron en el instituto jugando al baloncesto. No hay más que ver la estatura que tiene Arranz. Incluso, una fuente ha confirmado que estuvo en la boda de Pedro Sánchez con Begoña Gómez en 2007.

Esa amistad le llevó a Andrés Arranz, ingeniero aeronáutico -especialidad en aeropuertos y navegación aérea- por la universidad Politécnica de Madrid, a la presidencia de Senasa en julio de 2018. Tomó posesión del cargo en el mismo acto en el que lo hicieron otros pesos pesados de las empresas públicas: Isaísas Taboas, como presidente de Renfe; Isabel Pardo de Vera en Adif; Ornella Chacón en Puertos del Estado y Maurici Lucena en AENA. Arranz cobró el año pasado 125.048,24 euros, según el portal de transparencia de la compañía. Es decir, sus ingresos son un 40% superiores a los de Ignacio Carnicero y un 54% más altos que los del presidente del Gobierno.

La retribución de Arranz puede considerarse «muy generosa» si se tiene en cuenta que la empresa cuenta con 617 empleados y obtuvo un beneficio de tan solo 1,8 millones de euros en 2019. De hecho, los gastos de personal, 26,8 millones de euros, están cerca de la cifra de negocios (35 millones).

Un abogado, a electrónica submarina

Esta misma semana, se han conocido los nombramientos de los exsenadores socialistas en la Región de Murcia Joaquín López (44 años) y Susana Hernández (44 años) como nuevos presidentes de las empresas públicas SAES (Sociedad Anónima de Electrónica Submarina) y de Sainsel Sistemas Navales, ambas filiales del grupo público Navantia, perteneciente a la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales).

Además, el abogado y político socialista Joaquín López ocupa el puesto en el que aterrizó hace tan solo cuatro meses Sofía Honrubia, ingeniera naval por la universidad Politécnica de Madrid. Era directora comercial y de desarrollo de negocio de Navantia, compañía en la que ha ejercido diferentes responsabilidades durante más de 20 años, tanto en proyectos nacionales como internacionales.

La compañía SAES, participada en un 49% por la francesa Thales, tiene su sede en Cartagena y trabaja en el programa de los submarinos S80 de Navantia. Cuenta con 83 empleados y en 2019 obtuvo un beneficio de tan solo 6.608 euros. La cifra de negocios alcanzó los 6,3 millones de euros y los gastos de personal ascendieron a 4 millones. La cartera de pedidos al cierre de 2019 sumaba 40 millones de euros.

De enfermera a sistemas navales

Por su parte, Susana Hernández, enfermera en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, ocupará la presidencia de Sainsel Sistemas Navales, filial de Navantia, que estaba vacante desde diciembre de 2018 cuando fue cesado Alejandro Ballesteros, exdiputado del PP por Toledo.

Hernández es diplomada en Enfermería por la Universidad Católica San Antonio de Murcia y técnico en Oncología Radioterápica. En 2011 fue elegida concejala de Derechos Sociales, Educación, Patrimonio, Parques y Jardines del ayuntamiento de Murcia.

Sainsel, cuyo 49% del capital está en manos de Indra -el 51% es de Navantia-, ofrece soluciones de ingeniería en los ámbitos de defensa, vigilancia y seguridad. Cuenta con más de 400 equipos y sistemas instalados en numerosos buques, aeronaves y centros de control, para clientes nacionales e internacionales. El año pasado tuvo un beneficio de 1,2 millones de euros. La cifra de negocios alcanzó los 11 millones de euros y la cartera de pedidos era de 13 millones de euros.

Fuente: Javier González Navarro – ABC

Comparte esta página: