La UE impide a los Estados recolectar datos de la ciudadanía a través de las teleoperadoras

La UE impide a los Estados recolectar datos de la ciudadanía a través de las teleoperadoras
© Foto : Pixabay / relexahotels
Comparte esta página:

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea prohíbe a los Estados miembros recolectar información de sus ciudadanos de las bases de datos de las operadoras de telefonía. Tan solo se permitirá en cuestiones de seguridad nacional y con la autorización de un juez.

La Unión Europea opta por respetar la privacidad de datos de su población. Lo demuestra tras fallar a favor de organizaciones como Privacy International o La Quadrature du Net, que denunciaron el abuso que algunos de los Estados miembros y sus sistemas de vigilancia suponían para la privacidad de sus ciudadanos.

Según estas asociaciones, leyes como el Investigatory Powers Act del Reino Unido o los decretos en materia de seguridad aprobados en 2015 por Francia y por Bélgica en 2016 atentan contra «los derechos fundamentales de la ciudadanía». Estas permitían que los Estados pudiesen solicitar a las teleoperadoras una colecta generalizada e indiferenciada de las conexiones de los usuarios. Una manera de recopilar información a través de los teléfonos móviles, los datos de localización o las veces que una persona entraba en la red. No se incluye el contenido de las conversaciones, pero si puede desvelar el lugar donde se llevaron a cabo estas comunicaciones o las personas con las que se ha telefoneado una persona.

De esta forma, la Unión Europea priva a los Veintisiete de demandar este tipo de recaudaciones masivas a las compañías de telecomunicaciones. No obstante, el organismo judicial europeo admite una excepción. En caso de verse gravemente amenazada la seguridad de un país, sí que se podrá realizar estas recolectas. Eso sí, tendrán que ser aprobada y supervisada por un juez o una autoridad administrativa independiente.

La sentencia ha sido recibida con alegría por los demandantes. Reconocen que esta información es utilizada principalmente por la policía y las agencias de inteligencia, pero tienen que existir unos límites.

«Aunque la policía y las agencias de inteligencia juegan un papel muy importante en mantenernos a salvo, deben hacerlo bajo unas salvaguardas que prevengan posibles abusos. Deberían centrarse en darnos sistemas de vigilancia efectivos que puedan proteger nuestra seguridad y nuestros derechos fundamentales», defiende Caroline Wilson Palow, directora legal de Privacy International, en declaraciones a Forbes.

Fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que llega después de que se prohibiera a empresas estadounidenses enviarán datos de ciudadanos europeos a Estados Unidos. Norma que se estableció al considerar que las leyes de seguridad nacional del país norteamericano no cubren la privacidad de los ciudadanos de la Unión Europea.

Fuente: Sputnik

Comparte esta página: