España está a punto de perder 10.000 millones de ayudas europeas

España está a punto de perder 10.000 millones de ayudas europeas
Pedro Sánchez y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
Comparte esta página:

Moncloa asume la “incapacidad” para ejecutar 56.000 millones de euros adjudicados hace seis años y que vencen en diciembre. Inquietud ahora por la gestión de los 140.000 millones del Fondo Covid de la UE.

España va camino de perder 10.000 millones de fondos estructurales de Europa en un momento crítico para la economía como consecuencia del impacto de la pandemia. El Gobierno asume la “incapacidad” para ejecutar proyectos con todo el dinero europeo justo cuando está a punto de recibir los 140.000 millones del fondo Covid de la UE.

Moncloa ha anunciado que Pedro Sánchez presentará este miércoles las “líneas maestras” del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que tendrá “la transformación digital, la igualdad y la cohesión territorial” como ejes principales de los proyectos a desarrollar con las ayudas europeas.

Todos los ministros, agentes sociales, embajadores de la Unión Europea y sociedad civil participarán en un evento organizado por La Moncloa. El presidente desgranará delante de este auditorio seleccionado para la ocasión el documento donde figuran los proyectos para los que pedirá financiación del Fondo de Recuperación de la UE.

El propio Sánchez avanzó también la semana pasada que el Consejo de Ministros aprobará en breve un decreto ley que terminará con “las barreras” que tienen que afrontar las administraciones para la gestión de fondos extraordinarios de cara a conseguir “una gestión más transparente, ágil y eficaz”.

Con todo, el presidente no ha entrado en más detalles de en qué consistirá esta modificación normativa vía decreto ley.

Incapacidad para ejecutar los proyectos

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de la cúpula económica del Gobierno, la ejecución de los fondos provenientes de Bruselas para la reconstrucción económica tras la pandemia preocupa enormemente a las administraciones autonómicas y locales que serán receptoras.

Pero aún más al equipo económico de Pedro Sánchez en La Moncloa, donde se reconoce en privado el “enorme desafío” que asume España en los próximos meses por los problemas de la administración del país para ejecutar los proyectos que se puedan financiar con los fondos europeos.

Destacan que España va a ser uno de los países más beneficiados por las ayudas de Europa. Pero admiten que el problema va estar ahora en cómo gestionarlas. Una tarea que Sánchez ha decidido que recaiga casi por completo en la Oficina Económica de La Moncloa, dirigida por Manuel de la Rocha, pero bajo la supervisión de Iván Redondo.

De ahí, explican, la última propuesta del presidente del Gobierno de “eliminar burocracia”, consciente del “cuello de botella que se puede originar porque llegará mucho dinero para ejecutar en poco tiempo”, admiten en Moncloa.

Además de los fondos estructurales, España recibirá también los 140.000 millones del fondo para la reestructuración europea, que se tendrán que invertir en un plazo máximo de seis años.

Sin embargo, el 70% de esta cantidad deberá asignarse a proyectos concretos entre 2021 y 2022. El 30% restante deberá comprometerse en 2023, contando con un plazo de tres años más para alargar los pagos.

España a punto de perder 10.000 millones

Estas dudas en Moncloa surgen conscientes de que, a seis meses del vencimiento del plazo, de los 56.367 millones planificados por Europa en su programa operativo para el periodo 2014-2020, fuentes del Gobierno reconocen a ECD que España solo ha invertido 24.000 millones de euros, 22.000 se encuentran en trámite y unos 10.000 millones ni siquiera se han asignado.

Fuentes comunitarias advierten de que se trata de recursos directos aportados por la UE que “están a punto de perderse”.

Resaltan que podrían jugar un papel clave como inyección complementaria al tejido productivo español, que acaba de entrar en un túnel de recesión de duración incierta y con elevados costes sociales en términos de empleo y renta per cápita.

En el Ejecutivo atribuyen la falta de ejecución de los proyectos a la excesiva burocracia y a las dificultades financieras de muchas comunidades autónomas. Hay que tener en cuenta que, como se trata de proyectos cofinanciados conjuntamente con la UE, muchas autonomías no tienen el suficiente músculo financiero para afrontar los proyectos.

Tasas de ejecución por debajo del 50%

Las cifras más bajas de ejecución se concentran en los fondos Feder (desarrollo regional) y Feader (fondo europeo agrario de desarrollo rural), con tasas de ejecución de menos del 50% en ambos casos.

Son dos instrumentos clave para la convergencia entre territorios comunitarios y como dique para frenar el cada vez mayor fenómeno de la despoblación de municipios del interior en España. También son programados para proyectos relacionados con competitividad de pymes, I+D+i, empleo sostenible, protección del medio ambiente, control de emisiones de carbono, inclusión social y tecnologías de la información.

Un esfuerzo inversor de última hora

Según las fuentes consultadas por ECD, el Gobierno ha realizado algunos esfuerzos de última hora de un tiempo a esta parte para no desperdiciar la posibilidad de incorporar al PIB de España una importante suma de dinero europeo.

Por ejemplo, el Ministerio de Hacienda habilitó a las autonomías para que reprogramasen partidas y destinasen 3.200 millones de euros de fondos Feder a gastos de salud y compras relacionadas con el coronavirus.

Hay que recordar que el Parlamento Europeo dio facilidades el pasado mes de abril a los países miembros para que tramitasen los fondos estructurales pendientes de asignación del plan 2014-2020. Estas facilidades se traducen en una mayor flexibilidad y en la posibilidad de destinarlos a financiar gastos para la lucha contra el Covid.

Fuente: José Antonio Frauca – El Confidencial Digital 

Comparte esta página: