Vox registra su moción de censura contra Sánchez por su «violencia política» contra la Transición

Vox registra su moción de censura contra Sánchez por su «violencia política» contra la Transición
El presidente de Vox, Santiago Abascal. E^P
Comparte esta página:

Espinosa de los Monteros denuncia que «nunca habíamos visto semejante ataque a nuestro marco constitucional»

El portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros, ha explicado este martes que la tercera fuerza política del país ha registrado hoy una moción de censura contra el presidente del Gobierno socialcomunista, Pedro Sanchez, porque «nunca habíamos visto semejante ataque a nuestro marco constitucional». Así, la formación de Santiago Abascal ha dicho que «ha llegado el momento» de poner freno a la «violencia política» del Gobierno de Sánchez, que pretende «deslegitimar la Transición».

Así se ha pronunciado Espinosa de los Monteros en rueda de prensa en el Congreso tras el registro de la moción (consultar aquí el texto). Acompañado del diputado y líder de Vox en Cataluña, Ignacio Garriga, que defenderá la moción antes de la intervención del candidato, el presidente del partido, Santiago Abascal, Espinosa de los Monteros ha subrayado que con este Ejecutivo «el andamiaje constitucional está en peligro», de ahí la necesidad de esta moción. Vox se ha comprometido a la convocatoria de elecciones en caso de que prospere su iniciativa.

Por su parte, Garriga ha señalado que es una moción «por lealtad al pueblo español, por responsabilidad hacia todos nuestros compatriotas en un momento de emergencia nacional y de emergencia social». «Queremos ser recordados como aquéllos que hicieron todo lo posible, para sacar al peor Gobierno en el peor momento», ha añadido.

En este punto, Garriga ha manifestado que el primero de los motivos de esta moción es que este «Gobierno socialcomunista se constituyó como un fraude al electorado; decía que no iba a pactar con los herederos de ETA y con Podemos y lo hizo. Un Gobierno que está sustentado contra los enemigos de la libertad y de España, como son los separatistas y los herederos de ETA», ha apostillado.

«Asalto de los contrapoderes»

Además, Garriga ha denunciado que PSOE y Podemos «fundamentaron su gestión en la mentira cuando muchos estaban perdiendo la vida y otros su trabajo», en referencia a la crisis del coronavirus. El diputado de Vox ha destacado que este Gobierno «tiene la voluntad de asaltar todos los contrapoderes que existen al propio Ejecutivo» y ha hablado así del «asalto a la Fiscalía, ataques a la Corona y paralización del control al Gobierno en el Congreso» durante la pandemia, donde también «vulneró derechos fundamentales bajo el estado de excepción encubierto».

«Un gobierno cuyos miembros tienen clara vinculación con narcodictaduras y regímenes totalitarios, de ahí el bloqueo a las comisiones de investigación. Un gobierno que quiere deslegitimar la Transición y quebrar la concordia nacional (con la nueva ley de memoria histórica). Que ha hecho de la violencia política su acción gubernamental», ha sentenciado Garriga.

La quinta de la Democracia

Esta es la quinta moción de censura en la Democracia. Tras haber sido presentado en el Registro de la Cámara baja, el texto será elevado a la Mesa del Congreso para su calificación y será remitido tanto al presidente del Gobierno como a los portavoces de los distintos grupos parlamentarios.

A partir de ahí se abre un plazo de dos días para dar la oportunidad de presentar mociones con candidatos alternativos, para las que se exigen los mismos requisitos y que, en su caso, se debatirían conjuntamente. Para dar tiempo a este proceso, la votación de la moción o mociones de censura no podrá tener lugar antes de cinco días desde la presentación del primer escrito.

La legislación establece que la moción de censura es un instrumento que sirve para formalizar la exigencia de responsabilidades políticas al Gobierno. A la hora de presentarse requiere la firma de al menos una décima parte del Congreso (35 diputados) y el nombre de un candidato a la Presidencia. Sólo prosperará si suma la mayoría absoluta (176 votos) del Pleno.

La primera moción de censura de la democracia tuvo lugar en 1980, cuando el PSOE presentó una contra Adolfo Suárez, y, la segunda, llegó siete años después, en 1987, cuando Alianza Popular hizo lo propio contra Felipe González. Ninguna de las dos prosperó, como tampoco lo hizo la que, 20 años más tarde, impulsó Pablo Iglesias en 2017.

En concreto, en 1980, Felipe González logró el respaldo de 152 diputados (socialistas, comunistas, andalucistas y tres representantes del Grupo Mixto), frente al rechazo de 166 y la abstención de otros 21 –en la sesión se registraron 11 ausencias–. Es decir, el PSOE se quedó a 24 votos de conseguir la aprobación de la moción de censura.

Más lejos de la mayoría se quedó la moción de censura presentada por Alianza Popular contra Felipe González en 1987. El candidato de Alianza Popular, Antonio Hernández Mancha, que no era diputado como ahora ocurre con Pedro Sánchez, cosechó el voto favorable de 66 diputados (Alianza Popular y Unión Valenciana), mientras que 195 votaron en contra (PSOE, Izquierda Unida y nacionalistas vascos) y 71 se abstuvieron (representantes de CDS y CiU, entre otros).

La tercera moción de censura, la de Pablo Iglesias contra Mariano Rajoy, celebrada en junio de 2017, también fue rechazada por 170 votos en contra (PP, Ciudadanos, UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria), 82 a favor (Unidos Podemos, ERC, Compromís y EH Bildu) y 97 abstenciones (PSOE, PDeCAT, PNV y Nueva Canarias).

La última moción, la que permitió a Sánchez acceder a La Moncloa en junio de 2018, fue la única que prosperó al reunir 180 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Compromís, Bildu y Nueva Canarias) 169 en contra (PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias) y 1 abstención, la de Coalición Canaria, informó Ep.

Fuente: Segundo Sanz – OKDiario

Comparte esta página: