La Ex España

La Ex España
Felipe VI y Pedro Sánchez. Europa Press
Comparte esta página:

-Artículo-opinión de Ramiro Grau Morancho,

Abogado y escritor.

www.graueditores.com

“Cuando adviertas que para producir necesitas la autorización de quienes no producen nada;

Cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes trafican no con bienes sino con favores;

Cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y las influencias más que por el trabajo,

Y que las leyes no te protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti;

Cuando repares que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un sacrificio personal,

Entonces podrás afirmar sin temor a equivocarte que tu sociedad está condenada”.

(Ayn Rand, “La Rebelión de Atlas).

Desgraciadamente, esta es la situación actual de España, pronto Ex España, y ansí estamos;

  • El gobierno social comunista “prohíbe” al Rey asistir a la toma de despachos de los nuevos Jueces, y ello a pesar de que la Justicia se administra en nombre del Rey, para que quede claro quién manda aquí, y que en España no solamente no existe una auténtica separación de poderes, sino que tampoco se la espera…
  • Excluyo decirles, pues es público y notorio, que da la “casualidad” de que: “El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones…2, etc., según resulta del art. 56 de la Constitución vigente.
  • (De ahí a recluir al Rey en La Zarzuela, en una especie de arresto domiciliario, condenándole a la insignificancia política y social, pasando olímpicamente de él, solo hay un paso).
  • El Presidente del Gobierno se comporta como un auténtico Presidente de República (en su caso bananera, aunque al estar en España yo prefiero hablar de república platanera, en homenaje a Canarias), pasando de todo, como si la pandemia, el paro, el separatismo, etc., no fuesen con él, y “delegando” la solución a los problemas en los 17 presidentes de las taifas o satrapías autonómicas, con una total descoordinación entre ellas.
  • Pese a lo cual, no ha tenido empacho alguno en pasar de 13 a 23 Ministerios, pues hay cientos, miles, de amigos y correligionarios que enchufar, con sueldos escandalosos, y sin otras funciones que dar por el culo al sufrido contribuyente, con nuevas ocurrencias, gabelas, tributos, etc. ¡Todo sea para justificar sus injustificables sueldos!
  • El COVID-19 ha servido para hacer millonarios a varios ministros y altos cargos, presidentes y consejeros autonómicos, etc., al adquirir material a precios escandalosamente altos, todo lo cual ha sido denunciado ante el Tribunal Supremo, dada la condición de aforados de esos –todavía- Ministros (José Luis Ábalos y Salvador Illa, básicamente), pero la Fiscalía General del Gobierno -que no del Estado-, se ha apresurado a emitir informes rechazando de plano todas y cada una de esas querellas y denuncias, ¡que hasta ahí podríamos llegar!

Y si a ello unimos que la Presidenta del Consejo de Estado es la Vicepresidenta de Zapatero, la “fiscala generala” es la ex Ministra de Justicia del actual gobierno, desgobierno o mal gobierno, que la Abogada General del Estado es “de la cuerda”, que la Presidenta de la CNMC, Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia es una ex Asesora de Pedro Sánchez, que el Defensor del Pueblo también pertenece “a la PSOE”, etc., ¿pueden decirme ustedes en que nos diferenciamos de Venezuela, Cuba o Bolivia…?

Comparte esta página: