Las ocho ‘bofetadas’ que Felipe VI ha soportado de Pedro Sánchez en un año, y no han acabado

Las ocho ‘bofetadas’ que Felipe VI ha soportado de Pedro Sánchez en un año, y no han acabado
Comparte esta página:

«El jefe del Estado no puede dejar de ir a una zona del Estado por muchos presupuestos que estén en juego o lo que sea. Está por encima de la política y eso es lo que no entiende este Gobierno. Se cree que el Rey es una moneda de cambio para conseguir sus deseos». En Zarzuela el enfado es notorio. Así se deja ver en la respuesta de una fuenta muy cercana al Palacio cuando EL ESPAÑOL pregunta sobre la última crisis entre el presidente, Pedro Sánchez, y Felipe VI, que no fue invitado al acto de entrega de despachos de los nuevos jueces, que se celebró este viernes en Barcelona y que ha presidido el Rey desde hace muchos años. Un desplante más hacia el monarca que confirma el objetivo del Gobierno desde que comenzase la legislatura: primar los intereses políticos por encima de la Corona.

«No es cierto lo de que se avisó cuatro días antes. El viernes, 18 de septiembre, en la agenda que ahora se manda a los habituales, ya no aparecía. El órgano de gobierno de los jueces, encargado de organizarlo, mandó la invitación, como todos los años, y se aceptó. Tras enterarse de que el Gobierno no contaba con el Rey, se envió una segunda comunicación a los jueces en la que se informaba que no acudiría al evento. Y eso fue lo que pasó este martes. Pero dando por supuesto que iba a ser como en los último 40 años, el organismo judicial envió todas las invitaciones con el encabezado de Su Majestad El Rey antes de que pudieran avisar de que no iba», aclara la misma persona.

Desde que se instaurase la democracia es la primera vez que el Jefe del Estado no preside este acto. Primero lo hizo Juan Carlos y desde junio de 2014 lo hace su hijo, Felipe VI. Según comentó Zarzuela a los periodistas que habitualmente cubren las noticias relacionadas con la Casa Real, mientras que el  viernes se celebraba el acto sin su presencia, el Rey estaba trabajando en su despacho. En su lugar fue el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, que hizo entrega de los diplomas a los nuevos jueces.

«Parece que el Rey no va a ir a Cataluña hasta final de año o hasta que se aprueben los presupuestos. Es todo surrealista. El malestar dentro de la Casa es palpable y todo el mundo está cabreado e indignado. Pero hay que estar en su sitio. No caer en las provocaciones», sentencia esta fuente, cercana a Zarzuela.

«Proteger a la Monarquía»

El Gobierno insiste en que la decisión se ha tomado por medidas de seguridad. Según expresó el ministro de Justicia el pasado jueves en una cadena de radio, Juan Carlos Campo. «Creo que la mayor obligación que tiene el Gobierno es proteger las instituciones y, sin duda, la Monarquía lo es», aseguró.

Porque si es por una razón de seguridad, no sería la primera vez ni la última que Felipe VI se arriesga. Como dijo su abuelo Alfonso XII tras el atentado que sufrió en París el 31 de mayo de 1905, son gajes del oficio. Y el Monarca y toda su familia son conscientes de ello cada vez que acuden a Cataluña. Pero eso no les impidió ir el año pasado a la entrega de los Premios Princesa de Girona, galardones que supusieron el lanzamiento al estrellato para la heredera al trono tras hacer un discurso en cuatro idiomas, entre ellos el catalán.

Si el Rey quería, y podía ir, la cancelación de la asistencia a la entrega de los despachos de los nuevos jueces solo podía deberse a una decisión ajena al Palacio de la Zarzuela, y la única persona que puede prohibir al Rey asistir a un acto institucional es el presidente el Gobierno, Pedro Sánchez, ya que la Constitución establece que todos los actos del Monarca tienen que estar refrendados por el Gobierno.

Ya lo dice el refrán popular, «lo que mal empieza, mal acaba». Y con este nuevo desaire al Rey se confirma la tónica que lleva desde que comenzó esta legislatura con respecto a la Corona. Este desplante hacia Felipe VI y lo que significa, poniendo por delante los intereses políticos del Ejecutivo que la figura del Monarca, es sólo uno más de la lista que Pedro Sánchez tiene en su cuenta. Desde que llegase este Gobierno, pueden contarse hasta ocho desaires que el presidente y sus socios han protagonizado contra Felipe VI. Todo sin contar la última que ha protagonizado el ministro de Consumo, Alberto Garzón, este viernes contra Felipe VI, al que ha acusado de maniobrar contra el Gobierno e incumplir la Constitución.

Los ocho desplantes

Pedro Sánchez jura el cargo de presidente ante el Rey.

Pedro Sánchez jura el cargo de presidente ante el Rey. EFE

1. Pacto de coalición (11 de noviembre de 2019. El Gobierno en funciones, presidido por Pedro Sánchez, organizó la primera visita de Estado de un Rey español a Cuba. Al fijar las elecciones el 10 de noviembre, el Jefe del Estado planteóretrasar el viaje, previsto para el día 11. Pero fue obligado a mantener la fecha. En tierras cubanas el Monarca se entera del pacto entre PSOE y el partido de Pablo Iglesias para conformar un Gobierno de coalición. La noticia sentó fatal en el entorno del Monarca porque le quitó todo el protagonismo a la histórica (así calificada por el entonces Ministro de Exteriores Josep Borrell) visita de Felipe VI y su esposa a la patria de Fidel Castro.

La reina Letizia en la COP25.

La reina Letizia en la COP25. Gtres

2. COP25 (2 de diciembre de 2019). Se celebra en Madrid la cumbre internacional del Medio Ambiente, COP25 y Felipe VI brilla por su ausencia. Sánchez estuvo presente casi todos los días en los que tuvieron lugar las reuniones, entre el 2 y el 13 de diciembre, y el Jefe del Estado, ninguno. El Rey no salió en las grandes cadenas televisivas internacionales ni en los principales periódicos del mundo que cubrieron la cumbre. Moncloa puso como excusa que el Jefe del Estado tenía que haber estado en la del país organizador y anfitrión, Chile, y no en la de España, porque la celebración en Madrid se improvisó a última hora ante los disturbios sociales en el país sudamericano. A la Casa Real sólo se le permitió organizar un pequeño cóctel de bienvenida a los invitados del congreso en el Palacio Real, así como la presencia de la reina en la COP25.

Los Reyes, en la celebración de la Pascua Militar.

Los Reyes, en la celebración de la Pascua Militar. EFE

3. Votación de investidura (4 de enero de 2020). Es tradición que el año comience, en agenda para los medios de comunicación, con las palabras que el Rey dirige a todos los militares el día de su Pascua, el 6 de enero, en un bonito acto en el Palacio Real. La decisión de Pedro Sánchez y de su equipo de hacer su votación de investidura para la nueva legislatura el cuatro y el siete de enero hicieron que la repercusión del acto programado por la Casa Real se quedará en los comentarios sobre el atuendo de la Reina Letizia llevó para el evento.

Pedro Sánchez y el Rey Felipe VI antes de la reunión que han mantenido este viernes en el Palacio de Marivent.

Pedro Sánchez y el Rey Felipe VI antes de la reunión que han mantenido este viernes en el Palacio de Marivent. EFE

4. La formación del Gobierno por teléfono. (13 de enero de 2020). Lo hasta ahora cotidiano, y lo que siempre había ocurrido con los anteriores Gobiernos, es que el presidente acudiera una vez a la semana a despachar asuntos a Zarzuela en el despacho del Rey. José Luis Rodríguez Zapatero lo hacía los jueves y Mariano Rajoy los martes. Pedro Sánchez no lo hace casi nunca, siempre tiene un viaje o una cita más importante en su agenda. Pero la cosa llegó a su punto máximo cuando decidió llamar al Felipe VI por teléfono para comunicarle los miembros de su nuevo ejecutivo en vez de hacerlo en persona.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en Davos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención en Davos.

5. Davos (22 de enero de 2022). Pedro Sánchez da una conferencia en Davos como representante máximo de España en el Foro Económico Mundial que se celebra cada año en el cantón suizo y al que normalmente acude el Monarca. Felipe VI ni si quiera estuvo presente y fue enviado hasta Israel para que ese mismo día estuviera en Jerusalén en la celebración del 75 aniversario de la liberación de Auschwitz, aunque otros mandatarios llegaron más tarde y pudieron asistir a Davos.

Los reyes, en su visita a Mercamadrid.

Los reyes, en su visita a Mercamadrid.

6. COVID-19 (Marzo de 2020). El Rey estuvo desaparecido durante los peores días de la pandemia. Tras su breve discurso, el segundo que hacía desde que llegó al trono en 2014 (el primero fue el del 3 de octubre de 2017 tras el referéndum ilegal celebrado en Cataluña) era el 18 de marzo, duró 7 minutos. Felipe VI no tuvo presencia pública hasta su visita al hospital de Ifema el 26 de ese mismo mes. Mientras la cifra de muertos subía por culpa del coronavirus y Pedro Sánchez se prodigó en intervenciones semanales ante los españoles. El monarca parecía un confinado más, teletrabajando desde Zarzuela, con reuniones, a través de la pantalla y acompañado por Letizia entorno a una especie de mesa camilla.

El rey Felipe, la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía , a su llegada a la misa funeral que se celebra en la catedral de la Almudena, en Madrid.

El rey Felipe, la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía , a su llegada a la misa funeral que se celebra en la catedral de la Almudena, en Madrid. EFE

7. Homenaje a las víctimas (16 de junio de 2020). Homenaje laico a las víctimas del Covid19. Se trató de un reconocimiento a los fallecidos por la pandemia que organizó el Gobierno de tal manera que las invitaciones que se cursaron para los asistentes iban encabezadas por Pedro Sánchez, cuando la ceremonia se celebró en el Palacio Real y estuvo presidida por la Familia Real.

Felipe VI y la heredera al trono, Leonor de Borbón.

Felipe VI y la heredera al trono, Leonor de Borbón.

8. Premios Princesa de Girona (Noviembre de 2020). Y el último desplante, que aún está por materializarse. Los Premios Princesa de Girona no tendrán sede. A pesar de que el título de los galardones lo deja claro, el año pasado ya no se pudieron celebrar en la sede que le da nombre. El ayuntamiento de Girona, con su alcalde al frente, declararon persona non grata en la ciudad a Felipe VI. Así que se tomó la decisión de que tuvieran lugar en Barcelona. «Pero como sigamos así ya te digo yo que tendrán que aceptar la oferta que han hecho ciudades como Cádiz o Valencia para ser la sede. Aunque puede que si consiguen firmar antes los presupuestos se puedan hacer hasta en Girona. La pela es la pela», bromea una persona muy cercana a Felipe VI.

En este caso, el Jefe del Estado podrá a acudir a Cataluña sin temor «por su seguridad», la excusa aducida por el Gobierno para pedirle presidir el acto de los jueces este viernes.

Fuente: Cristina Coro – El Español

Comparte esta página: