La Complutense arrebata su plaza al profesor que denunció el nepotismo en la Facultad de Odontología

La Complutense arrebata su plaza al profesor que denunció el nepotismo en la Facultad de Odontología
El profesor Jorge Cano, en la Facultad de Odontología de la Complutense - ABC
Comparte esta página:

Jorge Cano, que ha conseguido llevar a juicio a cinco docentes por prevaricación, ha sido expulsado de la universidad al perder su plaza en favor de la Cristina Barona, como hace meses anticipó que ocurriría.

Jorge Cano, el profesor que lleva varios años denunciado la arbitrariedad y el nepotismo, y que ha conseguido llevar a juicio por prevaricación a cinco docentes, se ha quedado sin plaza en la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid. El pasado martes se celebró la vista para la consolidación de la plaza que ocupaba Cano, que hasta entonces era profesor contratado doctor (PCD).

Según el recurso que ha presentado ante la Comisión de Reclamaciones, el profesor dio su «visto bueno inicial» a la convocatoria, pero se opuso cuando vio que no se iban a cumplir «los principios de igualdad, mérito y capacidad». Hace meses que Cano relató a ABC cómo, a su juicio, se estaba preparando el concurso para quitarle su plaza y que ésta fuera entregada a la profesora Cristina Barona, una de las colaboradoras de la trama de tesis presuntamente fraudulentas desvelada por este diario. Acertó. Cano denuncia que «la Dra. Barona también ocupa una plaza de PCD interino (…) pero no accedió a que se convocara su plaza», sino que «ha querido presentarse a la convocatoria de estabilización de mi plaza». Sostiene que se prepararon unos «perfiles específicos a la medida de la candidata finalmente seleccionada».

Barona está vinculada profesional y personalmente al profesor José María Martínez, que, a su vez, es uno de los que van a ser juzgados por la denuncia de Cano.

El profesor Cano, quien asevera que cuatro de los miembros de la Comisión de Evaluación a la que se presentó «tienen evidente y probada enemistad hacia mí», destaca también en su escrito que se abocado al paro: «Esta es una convocatoria de estabilización de la plaza de PCD interino que yo ocupaba. Es decir no es una plaza de turno libre ni una plaza de promoción. Debo decir que yo no tengo ningún otro sustento en mi casa que no sea el de mi plaza de profesor, ya que en 2017 tuve que dejar mi actividad profesional privada para cumplir el régimen de incompatibilidades. Ahora no solo no he estabilizado la plaza sino que me encuentro en el paro a los casi 50 años de edad».

Fuentes oficiales de la Universidad Complutense aseveran a ABC que el proceso se ha llevado a cabo «cumpliendo los protocolos» y que si un concursante no está de acuerdo con las puntuaciones «puede reclamar en la vía administrativa, donde se examinará el procedimiento y, en última instancia, recurrir también a la justicia ordinaria». Las mismas fuentes añaden que «el profesor que tiene una plaza de forma interina cuenta con puntos extra en la concurrencia, pero no es el dueño de esa plaza, a la que se pueden presentar mejores candidatos».

Por otro lado, el profesor Julián Campo, compañero de Cano, grabó varias reuniones que reflejaban el nepotismo y la endogamia que rige en determinados departamentos.

Tanto Cano como Julián Campo tienen expedientes abiertos y están enfrentados a la dirección de la Facultad de Odontología desde el año 2008. Ambas partes se han cruzado denuncias internas en una muy tensa lucha interna. El profesor Cano decidió acudir también a la justicia ordinaria. El juicio por prevaricación a los cinco miembros de una comisión de evaluación que, según la instrucción, manipularon el concurso de una plaza para no dársela a él, se celebrará finalmente el próximo 27 de octubre en la Audiencia Provincial de Madrid. Fue retrasado por los efectos de la crisis sanitaria.

Fuente: Javier Chicote – ABC

Comparte esta página: