La ministra Ribera dirigió el fallido plan de Isofotón subvencionado con 8,3 millones por el Gobierno andaluz

La ministra Ribera dirigió el fallido plan de Isofotón subvencionado con 8,3 millones por el Gobierno andaluz
Teresa Ribera, vicepresidenta cuarta del Gobierno, en una rueda de prensa - Maya Balanya -
Comparte esta página:

La Junta de Andalucía denunció en 2013 por estafa a la fábrica de placas solares porque el contrato con Samsung se incumplió, pero Isofotón nunca devolvió el dinero.

La actual vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera Rodríguez, dirigió para Isofotón la implantación del proyecto estratégico de la fábrica de placas solares con Samsung que la Junta de Andalucía financió con un préstamo irregular de 8.395.845 euros en agosto de 2012.

Las inversiones que justificaron la concesión del crédito millonario no se hicieron realidad y los compromisos de gasto se incumplieron, pero Isofotón, hoy en liquidación, nunca devolvió el dinero prestado. Entre 2007 y 2012, la Junta engrasó las bisagras de la que se convertiría en la «puerta giratoria» de Ribera con una lluvia de ayudas directas, avales y préstamos por un montante de 80,5 millones de euros.

La mitad de los fondos públicos se concedieron cuando la fábrica malagueña ya se encontraba en una situación ruinosa y poco antes de que la que fuera secretaria de Estado de Cambio Climático con José Luis Rodríguez Zapatero desembarcara en Isofotón como directora general.

Ribera llegó a Málaga con el cometido de reforzar este proyecto estratégico y la internacionalización de la compañía, pero no fructificó. En julio de 2013, Soprea, la empresa de la agencia autonómica IDEA que le otorgó el crédito millonario, presentó una denuncia por supuesta estafa contra la sociedad para la que había estado trabajando la ministra sólo dos meses antes, «al haber inducido a Soprea a firmar un contrato civil criminalizado por el que le traspasa 8.395.845 euros, habiendo incumplido Isofotón S.A. la finalidad prevista y falseado los datos». Así lo recoge un atestado de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, al que ha accedido ABC, que obra en el sumario que investiga el Juzgado de Instrucción número 3 de Sevilla.

Hay 40 personas investigadas por supuestos delitos de malversación de fondos públicos, prevaricación y falsedad documental: tres mandos de Isofotón y 37 antiguos altos cargos y responsables de la Junta, entre ellos cuatro exconsejeros. IDEA pidió el pasado 11 de septiembre ejercer la acusación.

Los Consejos de Gobierno de Andalucía aprobaron entre 2007 y 2011 ayudas por 71 millones a Isofotón

El crédito millonario tenía como finalidad financiar el contrato firmado por la multinacional coreana Samsung para el suministro de maquinaria y la puesta en marcha de una nueva línea de fabricación de placas solares de la empresa radicada en Málaga, según consta en el contrato de financiación suscrito el 10 de agosto de 2012 entre la factoría privada y Soprea.

La directora estratégica

Un mes después, el 12 de septiembre de 2012, Isofotón anunció el nombramiento de Teresa Ribera como directora general de Desarrollo Estratégico y Nuevos Mercados Internacionales. La actual ministra, que había sido secretaria de Estado de Cambio Climático (2008-2011), no estuvo en la génesis del acuerdo, pero sí asesoró a la firma en su desarrollo posterior. Con su incorporación, la compañía aspiraba a consolidar su posición en mercados emergentes de Iberoamérica y Asia, con una cartera de proyectos de 1.500 megavatios.

«En estos momentos, en los que el sector se encuentra inmerso en un proceso de transformación, es prioritario reforzar las áreas de nuestra empresa con profesionales que conozcan el mercado internacional y tenga la protección del medio ambiente como base de toda actuación». El presidente de Isofotón, Ángel Luis Serrano, hoy investigado en este caso de corrupción, celebraba así el fichaje de Ribera, quien en el mismo comunicado de prensa confesó sentirse «muy satisfecha de poder participar en este proyecto».

El éxito de la misión encomendada a la actual ministra dependía en gran medida de la marcha de la «alianza estratégica» forjada con la tecnológica coreana y financiada con fondos públicos. La ruptura del contrato con Samsung fue una de los causas que esgrimieron fuentes del Ministerio de Transición Ecológica para justificar su marcha de Isofotón en mayo de 2013. «Teresa Ribera trabajó en Isofotón entre septiembre de 2012 y mayo de 2013 en labores de evaluación y asesoramiento en internacionalización en terceros países. La empresa iniciaba entonces su fabricación en Estados Unidos y firmaba una alianza estratégica con Samsung que finalmente no fructificó. A los pocos meses abandonó la compañía». Fue la respuesta que facilitaron la pasada semana a ABC desde el departamento que ahora dirige cuando este periódico se interesó por el papel que Ribera desempeñó.

La fábrica de placas solares estaba herida de muerte desde 2010, cuando sus antiguos dueños la vendieron al grupo Affirma y Top Tec por el simbólico precio de 1 euro, lo que no evitó que siguiera recibiendo ayudas validadas por el Consejo de Gobierno.Saltaron algunas alarmas, pero no les hicieron caso. En febrero de 2012, una ficha informativa sobre la operación aportada por la agencia IDEA al juzgado hace constar que todo el riesgo de las inversiones estaba siendo asumido por la Junta, «dado que los actuales accionistas no aportarían nada» y los datos económicos presentados «son poco fiables».

Avales con Chaves y Griñán

La financiación pública de Isofotón comenzó con dos primeras ayudas a fondo perdido concedidas en 2007 por un importe total de 43 millones de euros que, según la UDEF, fueron ocultadas a las autoridades judiciales por los gobiernos de José Antonio Griñán y Susana Díaz. Entre 2010 y 2011, la agencia IDEA aprobó otros tres avales que sumaban 29 millones de euros. Más de 71 millones en ayudas pasaron por los Consejos de Gobierno en Andalucía. Bajo las presidencias de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, condenados por el caso ERE, fueron ratificadas por el máximo órgano ejecutivo de la Junta, donde también estaba la actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Tanto la concesión como el destino final de los fondos fue una sucesión de irregularidades. El préstamo de 8,39 millones «se convierte en una ayuda absolutamente imposible de conceder, dados los antecedentes de la empresa», señalan los investigadores. La Fiscalía reconoce que «la ruina de Isofotón S.A. era previsible y que fue la falta de debida de los gestores de la agencia la que permitió el fraude», recuerda la UDEF. El importe del crédito coincide exactamente con el dinero que la Junta le reclamaba a Isofotón por no justificar otra ayuda de 2007 que nunca reintegró.

«Al poco tiempo de recibir el préstamo, Isofotón S.A. canceló el contrato que lo había justificado, obteniendo una devolución por parte de Samsung que, sin embargo, no fue reintegrada a la entidad concedente», Soprea. Según denunció en el juzgado el comité de empresa malagueña en febrero de 2014, «seis meses después de la concesión del préstamo, Isofotón presentó ante el Juzgado de lo Mercantil de Málaga una solicitud de preconcurso, lo cual evidencia la mala situación de la empresa».

Comparte esta página: