El cinturón no tan rojo de Madrid, contra la lucha de clases de Podemos: «Esto no es el Bronx»

El cinturón no tan rojo de Madrid, contra la lucha de clases de Podemos: «Esto no es el Bronx»
Terraza recogida y cerrada de un bar, en Fuenlabrada, Madrid (España) a 21 de septiembre de 2020.
Comparte esta página:

La oposición del sur de Madrid alza la voz contra la estrategia de la izquierda de utilizar la «lucha de clases» como argumento para obtener rédito electoral y acusa a Podemos de «estigmatizar» municipios humildes de Madrid.

El pasado fin de semana, Getafe, Parla o Fuenlabrada se convirtieron en el epicentro de multitudinarias manifestaciones en protesta por las restricciones a la movilidad impuestas por el ejecutivo regional en estos y otros municipios y distritos, especialmente del sur de Madrid, con el objeto de frenar el avance del coronavirus en las zonas donde se ha registrado una mayor incidencia de la enfermedad. Todas estas concentraciones -que tendrán su réplica previsiblemente este domingo, aunque sin la presencia del PSOE– se convocan bajo el mismo argumento: que Díaz Ayuso confina a los barrios obreros y salva a los ricos con medidas «segregadoras» y «clasistas» que castigan a los tradicionales bastiones de la izquierda madrileña. Aunque los datos digan que ya no lo son tanto.

En ese escenario, es la izquierda quien se ha lanzado a capitalizar el descontento social en el conocido como ‘cinturón rojo’ de Madrid -sobre todo Unidas Podemos- contra la presidenta por «criminalizar la pobreza», como sostuvo este martes el propio Pablo Iglesias, y «castigar» a las zonas más humildes de la región por el hecho de serlo, poniendo en tela de juicio que se haya primado la cuestión capital de mantener a raya el virus o, al menos, intentarlo.

«Esto no es el Bronx»

Desde el sur se alzan voces contra los tópicos. Los políticos, pero también los sociales. «La gente que nos vende como si fuéramos marginados no han pisado Fuenlabrada en su vida. Esto no es el Bronx. No somos unos apestados», defiende la portavoz municipal del PP fuenlabreño, Noelia Núñez, que denuncia el intento de la izquierda de «justificar» la existencia de un confinamiento de clases «como si aquí sólo existiese pobreza extrema y precariedad» y sin mencionar, recuerda, que también se han confinado zonas con rentas más altas como San Sebastián de los Reyes o Moraleja de Enmedio. «Si las restricciones se hubiesen aplicado sobre los barrios ricos y no sobre los más humildes se diría que Ayuso está dejando morir a las zonas obreras», lamenta.

Se trata del mismo argumento que defiende la concejal de Vox en Fuenlabrada, Isabel Pérez, quien denuncia además el «espejismo» de la lucha de clases que pretende abanderar Podemos cuando, sin ir más lejos, en este municipio obrero la derecha más conservadora logró el mismo porcentaje de voto que en el Barrio de Salamanca en las últimas generales, en torno al 20%.

«Es un discurso interesado y manipulado. Se intenta crear un conflicto que no existe», coincide el portavoz del PP de Getafe, Carlos González, en línea con lo que argumenta el presidente del PP en Parla, José Manuel Zarzoso, quien recuerda que el discurso de la izquierda con los confinamientos de clase «no se sostiene» porque, sin ir más lejos, en su municipio «la mitad de los concejales del PP de Parla viven en las zonas confinadas» y algunas de ellas son de «las zonas más adineradas» de la localidad.

En general, la voz de la oposición de estos municipios pide acabar con la «desfachatez y la vergüenza» de hacer política con un argumento «del siglo pasado» que no hace sino trasladar al conjunto de la ciudadanía y sobre todo al resto de madrileños una imagen distorsianada de la realidad del sur de Madrid.

Podemos y los ‘guetos ideológicos’

El protagonismo de Podemos en estas protestas -han estado presentes dirigentes como Isa Serra o Juan Carlos Monedero y han sido alentadas por el propio Iglesias- no es casual, al menos a juicio de múltiples portavoces de las formaciones que conforman la oposición en los diferentes municipios ‘señalados’ por el Covid, cuyos ayuntamientos forman además parte del conocido como ‘cinturón rojo’ de Madrid.

Todos coinciden en señalar dos consecuencias del discurso al que se aferran ahora los morados: utilizar la «lucha de clases» como vía para recuperar terreno electoral perdido; y «estigmatizar» estos municipios vendiendo la imagen «exagerada» y «equivocada» de que existe una «pobreza extrema» y que «la gente que vive aquí lo hace sólo porque no se puede permitir vivir en otra parte».

Los portavoces y cargos de PP y Vox de los ayuntamientos de Fuenlabrada, Getafe y Parla -municipios en los que se ha confinado a siete del total de 37 distritos sobre los que se aplican las nuevas restricciones desde el pasado lunes– consultados por El Independiente alzan además la voz contra el «intento» de Podemos y PSOE de convertir estos municipios en sus guetos ideológicos particulares porque, recuerdan, el músculo de la izquierda en las joyas de la corona del socialismo madrileño -además de los mencionados, se encuentran Leganés, Móstoles o Alcorcón que, al menos de momento, se libran de las restricciones- no es tan fuerte, y se ha deshinchado especialmente de un tiempo a esta parte.

Un cinturón no tan rojo

Las cifras lo avalan. En todos los municipios y distritos del sur de Madrid que aparecen en el listado de ‘confinados’ por el ejecutivo madrileño, el PSOE vence, pero no arrasa. Así, en las generales del pasado 10 de noviembre, los socialistas ganaron en todas estas zonas con un porcentaje en torno al 32% -33,77% en Fuenlabrada; 32,18% en Parla; 32,42% en Getafe; 31,02% en Carabanchel y 28,3% en Humanes-.

Pero la suma de las fuerzas situadas a la derecha del tablero político (PP, Cs y Vox) escalaron hasta casi el 45% en todos ellos. El cinturón, como mucho, es rojo pálido. Caso especial fue el de Humanes, donde el empuje de estas tres fuerzas pasó la barrera del 50% y superó hasta en 10 puntos al resultado obtenido por PSOE y Podemos. Y no se puede hacer un repaso por estas cifras sin referenciar un dato cuanto menos significativo: Vox dio el sorpasso al PP y se colocó como segunda fuerza política en Fuenlabrada (20,13%); Parla (22,22%) y Humanes (26,12%) el pasado mes de noviembre.

En Alcorcón y Móstoles, dos de los feudos por excelencia del PSOE, aún no se han aplicado medidas restrictivas, pero varias zonas de ambos municipios -Miguel Servet y Doctor Trueta en Alcorcón; y Alcalde Bartolomé González en Móstoles- están también en el radar del Gobierno de Díaz Ayuso en la ampliación del confinamiento que ya se estudia en la Puerta del Sol. En ambas localidades se repitió la misma tónica el pasado 10-N: PP, Vox y Cs se quedaron con el 48% del voto. Aquí el cinturón casi es azul.

Si nos remontamos más atrás, a los resultados de las elecciones municipales del 26 de mayo de 2019, el PSOE logra un gran resultado únicamente en Fuenlabrada -donde se hizo con 16 diputados y logró acaparar el 55,54% de los votos-, mientras que el PP venció a Podemos, con holgada ventaja, en todos los municipios señalados: Fuenlabrada, Parla, Getafe, Humanes, Móstoles y Alcorcón.

En este cinturón no tan rojo, a Pablo Casado y Santiago Abascal les votaron más que a Pablo Iglesias, y a Isabel Díaz Ayuso, por lo general, más que a Íñigo Errejón. En este cinturón no tan rojo, Mariano Rajoy ganó de calle en 2011 tras la crisis económica pilotada por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Fuente: Ana Belén Ramos – El Confidencial

Comparte esta página: