Ayuso prevé confinar a un millón de madrileños

Ayuso prevé confinar a un millón de madrileños
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid Europa Press
Comparte esta página:

El Ejecutivo regional quiere restringir los movimientos y reuniones sociales en las localidades de Leganés, Parla y Fuenlabrada. Los distritos afectados de la capital serían Puente de Vallecas, Usera y Ciudad Lineal. Illa mantuvo una reunión clave el martes con el consejero madrileño de Sanidad y su ‘número dos’  .

El Gobierno de la Comunidad de Madrid, que dirige Isabel Díaz Ayuso, planea que el «confinamiento selectivo» se aplique inicialmente en tres municipios –LeganésParla y Fuenlabrada– y en tres de los 21 distritos que tiene la capital –Puente de VallecasUsera y Ciudad Lineal-, según han desvelado fuentes del Ejecutivo regional a Vozpópuli.

En esas seis zonas en las que se restringirán los movimientos y las reuniones sociales viven cerca de 1,1 millones de personas. La elección de estos tres municipios del sur de la región se debe, además de la preocupante situación epidemiológica, al hecho de que sus términos municipales están conectados entre sí.

Esta situación geográfica facilita el control de las entradas y salidas a estas poblaciones por parte de la Policía. La vecina Móstoles cuenta con datos igualmente preocupantes, pero podría ‘salvarse’ en la primera criba que anuncie el Gobierno de Ayuso este viernes.

Con los tres distintos de Madrid, ubicados en el cinturón sur-este de la capital, ocurre lo mismo en términos geográficos salvo que el distrito de Moratalaz queda enclavado entre Ciudad Lineal y Puente Vallecas, que encabeza la tabla de contagios por cada 100.000 habitantes.

En el Ejecutivo madrileño son conscientes de que es más difícil limitar la movilidad en barrios concretos que en toda la capital, porque a esta última se entra o se sale por unas vías de acceso muy concretas y son más fáciles de controlar por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, y la presidenta Isabel Díaz Ayuso, este pasado martes.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, y la presidenta Isabel Díaz Ayuso, este pasado martes. EP

Madrid se divide administrativamente en 21 distritos, que a su vez se subdividen en 131 barrios. Cada una de dichas fracciones presenta un índice distinto en cuanto a casos de coronavirus se refiere. Por ejemplo, los distritos de Villaverde y Carabanchel se encuentran también en la zona alta de la tabla sobre incidencia de contagios, pero pueden correr la misma ‘suerte’ que Móstoles.

En la tabla inferior se muestran cuáles son las zonas con mayor tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días por cada 100.00 habitantes, así como los casos confirmados en en el mismo período de tiempo.

El Ejecutivo madrileño anunciará este viernes el alcance de las medidas después de una jornada del miércoles en la que la Consejería de Sanidad avanzó por sorpresa el endurecimiento de las restricciones, pero sin concretarlas. Este hecho causó perplejidad porque en el debate sobre el estado de la región -que se celebró el lunes y martes en la Asamblea- no se dijo nada al respecto por boca de Ayuso.

Las palabras del viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, en una comparecencia ante los medios en la que anunció «confinamientos selectivos» en el marco de una serie de medidas «más drásticas», no fueron improvisadas, aunque generaron un enorme revuelo en el seno del Ejecutivo de Ayuso porque sólo ella y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, conocían los detalles.

A raíz de ello, se produjo una situación sin precedentes: por primera vez no hubo rueda de prensa después de la reunión semanal del Gobierno regional. El PP como Ciudadanos, los dos socios de gobiernos, pactaron que el portavoz, Ignacio Aguado, no se sometiese a las preguntas de los periodistas sin haberse cerrado antes las medidas que están en estudio.

«Disculpas» por «asustar»

El consejero de Justicia, Enrique López, pidió unas horas más tarde «disculpas» a los madrileños por la «incertidumbre» que había generado el viceconsejero Zapatero con el término confinamiento. Sobre todo, porque «lo primero que hace es asustar ya que la gente vuelve a pensar en lo peor de marzo y abril».

En este sentido, dejó claro en la Cadena Ser que Madrid «no puede confinar a las personas en sus casas por una razón de salud pública«, al tratarse de una medida que sólo puede tomar el Ejecutivo central con el estado de alarma en la mano.

«Una comunidad autónoma, lo que puede hacer es poner limitaciones a la movilidad como se ha hecho en Cataluña o en Castilla y León», recordó López, quien garantizó que los ciudadanos de los barrios y distritos que se vean afectados por las medidas «podrán ir a trabajar, llevar a sus hijos al colegio o ir al médico«.

Eso sí, Madrid estudia «limitar al máximo las interrelaciones sociales no necesarias«, básicamente con amigos y familiares. Para ello, se apelará a la «responsabilidad» de los ciudadanos, lo que sugiere que se tratará más de una recomendación que una obligación cuyo incumplimiento acarree la imposición de una multa.

Reunión entre Illa, Escudero y Zapatero

Las citadas fuentes subrayan que en la tarde del martes, una vez concluido el debate en la Asamblea, se celebró una reunión por videoconferencia entre el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y los citados Escudero y Zapatero que fue clave para que Madrid asumiese que ha llegado el momento de restringir la movilidad, al menos a una parte de sus ciudadanos.

El consejero de Sanidad y su ‘número dos’ destacaron a Illa que los contagios en la región tienden a estabilizarse, pero el ministro replicó que esa situación también es preocupante y que sólo vale conseguir una reducción de los casos positivos. También les prometió ayuda del Gobierno de Pedro Sánchez para aplicar las medidas que se aprobasen.

El viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero.

El viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero. Ricardo Rubio / Europa Press

Cuando Zapatero habló a la mañana siguiente, su lenguaje cambió de tono. «Por mucho que adoptemos medidas, o apliquemos restricciones o fomentemos mejoras asistenciales o diagnósticas, de nada servirá si no mantenemos las distancias de seguridad y la higiene”, subrayó este miércoles.

“Todos conocemos comportamientos irresponsables como fiestas, botellones y tenemos constancia de incumplimientos de cuarentenas o aislamientos de casos de la covid-19″, avisó el que fuera director del hospital provisional de Ifema durante la primera ola de la pandemia.

Hasta la jornada de ayer se habían notificado 90 requerimientos por parte de policías municipales a personas que habían incumplido aislamientos o cuarentenas. «No podemos dar un paso atrás. Cada ciudadano de Madrid debe asumir su parte de responsabilidad», advirtió Zapatero en su polémica comparecencia.

Fuente: Antonio Rodriguez – VozPópuli

Comparte esta página: