Pedro Sánchez veta a Pablo Iglesias en las reuniones para la reconstrucción de España

Pedro Sánchez veta a Pablo Iglesias en las reuniones para la reconstrucción de España
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en el Consejo de Ministros del estado de alarma.
Comparte esta página:

Ha quedado fuera del equipo que lidera Nadia Calviño para elaborar las medidas del plan que se enviará a Bruselas. Moncloa se ha hartado de las filtraciones del vicepresidente.

La difusión del duro enfrentamiento entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias por la marcha del rey Juan Carlos, desvelada por el propio vicepresidente, ha sido la puntilla que ha colmado la paciencia de Moncloa. El equipo del presidente, en consenso con la ministra Nadia Calviño, ha decidido ahora apartarle de las reuniones clave para el plan de reconstrucción.

Sánchez cuenta con que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que llevará a Bruselas para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia haga crecer la economía “por encima” del 2% del PIB durante los próximos diez años.

Ante los máximos representantes de la sociedad civil, el Ibex 35 y la cultura, el presidente defendió hace una semana la hoja de ruta económica que ultima y que “se inspira” en la Agenda 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Pretende dar continuidad a las políticas y medidas aprobadas por el Gobierno durante los últimos meses ante la emergencia sanitaria y económica generada por el coronavirus.

Hay que recordar, además, que España tendrá que gestionar en seis años los 140.000 millones de euros del fondo de recuperación europeo, de los que 72.000 millones serán ayudas directas.

“En esos fondos reside una enorme oportunidad de transformar, corregir y convertir a la sociedad en más resiliente, desde el punto de vista social y económico”, insistió Sánchez durante la presentación del plan de reconstrucción.

Calviño lidera el plan de reconstrucción

Según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los trabajos, Pedro Sánchez ha encargado a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, impulsar las grandes reformas que planteó la semana pasada ante los principales ejecutivos del país.

El presidente desgranó en ese encuentro los cuatro ejes de su plan de reconstrucción: la transformación digital de la economía, la transición ecológica, una mayor cohesión en favor de la justicia social y un cambio feminista en las mentalidades y reglas sociales.

Pablo Iglesias queda fuera del equipo

Calviño ha comenzado a reunirse esta semana con ministros, secretarios de Estado y otros altos cargos de distintos departamentos del Gobierno para impulsar el plan de reformas de cara al reparto de las ayudas del fondo de recuperación europeo.

Sin embargo, fuentes conocedoras de estos encuentros confirman a Confidencial Digital que Moncloa ha apartado al vicepresidente Pablo Iglesias de este equipo de trabajo, que reúne ya desde hace varios días a los máximos responsables del área económica del Gobierno. No ha estado presente en ninguno de los encuentros.

Hay que recordar que este grupo de altos cargos gubernamentales trabaja paralelamente al que dirige Iván Redondo desde el Palacio de La Moncloa.

La indiscreción del vicepresidente

Pese a que el propio Sánchez destacó en su presentación que el plan de reconstrucción del Gobierno “se inspira en la Agenda 2030, de los objetivos de desarrollo sostenible [que gestiona la Vicepresidencia de Iglesias], y también en las medidas económicas aprobadas durante los últimos meses”, Moncloa ha decidido aparcar su participación.

En el equipo de Pedro Sánchez venían asumiendo las filtraciones de las deliberaciones del Gobierno por parte de Pablo Iglesias y los ministros de Podemos. Sin embargo, advierten que “revelar conversaciones privadas con el presidente ha supuesto traspasar una línea roja. Ha estado muy feo”.

Y recuerdan, en este sentido, que el plan de reconstrucción del país “no se puede ir filtrando para presionar a unos y a otros porque haya medidas que no te gustan. Es un asunto serio, donde se juega el futuro de España. Debe trabajarse sin chantajes con el objetivo de convencer a Bruselas”, explican a ECD fuentes de La Moncloa.

Moncloa se harta de las filtraciones

Iglesias desveló este martes, en una entrevista en la Cadena SER, que mantuvo una “fuerte discusión” con Sánchez por no informarle sobre la “huida” del rey Juan Carlos.

Una revelación que, como decimos, no ha sentado nada bien en La Moncloa. Algo que verbalizó la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. Aseguró horas después que “no será por mí que se desvelen las deliberaciones del Consejo de Ministros”.

Un reproche velado que se hace explícito en privado con total contundencia y que, según varios miembros de la parte socialista del Gobierno, “responde a la campaña de Iglesias por auto-reivindicarse, pero que comienza a rozar cotas inasumibles”.

Tras apartarle del rey emérito y Bankia

No es la primera vez que Moncloa decide desplazar al socio de Gobierno de la deliberación de asuntos especialmente delicados para el país. Además de la discusión con Sánchez por la salida del rey emérito, la última decisión trascendental tomada al margen del vicepresidente ha sido el impulso de la fusión CaixaBank-Bankia.

El propio Pedro Sánchez ha defendido la decisión de no haber informado a parte de su Ejecutivo sobre las conversaciones en marcha para una fusión entre las dos entidades. Ha dicho que “lo fundamental es la confidencialidad, la restricción de información que se comparte antes de hacer público que hay un proceso de estas características”.

Un argumento que ha sido también defendido por la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, quien ha mantenido al vicepresidente Pablo Iglesias al margen del proyecto de absorción de Bankia por parte de CaixaBank, pese a que conocía la gestación y aceleración de la operación desde hace meses.

Fuente: José Antonio Frauca – El Confidencial Digital

Comparte esta página: