Merkel pide explicaciones a Putin por el envenenamiento de Navalny

Merkel pide explicaciones a Putin por el envenenamiento de Navalny
Alexei NalvanyREUTERS
Comparte esta página:

Alemania emite un comunicado informando de que su Ejército ha encontrado “pruebas inequívocas” de que Alexei Navalny, político y opositor de Vladimir Putin en Rusia, fue envenenado.

A medida que pasa el tiempo se acumulan los indicios que señalan a Rusia por el envenenamiento de Alexei Navalny, el opositor de Vladimir Putin que está ingresado en un hospital Berlín. Por eso, la canciller Angela Merkel insistía en una breve alocución este miércoles ante la prensa que lo ocurrido a Navalny despierta «serios interrogantes que sólo el Gobierno ruso puede y debe responder».

«El mundo espera respuestas», decía Merkel a cuenta de un envenenamiento que la propia canciller decía «condenar en nombre de todo el Gobierno alemán».

La semana pasada, el centro hospitalario que se ocupa de la salud de Navalny, el Hospital Universitario Charité de Berlín, indicaba que se usó un agente neurotóxico contra el opositor ruso. Ahora, sin embargo, es el propio Gobierno de la canciller Angela Merkel el que señala el envenenamiento.

A través de un comunicado emitido en la tarde de este miércoles, el Ejecutivo alemán daba cuenta de que un laboratorio especial del Ejército de Alemania había realizado pruebas toxicológicas cuyos resultados no arrojaban dudas. Estos nuevos análisis “revelaron pruebas inequívocas de la existencia de un agente nervioso” en muestras de Alexei Navalny, se lee en el texto emitido por el Gobierno alemán.

La sustancia responsable del envenenamiento aparece en el comunicado como perteneciente al “grupo Novichok”. Un compuesto tóxico de este tipo ya fue utilizado hace dos años en el intento de asesinato, también por envenenamiento, contra el ex espía ruso Sergei Skripal en la ciudad británica de Salisbury.

“El Gobierno alemán condena este ataque con la mayor fuerza posible”, se lee en la reacción del Ejecutivo de Merkel ante los nuevos análisis que señalan el envenenado de Navalny, el más prominente de los opositores al régimen de Vladimir Putin en Rusia.

Poco después de la publicación del comunicado, la prensa alemana situaba la reacción del Ejecutivo alemán entre sus informaciones más destacadas. El diario Bild, el más leído del país, citaba en la portada de su página web a los términos “pruebas inequívocas” en su noticia sobre el caso, titulada: “Navalny envenenado con Novichok”.

«Un intento de asesinato»

Por su parte, el influyente diario corservador Frankfurter Allgemeine Zeitung elegía otros términos del comunicado para la que era la noticia de apertura de su página web a primera hora de la tarde del miércoles. A saber, “condenamos este ataque con la mayor fuerza”. Un tempranero editorial de este periódico iba más allá señalando en su titular: «fue un intento de asesinato».

A Rusia, el Gobierno alemán le pide “urgentemente que realice una declaración sobre este incidente”. Desde que Navalny llegó en un coma inducido a Berlín en un avión medicalizado hace dos fines de semana, Berlín ya ha exigido en una ocasión a Moscú que investigue lo ocurrido al opositor ruso.

La semana pasada, tras informar el Hospital Universitario Charité de Berlín de que los resultados de los análisis médicos realizados allí indicaban “un envenenamiento con una sustancia del grupo de los inhibidores de la colinesterasa”, el Gobierno alemán pedía a las autoridades rusas “investigar urgentemente y en total transparencia” lo que en el Ejecutivo germano llaman “crimen”.

En cualquier caso, ahora los médicos del hospital berlinés cuentan con más detalles sobre la sustancia que provocó el envenenamiento y que, en un primer momento, no pudieron identificar con la exactitud que ahora se pronuncian desde los laboratorios del Ejército alemán.

Úrsula von der Leyen: «un acto despreciable y cobarde»

Las consecuencias de la confirmación emitida este miércoles por el Gobierno germano no sólo van a afectar a los cuidados que recibe Navalny en Berlín. Además de tensar un poco más la ya complicada relación germano-rusa, desde Berlín se informa que Alemania pondrá en común lo ocurrido en el caso Navalny con sus socios de la Unión Europea y de la OTAN.

“El Gobierno informará a sus socios de la UE y la OTAN sobre los resultados de la investigación a través del Ministerio de Asuntos Exteriores” y “discutirá sobre una apropiada respuesta común a la luz de la implicación rusa”, se lee en el comunicado del Ejecutivo alemán. En dicho texto también se informa que el Gobierno alemán va a ponerse en contacto con la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW), institución internacional con sede en La Haya.

La presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, tras haber sido informada por Merkel de la confirmación del envenenamiento, reaccionó con duros términos ante el «ataque» contra el líder opositor ruso. «Es un acto despreciable y cobarde. Quienes lo perpetraron deben responder ante la justicia», según Von der Leyen.

 

El Kremlin no se da por aludido

Hasta ahora, las autoridades rusas han negado cualquier implicación en el ataque a Navalny. Es más, Dimitri Peskov, el portavoz de Putin, calificó de “ruido vacío” a los primeros indicios del envenenamiento hechos públicos por el Hospital Universitario Charité de Berlín.

El pasado 20 de agosto, Alexei Navalny era ingresado de urgencia en un hospital de Omsk (centro de Rusia) tras sentirse mal y perder el conocimiento cuando se encontraba en un avión, viajando desde Siberia con destino Moscú. En el hospital que se ocupó de él en un primer momento se descartó la tesis del envenenamiento para explicar la inesperada y repentina degradación de la salud de Navalny.

Familiares y allegados apuntaron desde el primer momento al envenenamiento como motivo para explicar por qué todavía hoy Navalny se encuentra ingresado en estado grave Hospital Universitario Charité de Berlín. Los médicos berlineses no temen por su vida. Pero no están seguros de los efectos que tendrá sobre su salud a largo plazo la sustancia empleada contra él.

Fuente: Salvador Martínez Mas – NiusDiario
Comparte esta página: