El CNI investiga el jaqueo de los móviles de varios ministros y altos cargos del Gobierno

El CNI investiga el jaqueo de los móviles de varios ministros y altos cargos del Gobierno
El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en el pleno del Congreso de los Diputados . EFE

-Alarma de seguridad informática-

El teléfono del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, fue atacado y quedó bloqueado durante el mes de agosto. Solo en algunos casos los autores del ataque lograron su propósito.

El Departamento de Seguridad Nacional de la Presidencia del Gobierno y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) investigan el jaqueo de teléfonos móviles de ministros y altos cargos que ha tenido lugar durante el mes de agosto, según distintas fuentes del Gobierno. Uno de los afectados ha sido el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, cuyo móvil fue jaqueado y quedó prácticamente bloqueado e inutilizado.

Otros ministros y cargos del Gobierno sufrieron ataques similares en sus teléfonos, pero solo en algunos casos los autores del ataque lograron su propósito.

Todos ellos recibieron previamente mensajes que les pedían que pincharan en una dirección. Si lo hacían exponían todo el contenido del móvil a los atacantes, incluyendo contactos y todo el material almacenado. A partir de se momento quedaban bloqueados, como les ocurrió a algunos altos cargos. Un ministro explica que recibió un mensaje que procedía supuestamente de una gran embajada en España y le pedía que pinchara en el contacto. En ese caso no lo hizo, pero en otros sí.

Por ello, han recibido indicaciones de seguridad para sus comunicaciones. La investigación, de la que no hay información oficial, trata de determinar si es casual que haya afectado a los altos cargos o se se trata de un ataque intencionado a miembros de la Administración central, en cuyo caso intentarán averiguar el origen.

La investigación, sin información oficial, trata de determinar si es casual que haya afectado a los altos cargos o se se trata de un ataque intencionado

En todo caso, se ha extendido la alarma ante la posibilidad de que los móviles de personas con cargos especialmente sensibles puedan haber estado expuestos de esa forma. El Ministerio de Justicia ha rechazado facilitar información.

El sistema utilizado es el más común y está basado en el llamado ‘phising’, es decir, mensajes de Whastapp o de correo electrónico que, haciéndose pasar por alguien de confianza, piden que se pinche en un enlace. A partir de ese momento, si se trata de un sistema sofisticado, el atacante puede instalar el ‘malware’ y tomar el control del móvil, incluida la cámara o el micrófono y, por supuesto, de todos los contactos y datos. Los teléfonos móviles son los más vulnerables porque raramente están dotados de sistema de barrera o de antivirus.

Fuente: Fernando Garea/Betriz Parera – El Confidencial

Comparte esta página: