El líder opositor ruso Alexei Navalny, en estado crítico por posible envenenamiento

El líder opositor ruso Alexei Navalny, en estado crítico por posible envenenamiento
Alexei Navalny, en una manifestación. (EFE)
Comparte esta página:

El opositor ruso, de 44 años, se sintió mal a bordo del avión en el que regresaba a Moscú desde la ciudad siberiana de Tomsk y la aeronave tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia.

El líder opositor ruso Alexéi Navalni se encuentra ingresado en estado inconsciente después de que fuera «envenenado», según ha asegurado este jueves su portavoz, Kira Yarmysh.

El opositor ruso, de 44 años, se sintió mal a bordo del avión en el que regresaba a Moscú desde la ciudad siberiana de Tomsk y la aeronave tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Omsk, donde fue ingresado.

 

Navalni «se sintió mal». «El avión aterrizó con urgencia en Omsk. Alexéi tiene una intoxicación. Ahora vamos al hospital en ambulancia», escribía su portavoz en su cuenta de Twitter.

«Suponemos que Alexéi fue envenenado con algo mezclado con el té. Era lo único que bebía por la mañana. Los médicos dicen que la toxina se absorbió más rápido a través del líquido caliente», relata Yarmysh.

Hace un año, cuando Alexéi estaba en el centro de detención, fue envenenado. Obviamente ahora le hicieron lo mismo

Según la portavoz del político ruso, que se ha significado por su lucha anticorrupción en el país, Navalni «permanece todavía inconsciente» e ingresado en cuidados intensivos y conectado a un respirador.

«Hace un año, cuando Alexéi estaba en el centro de detención, fue envenenado. Obviamente ahora le hicieron lo mismo», escribió Yarmysh en la red social.

 

El Departamento de Sanidad de Omsk confirmó la hospitalización del político en una unidad de cuidados intensivos, donde -aseguró- recibe toda la atención necesaria.

Navalni, hábil comunicador, con sus campañas de denuncias de corrupción entre los altos cargos del país y el entorno del presidente Vladímir Putin, se ha convertido en uno de los grandes azotes del Kremlin.

Fuente: El Confidencial/EFE

Comparte esta página: