Podemos ve “pasividad policial” ante el acoso a Iglesias y Montero

Podemos ve “pasividad policial” ante el acoso a Iglesias y Montero
Pablo Iglesias e Irene Montero en una rueda de prensa de Unidas Podemos (Emilia Gutiérrez)
Comparte esta página:

“La Fiscalía no hace nada y debería actual de oficio”, afirma el vicepresidente y líder del partido.

“Coletas, rata”. Ver una pintada tan ofensiva en la carretera de acceso a la casa elegida para pasar con la familia unos días de vacaciones, cuya ubicación se difundía, además, para todo aquel que quisiera ir “a saludar”, no es exactamente lo mismo que recibir insultos en las sobreexcitadas redes sociales. Supone un salto cualitativo en la escala del odio desde el anonimato y el fanatismo de muchos ante la pantalla del móvil hasta una realidad amenazadora en la que unos pocos pueden llevar el daño del terreno virtual al físico. Es pasar de las palabras a los hechos.

Esta es la razón que llevó a Pablo Iglesias e Irene Montero a poner fin abruptamente a su estancia en el municipio asturiano de Felgueras y regresar a Madrid: “No hay derecho a que mis hijos tengan que sufrir las consecuencias del compromiso y las tareas políticas de sus padres”, tuiteó ayer Iglesias, que recibió numerosas muestras de apoyo, entre ellas la del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que aseguró que “el acoso, las amenazas y los insultos no tienen cabida” en la sociedad española y expresó su “cariño y solidaridad” a la pareja.

Pedro Sánchez rechaza las “amenazas e insultos” y expresa su “cariño y solidaridad” a Iglesias y Montero

La decisión de dejar la casa el lunes por “la seguridad” de los niños indujo ayer a algunos miembros de Unidas Podemos a señalar “la pasividad” de la Fiscalía ante el acoso al vicepresidente segundo y la ministra de Igualdad.

El anfitrión de la familia Iglesias-Montero en Asturias, Enrique Santiago, secretario general del PCE, denunció en una entrevista en la cadena Ser una “campaña de acoso sistemático de la ultraderecha”, y apuntó directamente a Vox. Un hostigamiento “permitido”, a su juicio, “por las fuerzas de seguridad y sobre todo el poder judicial”, lo que considera “sumamente preocupante”.

Santiago aseguró que el mismo día que la pareja llegó a una casa que su familia posee en el concejo de Lena ya se filtró, “en apariencia desde el hotel de los escoltas”, la ubicación. Aquella misma tarde se inició una situación que, según dijo, no es fruto de una mera protesta, sino que responde a una campaña orquestada: “No hace falta ser muy inteligente para saber que es un plan sistemático y organizado de coacción, acoso e instigación a la violencia contra una familia con tres menores”. Con este argumento, el secretario general del PCE pidió cuentas a la Fiscalía, que “no hace nada” y debería actuar “de oficio”, sin esperar a las querellas presentadas por las víctimas: “No se puede estar todo el día denunciando”.

En la misma línea, el líder de los comunes en el Congreso, Jaume Asens, afirmó que “es una vergüenza la pasividad de la policía y la Fiscalía frente a un acoso de cuatro meses”. Pero los escraches continúan: justo después de llegar a su domicilio en Galapagar, Iglesias y Montero fueron víctimas de otra concentración de varias personas que los increparon durante más de una hora.

Fuente: Julio Hurtado – La Vanguardia

Comparte esta página: