Los MENA tienen “okupadas” 51 casas en Barcelona

Los MENA tienen “okupadas” 51 casas en Barcelona
Comparte esta página:

Están provocando un fuerte aumento de la inseguridad durante la pandemia y el desconfinamiento.

Es uno de los principales problemas en materia de seguridad en Barcelona y en otros municpios en los últimos meses está siendo la “okupación” ilegal de pisos por parte de menas (menores extranjeros no acompañados) y el nuevo fenómeno de los charmil, bandas delictivas juveniles formadas por magrebíes. Se está notando un aumento de este tipo de viviendas, y son conocidas las trabas judiciales que comporta solucionarlo.

La problemática viene de lejos, pero se ha agravado en los últimos meses, coincidiendo con la pandemia. Cabe recordar, por ejemplo, el episodio en Premià de Mar de junio. Un numeroso grupo de vecinos se había hartado de una oleada de delitos cometidos más o menos en los mismos barrios, y lo atribuyeron a una vivienda “okupada” por menas. Más tarde se comprobó que tenían parte de razón, pero no toda. Se habían quejado de una agresión sexual, que no tenía nada que ver con los “okupas”.

Los vecinos se fueron a protestar delante de la casa “okupada”, y finalmente los Mossos tuvieron que intervenir para que la cosa no fuera a mayores, aunque hubo heridos leves, entre ellos algunos agentes. Los menas fueron trasladados a otro sitio.

Los Mossos han detectado, de momento, 51 viviendas ocupadas ilegalmente . En ocho distritos de Barcelona los MENA y el movimiento charmil -de acuerdo con las descripciones de su modus operandi- utilizan para dormir y almacenar los objetos robados violentamente a la ciudadanía. De acuerdo con Carlos Anfruns, comisario jefe del cuerpo de la policía barcelonesa, se trata de » gente con muchos antecedentes » que “durante el día salen en grupo a buscar víctimas”, especialmente “vulnerables, sobre todo las personas mayores”, utilizando contra ellos » un exceso de violencia “.

Anfruns, además, pide insistentemente a la Junta “herramientas para actuar con medidas cautelares contra estas casas ocupadas por delincuentes“, de entre las cuales una ya fue incendiada a finales del pasado julio, en la plaza Joan peregrino de Hostafrancs, a raíz de uno de los » enfrentamientos territoriales » de los ocupantes ilegales. Sin embargo, la policía aún es incapaz de actuar por ley, ya que hay un permiso especial para acceder a los locales y edificios ocupados ilegalmente en considerarse domicilios , y dado que los delincuentes cambian de lugar regularmente.

Los casos de robos con violencia y de ocupaciones ilegales de viviendas por parte de menores inmigrantes tutelados ha agravado en Cataluña a una velocidad desmesurada. En 2018, fueron ocupados de forma ilegal un total de 1.380 viviendas sólo en Barcelona . Un hecho que no sólo atenta contra la propiedad privada, sino que contrae la seguridad ciudadana y, a menudo, conduce a otros conflictos que abarcan desde peleas entre los mismos ocupantes o contra los vecinos hasta incendios .Además, la ley no acaba para resolver el problema. En muchos casos, a raíz de que la policía no puede demostrar un transcurso de menos de 48 h desde el momento de la ocupación ilegal, lo que inicia un procedimiento judicial y burocrático largo e insuficiente.

De los menores inmigrantes llegados solos en Cataluña desde el 2016 y hasta el 2018 (algunos de estos ya pueden ser actualmente mayores de edades), un 82%, según los Mossos, no ha entrado en contacto con el mundo delincuencial. Cada año llegan unos 2.500 jóvenes sin acompañamiento que acaban en el circuito de tutela del Gobierno.

Fuente: Joan Planes – La Razón

Comparte esta página: