Podemos amenaza con romper el Gobierno si Sánchez acuerda los Presupuestos con Cs

Podemos amenaza con romper el Gobierno si Sánchez acuerda los Presupuestos con Cs
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y Pablo Iglesias, vicepresidente segundo. Efe

El aplazamiento de la reforma fiscal hace saltar las alarmas en la formación de Iglesias, que ya ha advertido a Sánchez ante su «mirada a la derecha».

El matrimonio de conveniencia que componen Unidas Podemos y el PSOE en el Gobierno está basado en la necesidad que uno tiene del otro. Según las fuentes consultadas a ambos lados del Ejecutivo, las dos partes admiten que la simbiosis funciona por cuanto que útil a cada bando: a Pedro Sánchez le da una base de estabilidad para su geometría variable -o «total», se dice ahora en Moncloa- y a Pablo Iglesias, la oportunidad de demostrar que no era sólo un agitador de masas, que puede cambiar cosas, aun en su momento de menor apoyo popular.

Pero eso puede romperse. Este periódico ha podido saber que desde las filas moradas ya se le ha hecho llegar al PSOE, en privado, el toque de atención de que no se puede contar con ellos para avalar políticas alejadas del acuerdo de coalición. Es decir, que si el presidente acerca los Presupuestos a las tesis de Ciudadanos para ganarse su acuerdo, los morados pueden «no votarlos». Y con ello se rompería el Gobierno.

 

En una de las citas privadas que mantienen semanalmente, al menos una vez, Sánchez e Iglesias, el presidente transmitió al vicepresidente que «el plan A para los Presupuestos es la mayoría de la investidura», pero que debía sondear «un plan B, dadas las circunstancias», que pasa por el partido de Inés Arrimadas.

ERC… y los empresarios

Y esas circunstancias no se basan sólo en la radicalización del alejamiento de Esquerra Republicana en el Congreso, que obliga a sustituir sus 13 votos por los 10 de los liberales. Sino en la devastación sufrida por la economía española y la frágil sostenibilidad del tejido productivo ahora que España se adentra en el pozo más profundo de la crisis económica que sigue a la emergencia sanitaria del coronavirus.

De ahí que tanto el presidente como su ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero, insistan en que «no es momento de ideologías ni de vetos, sino de arrimar todos el hombro«.

Los de Gabriel Rufián cada vez ponen más condiciones para sentarse a hablar sobre las cuentas públicas. No sólo exigen la mesa de negociación «con contenidos para solucionar el conflicto político en Cataluña», sino que ya reclama un «gesto» con los condenados del procés. Fuentes de Moncloa dan por hecho que ya es imposible contar con los republicanos, en el punto al que ha llegado su discurso.

Pero además los empresarios, que en estos meses han tenido que pactar medidas y planes en un diálogo social con las cartas algo marcadas, han convencido al presidente de que no es el momento de subir impuestos. Miguel Garrido es presidente de CEIM, la patronal madrileña: «La realidad se ha impuesto, esta crisis no es temporal, sino una situación dramática, desesperada… y el Gobierno se ha dado cuenta», explica en conversación con este periódico.

¿Todo el Gobierno se ha dado cuenta? «Ése es el reto del presidente ahora, pero yo creo que la realidad se va a imponer. La realidad y Europa. Soy optimista de que habrá un acuerdo para los Presupuestos».

Según el líder de los empresarios madrileños, «esta crisis no va a ser temporal, ni atajable con medidas coyunturales, toca resolver un verdadero problema de competitividad de nuestra economía«. 

Segunda reunión entre representantes del Gobierno y una delegación de Ciudadanos.

Así, hayan sido las reuniones de las patronales con Sánchez o sea que «la cosa va mucho peor de lo que se presumía», apunta Garrido, en boca de Sánchez ya ha aparecido el aplazamiento de «la necesaria reforma fiscal para que paguen más los que más tienen» y la difuminación de la prometida derogación de la reforma laboral

La cuadratura del círculo

Pero Iglesias ha advertido a Sánchez de que será muy difícil su cuadratura del círculo, a pesar de que todos se necesitan: PSOE a Podemos y viceversa, y PSOE a Ciudadanos y viceversa. Porque también los naranjas precisan de mostrarse útiles ante su menguante electorado… y alargar la legislatura, no vaya éste a menguar más.

Porque todo lo descrito son demasiados cambios sobre lo firmado, en opinión del vicepresidente segundo. Y la ofensiva dialéctica -«los 35 diputados de Unidas Podemos son incompatibles con unos Presupuestos acordados con Cs«- ha llegado ya a los despachos.

El acuerdo de coalición que posibilitó la investidura en la víspera de Reyes hablaba expresamente de subir el Impuesto de Sociedades y la tributación de las SOCIMI, de nuevos tramos para grandes rentas en el IRPF e incluso estudiar la fiscalidad de las grandes fortunas -que Iglesias quiso convertir en un «impuesto a los ricos» rechazado de plano por Sánchez-. Además, se comprometía la creación de nuevos tributos «sobre servicios digitales» y «transacciones financieras», una toda una «fiscalidad verde».

Volver a las calles

Pero todo eso se ha pospuesto hasta 2023, «cuando España recupere su nivel de PIB y empleo previo a la pandemia». Lo que quita los principales escollos para el apoyo de Cs a las cuentas públicas, e incluso abre la puerta a hacerle guiños al PP para buscar su abstención.

«No es el Gobierno el que se acerca a la derecha, sino parte de él», dijo en público Irene Montero para exculpar a su formación. «Sánchez no se ha comportado como presidente del Gobierno de coalición, sino como presidente del Gobierno del bipartidismo», aseguró Jaume Asens este jueves…

Dialécticamente, los morados están aprovechando para reforzar su imagen de «izquierda verdadera» frente a un PSOE que «siempre acaba mirando a la derecha». Y eso es combustible por si tienen que volver a las calles, donde nacieron y se criaron seis años, antes de llegar el pasado enero a la moqueta gubernamental.

Fuente: Alberto D. Prieto – El Español

Comparte esta página: