Cómo evitar que los ciberataques nos amarguen el verano

Cómo evitar que los ciberataques nos amarguen el verano

Los meses de verano es un tiempo en el cual la vulnerabilidad digital y los hackers están más presentes que nunca. Nosotros estamos pendientes de nuestras vacaciones, nuestro próximo destino… Y pasamos por alto el peligro que conlleva no estar preparados ante cualquier amenazar digital o ciberataque.

En vacaciones relajamos nuestras costumbres y los ciberatacantes saben que no siempre estamos amparados por los mecanismos de seguridad de nuestro espacio de trabajo habitual

En los espacios públicos estamos más expuestos a hurtos y a oídos indiscretos; al no estar conectados podemos no notar movimientos anormales en nuestras cuentas y archivos y, en general, nos relajamos y ‘bajamos la guardia’. Ahí es donde entran los hackers y donde pueden hacernos daño. Por eso es fundamental estar preparados, y como dice el dicho, mejor prevenir que curar. 

Por eso, el responsable de seguridad de la información de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Rubén Borjas, ha aportado algunos consejos para disfrutar de unas vacaciones tranquilas y minimizar posibles ataques digitales en estos meses ten los que somos tan vulnerables.

Antes de irte de tu lugar de teletrabajo

No compartas claves ni accesos de ningún tipo. Asegúrate de que todo el material que puedan necesitar tus compañeros durante tu ausencia está en las carpetas compartidas, de modo que no necesiten acceder a tu ordenador.

Cuando te vayas de viaje

Lleva el ordenador en cabina si viajas en avión. Nunca lo factures con el equipaje de bodega, puede haber cualquier robo o simplemente un golpe que lo estropee. Desactiva el GPS excepto cuando lo estés utilizando específicamente, para no revelar cada uno de tus movimientos. También se tiene que tener en cuenta con las redes sociales, nunca debes dar información sobre tu paradero exacto. 

No te conectes a redes wifi-abiertas: aún en la (aparente) seguridad de un hotel, alguien conectado a la misma red que tú puede leer tus correos, acceder a tu dispositivo y robar tus datos.

No uses ordenadores ajenos. Si debes hacerlo por una urgencia, no aceptes ‘guardar datos’ en el navegador y, al terminar, borra el historial de navegación, las cookies y archivos de ‘logs’.

Cuando vuelvas a casa de tu viaje tienes que verificar tus movimientos para detectar cualquier acceso indebido, en especial a tus cuentas bancarias o a ficheros sensibles. Cuando alguien inicia sesión en alguna cuenta tuya, y no se ha hecho desde el dispositivo habitual se suele notificar. 

Cambia tus contraseñas. Las contraseñas se deben cambiar periódicamente, pero después de las vacaciones es más importante que nunca por si has dejado “un rastro” en los sitios desde donde hayas accedido a tus redes. Además, no es recomendable el uso de una misma contraseña para varias aplicaciones o cuentas de acceso. Es mejor tener varias. 

¿Cómo me protejo en el ámbito personal?

Siempre pensamos que los ataques se dan cuando nos encontramos en el trabajo, o que simplemente los hackers desean robarnos información relacionada con nuestro puesto de trabajo o algo así. Sin embargo, la información que tenemos en nuestro móvil cada vez es más importante, tenemos aplicaciones bancarias con sus respectivas contraseñas, proyectos, documentos de todo tipo… Por eso tenemos que estar alerta con nuestros móviles y portátiles de ámbito personal. 

Haz una copia de seguridad de tus archivos personales importantes, para poder recuperarlos en caso de un ataque.

Realiza todas las actualizaciones: algunas incluyen “parches” de seguridad que te mantienen protegido.

Desconecta el router en casa: no lo necesitarás para nada, y así evitas cualquier acceso ilícito.

No te dejes asustar: un ciberatacante puede hacerse pasar por una entidad, por ejemplo, tu banco; recuerda que jamás te pedirá datos por correo. Desconfía también de los correos que te urgen a descargar un archivo o acceder a un enlace. Si sospechas, contacta al remitente por otro canal y verifica que el mensaje sea auténtico.

Apps, solo desde Google Play o Apple Store: ya que estas tiendas analizan rigurosamente las APP. En cambio, descargarlas directamente de una empresa como un comercio o atracción turística es peligroso porque pueden no estar debidamente auditadas.

Utiliza los mecanismos de seguridad: contraseñas, bloqueos automáticos, reconocimiento facial y/o de huella.

Las redes sociales, en privado: también por la seguridad de tu hogar, evita que desconocidos se enteren de que estarás fuera de casa.

No accedas a información bancaria o compras online desde redes wifi abiertas. Estos sitios son especialmente vulnerables.

Fuente: Juanma Moreno Lardón – El Confidencial Digital

Comparte esta página: