¿Cuándo van a aceptar los socialistas sus masacres y fracasos?

¿Cuándo van a aceptar los socialistas sus masacres y fracasos?
Estatua del comunista ruso, Lenin (Flickr)
Comparte esta página:

¿Alguna vez has intentado clavar gelatina en la pared? Es más fácil que conseguir que un socialista se quede parado en lo que es el socialismo, lo que hace que el socialismo sea un blanco en movimiento sin fin.

Los socialistas son tan intelectualmente resbaladizos que podrían arrastrarse a través de un barril de pretzels sin quitarles la sal.

Marx pidió la abolición de la propiedad privada y la propiedad estatal de los medios de producción. Lo llamó «socialismo científico».

«¡Pero eso no es lo que queremos decir!» proclaman los soñadores socialistas de hoy.

Lenin estableció la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Puso al Estado soviético a cargo de cada aspecto de la vida para «el bien del pueblo». Stalin, su sucesor asesino de masas, declaró que el socialismo soviético perfeccionaría el «paraíso de los trabajadores» prometido por los intelectuales socialistas.

«¡Pero no es eso lo que queremos decir!» proclaman los soñadores socialistas de hoy.

Hitler y sus secuaces «planearon» la economía alemana, se llamaron a sí mismos socialistas e incluso llamaron a su organización política el Partido Obrero Nacional Socialista Alemán.

«¡Pero eso no es lo que queremos decir!» proclaman los soñadores socialistas de hoy.

Quince repúblicas diferentes dentro del imperio soviético se proclamaron devotas al socialismo (hasta que todos sus regímenes socialistas se derrumbaron en 1989-91).

«¡Pero eso no es lo que queremos decir!» proclaman los soñadores socialistas de hoy.

Más ejemplos fallidos de socialismo

Docenas de regímenes en África y Asia desde los años cincuenta se comprometieron con la utopía socialista, abrazando orgullosamente el socialismo por su nombre. Todos y cada uno de ellos provocan la misma proclamación de los soñadores socialistas de hoy: «¡Pero eso no es lo que queremos decir!»

Los socialistas de todo el mundo se regocijaron con el ascenso al poder del socialista Hugo Chávez en Venezuela. «¡Esto es lo que queremos decir!» parecía ser su mantra mientras expropiaba, nacionalizaba y re-distribuía. Apenas 15 años después, con el país ahora como un caso perdido, hay que presionar a los soñadores socialistas de la actualidad para que digan algo. Pero cuando finalmente consigues que hablen, una vez más escuchamos el conocido estribillo: «¡Pero eso no es lo que queremos decir!»

Los soñadores socialistas de hoy en día, Bernie Sanders siendo uno de los más prominentes, están encantados con Escandinavia. «¡Eso es lo que queremos decir!» proclaman. Luego, observadores más estudiosos de esa parte del mundo señalan que los países escandinavos no tienen leyes de salario mínimo; impuestos más bajos sobre los negocios y más opciones de escuelas que los Estados Unidos; economías globalizadas basadas en el comercio; y pocas industrias nacionalizadas, si es que hay alguna.

El primer ministro de Dinamarca declaró recientemente: «Sé que algunas personas en los Estados Unidos asocian el modelo nórdico con algún tipo de socialismo. Por lo tanto, me gustaría dejar una cosa clara. Dinamarca está lejos de ser una economía socialista planificada. Dinamarca es una economía de mercado». Así que los soñadores socialistas de hoy en día dicen: «Bueno, eso no es lo que queremos decir». Abogan por el aumento del salario mínimo, impuestos más altos a los negocios, poca o ninguna elección de escuelas, y una intervención masiva en el comercio.

Una vida mejor para la humanidad

Mijail Gorbachov, el último líder de la URSS, ofreció una de las visiones más amplias de quién es un socialista. «Jesús fue el primer socialista», declaró Gorbachov, porque fue «el primero en buscar una vida mejor para la humanidad».

La tonta afirmación de Gorbachov claramente no nos lleva a ninguna parte: Soy tan antisocialista como se puede, y yo también busco una vida mejor para la humanidad (es una de las muchas razones por las que no soy socialista).

Además, como expliqué en «Dando al César: ¿Jesús era socialista?» (FEE.org, 3 de marzo de 2015), Jesús nunca abogó por la redistribución de la riqueza por la fuerza o por el proceso político. El cuidado y el compartir que sugirió fue todo voluntario, es decir, desde el corazón y no desde el bolsillo de otra persona a punta de pistola. Reprendió a la gente por la envidia y el robo y alabó al hombre que invirtió su dinero para obtener el mayor beneficio. Si Jesús era un socialista, entonces yo soy Torquemada.

Los socialistas son tan intelectualmente resbaladizos que podrían arrastrarse a través de un barril de pretzels sin quitar la sal. Es socialismo hasta que no funciona; entonces nunca fue socialismo en primer lugar. Es socialismo hasta que los tipos equivocados se hacen cargo; entonces es todo menos eso. En el socialismo, ¿disparas a la vaca o sólo la ordeñas 24/7? Una cosa sé con certeza: Cuando se acabe la leche, los socialistas culparán a la vaca. Tal vez la razón por la que a los socialistas no les gusta la responsabilidad personal es que no quieren ser responsables personalmente.

Los Diccionarios Oxford (cuyo lema es «Language Matters»- El Lenguaje Importa) define el socialismo como «una teoría política y económica de organización social que aboga por que los medios de producción, distribución e intercambio sean propiedad o estén regulados por la comunidad en su conjunto». Ofrece estos términos como sinónimos: izquierdismo, asistencialismo, progresismo, socialdemocracia, comunismo y marxismo.

Tal vez ahora estemos llegando a alguna parte. Suena preciso, ¿verdad? Apenas. ¿Qué significa que «los medios de producción, distribución e intercambio deben ser propiedad o estar regulados por la comunidad en su conjunto»? ¿Debería una tienda de conveniencia tener que someter a votación pública las decisiones sobre con qué abastecer los estantes o a quién contratar para el turno de noche?

¿Y qué pasa con esto de «regulado por la comunidad en su conjunto»? ¿Alguna vez has conocido un organismo regulador que sea todo el mundo en la ciudad o los 325 millones de personas en el país? ¿No terminan esos organismos siendo un puñado de personas con poder político?

Incluso con un diccionario a mano para buscar la palabra socialismo, me encuentro rascándome la cabeza y preguntándome, «¿Qué demonios es el socialismo?» Tal vez sea imaginario, algo que alguien espera que sea, incluso si nunca resulta así cuando se intenta. O tal vez es como la pornografía, que el Juez de la Corte Suprema Potter Stewart dijo que no podía definir, pero que “reconozco cuando lo veo».

Solidaridad excluyente

En su artículo de julio de 2015, «El privilegio más blanco», el escritor de la National Review Kevin D. Williamson estuvo tan cerca de explicar el socialismo en teoría como lo he visto en un tiempo:

El socialismo y el estatismo del beneficios, como el nacionalismo y el racismo, se basan en apelaciones a la solidaridad – solidaridad que se aplica a punta de pistola, si es necesario. Ese llamamiento es más que una preocupación decente por los oprimidos o el bien público en general. Se trata más bien de una solidaridad excluyente, una noción supersticiosa que entiende el «cuerpo político» no como una mera figura retórica sino como una descripción sustantiva del Estado y el pueblo como un organismo unitario, cuya salud es de tal importancia que los derechos individuales – propiedad, libertad de circulación, libertad de expresión, libertad de asociación – deben ser restringidos o eliminados cuando se perciben como insalubres.

El socialismo es igualmente a la fuerza.

Todo se reduce a la persuasión contra la fuerza. Todo lo demás es trivial. Esto es lo que quiero decir:

Bajo el capitalismo, dos niñas Scouts se presentan en tu puerta y te preguntan: «¿Quieres comprar galletas?» Puedes decir sí o no.

Bajo el socialismo, dos niñas Scouts aparecen en tu puerta con un equipo SWAT armado detrás de ellas. Dicen: «Vas a comerte estas malditas galletas y también las vas a pagar».

Si fuese voluntario, no sería socialismo, y si fuera beneficioso, no necesitarías las fuerzas para crearlo y mantenerlo.

Algunos socialistas dicen que simplemente abogan por «compartir», y como los defensores del socialismo tienen buenas intenciones, debe ser voluntario y beneficioso también. Excepto que nunca lo es. Si fuera voluntario, no sería socialismo, y si fuera beneficioso, no necesitarías fuerzas para crearlo y sostenerlo.

Los soñadores socialistas de hoy en día piensan y actúan como si acabaran de llegar de un universo alternativo. Una deuda nacional de 19 billones de dólares significa que el gobierno federal no ha gastado lo suficiente para resolver nuestros problemas. Robar el dinero que pertenece a otros a través de los impuestos está perfectamente bien si se gasta en cosas buenas. La gente se vuelve mucho más honesta, justa, competente y compasiva una vez que es elegida a un cargo.

Si obligas a los empleadores a pagar a alguien más de lo que valen sus servicios, los contratarán de todos modos y se comerán la diferencia. Los reglamentos siempre hacen el bien porque sus defensores tienen buenas intenciones. Las civilizaciones se levantan y se hacen grandes porque castigan el éxito y subvencionan el fracaso, luego se derrumban cuando abrazan la libertad y la libre empresa. Cada persona tiene derecho a lo que quiera que otras personas paguen, como la universidad gratis y los anticonceptivos.

Tal vez todo este sinsentido surge de un defecto fundamental y definitorio: Si no usas la fuerza para moldear la sociedad de la manera que quieres, entonces el socialismo no es más que una nebulosa fantasía. Es una pizarra gigante en el cielo en la que puedes escribir cualquier cosa que tu corazón desee y luego simplemente borrarla cuando surja alguna circunstancia vergonzosa .

De cualquier manera, no quiero ninguna parte de ella, pero siempre parece querer una parte de mí.

Fuente : Lawrence W. Reed – PanAm Post 

Comparte esta página: