La Fiscalía y Podemos pactaron colar al juez «con mantequilla» una pieza sobre las cloacas

La Fiscalía y Podemos pactaron colar al juez «con mantequilla» una pieza sobre las cloacas
La exasesora de Podemos Dina Bousselham, junto a la abogada Marta Flor (i). (EFE)
Comparte esta página:

Stampa y Serrano recomendaron una estrategia para lograr que la propuesta le entrara al instructor «por los ojos» y se difundiera «fortuitamente» a medios de comunicación.

Las conversaciones internas de los abogados de Podemos tras una nueva reunión con los fiscales del caso Villarejo describen la forma en que los representantes del Ministerio Público y el partido de Pablo Iglesias pactaron una estrategia para lograr que el juez instructor abriera una pieza dedicada exclusivamente a la actuación de las cloacas del Estado contra la formación morada y su máximo dirigente.

De los mensajes, a los que ha tenido acceso El Confidencial, se desprende que Ignacio Stampa y Miguel Serrano diseñaron un plan para que al juez le entrara «por los ojos» la línea de investigación que necesitaba Podemos para mantener viva su particular cruzada contra la cúpula policial del Gobierno de Mariano Rajoy. «Han reiterado ‘con mantequilla’ varias veces», asegura uno de los abogados de la formación en un resumen del encuentro publicado en un chat interno de Telegram. Los fiscales también analizaron con el equipo jurídico de Podemos la mejor fórmula para conseguir que trascendiera públicamente la apertura de esa pieza, a pesar de que el sumario se encontraba bajo secreto. Según las comunicaciones, la difusión de esa medida era clave para los intereses políticos y judiciales del partido.

La nueva cita se produjo el 4 de octubre después de que la exabogada de Pablo Iglesias Marta Flor y el letrado Alejandro Gámez hubieran visto a los fiscales. Gámez elabora para sus compañeros, de forma detallada, las conclusiones de ambos tras la visita en la que se pactó la acción conjunta. Explica que Stampa y Serrano les recomiendan delicadeza, ya que, hasta ese momento, han sido «unos kamikazes» dirigiéndose «tan a las bravas contra toda la cúpula policial y la mitad de los periodistas más influyentes de este país».

Los dos fiscales les indican —dice— que ir en «términos tan directos» de cara al juez no es lo mejor. Les explican que, de ese modo, al magistrado instructor «le van a dar los mil males y nos va a cerrar sí o sí todas las puertas» pese a haber acordado que contarían «con el aval parcial de Fiscalía para la práctica de algunas diligencias«. «Por parte de Fiscalía, su propósito es fundar la pieza en el propio Tándem, no a partir de retazos de otros expedientes judiciales o parlamentarios, es decir, que nosotros les demos pie a que ellos busquen información concreta en las grabaciones incautadas», agrega este resumen.

Por ello, con la intención de incorporar a la investigación asuntos del interés de Podemos como el informe PISA o datos que pudieran hallarse sobre la supuesta cuenta opaca del secretario general de Podemos en la isla caribeña de Granadina, de cuya existencia informó ‘OkDiario’, Stampa y Serrano aconsejan que presenten un escrito que se parezca más a una solicitud de diligencias y no a una denuncia.

 Pinche para leer el mensaje.
Pinche para leer el mensaje.

La estrategia recomendada fue la de huir de pedir imputaciones directas de policías y periodistas, como las del comisario Eugenio Pino, el inspector jefe de Policía José Ángel Fuentes Gago o el director de ‘OkDiario’, Eduardo Inda. «No ir contra Pino y Fuentes Gago sino contra ‘una cúpula policial’ que promueve y/o encubre a Villarejo, y no ir contra periodistas directos sino contra la trama mediática de que se valía Villarejo, sin perjuicio de recolocar todos los hechos, con nombres y apellidos, de la denuncia como justificantes de la solicitud de diligencias».

El abogado indica que esa «reformulación y suavización del tono» que les recomiendan «puede hacerse sin mucho problema y mejora nuestras posibilidades de abrir la pieza», y especifica que los fiscales han avisado de que no apoyarán detenciones ni imputaciones personales hasta que exista un respaldo para ello en las grabaciones o documentación intervenidas en el caso Tandem. «Les he contestado que OK, que lo más importante es que ellos busquen en Tándem todo lo que sabemos que existe pero que no podemos probar (grabaciones sobre cómo se organizó y/o pagó PISA, Granadinas y Nicolás), así como que aprueben los requerimientos a las administraciones públicas de los falsos informes para empezar a tirar del hilo», se dice en la conversación.

Además de compartir el objetivo prioritario de perseguir a determinadas personas y crear así la pieza de las cloacas, Podemos tenía una segunda urgencia. Por aquellos días, el Supremo tenía en sus manos una denuncia de Iglesias contra Inda que era del máximo interés del jefe del partido, y querían apuntalar una victoria a toda costa. «Nuestra URGENCIA es algo que permita retrasar la casación de Inda y/o meta al magistrado del TS en la cabeza que Granadinas NO es una noticia cualquiera, sino pura criminalidad organizada. Y para ello necesitamos al menos una resolución judicial que admita investigar Granadinas en Tándem, porque ya significa que la trama mediática actúa dentro de la organización criminal de Villarejo», dice el abogado.

Filtración

Es en este segundo objetivo en el que los abogados veían dificultades. Explican que pueden toparse con problemas. «Siguen existiendo complicaciones: – Que aun con el aval de Fiscalía, el juez inadmita de plano. – Que aun cuando el juez admita la práctica de las diligencias, estas se abrirán en una pieza secreta (no se puede abrir una pieza ‘en descubierto’ con tanta gente vip y sin haber practicado estas diligencias)», dice la conversación.

Para soslayar estos problemas y que los abogados pudieran usar la decisión del juez en respuesta a su petición de diligencias ante el Supremo, los fiscales y los letrados estudiaron distintas posibilidades. Entre ellas, aseguran que se habló con los representantes del Ministerio Público de «filtrar» a algún medio la decisión. Tándem se encontraba en aquel momento bajo secreto de sumario.

«Ahí les he pedido celeridad al informar y al pedir la búsqueda de grabaciones a la policía», dice Gámez, que pasa a detallar las «opciones para obtener esta resolución». «A) Que se declare abierta la pieza pero con una subpieza secreta (algo es algo) y así tengamos una resolución. B) Que Fiscalía saque una nota de prensa hablando de esta pieza aunque sea secreta. C) Que el juez nos deniegue ciertas pruebas y nos comunique esa denegación como parte interesada, por lo que ‘a sensu contrario’ sí estarían admitidas las otras. D) Llegado el caso, pedir un impulso al juzgado con copia a todos los procuradores para que sean los contrarios los que filtren nuestras peticiones de diligencias. E) Que se filtre esa resolución (no hemos hablado del cómo, solo la posibilidad fortuita de que suceda)», detalla el abogado.

Los representantes legales de la formación no tenían ninguna duda, ya por entonces, de que los fiscales les irían informando de todo lo que sucediera estuviera la pieza secreta o no. Proponen presentar la petición de diligencias pactadas «y que los fiscales nos digan cuándo han informado favorablemente».

Como ya ha publicado este diario, los pasos que fueron acordando fiscales y acusación se llevaron a cabo según lo previsto. Podemos pidió lo pactado, los fiscales apoyaron y el juez lo admitió. La abogada Marta Flor informó al resto de que uno de ellos, apodado ‘Ironman’, le comunicó la decisión judicial reservada. En el sumario, se puede comprobar cómo el equipo jurídico presentó su escrito el 16 de octubre de 2018 y los fiscales lo apoyaron el 23 de octubre. Una semana después, el 29 de octubre, el juez dictó una providencia autorizando esas actuaciones.

Algunas de las diligencias solicitadas por el partido acabaron formando parte de una nueva pieza separada (número 7) sobre el presunto espionaje a Luis Bárcenas en la llamada operación Kitchen. Y otras actuaciones se incorporaron unas semanas después a otra pieza (número 10) sobre el presunto robo de un teléfono móvil a una exasesora de Iglesias, Dina Bousselham, y la posterior difusión de parte de su contenido en un medio de comunicación. En ambas causas, los abogados han intentado que se investigue el informe PISA y la cuenta opaca del vicepresidente del Gobierno en la isla de Granadinas, pero Asuntos Internos no ha hallado ni una sola prueba que vincule a Villarejo con alguno de esos episodios.

Fuente: José María Olmo/Beatriz Parera – El Confidencial

Comparte esta página: