Fin

Fin

«El Busilis»

Esta fotografía no puede pasar desapercibida. Menores jugando a la indefinición sexual. Qué asco. Habrá que ver de qué lodazal intelectual y moral habrán salido sus padres y profesores. Seguro que de la progresía más deleznable y absurda.
 
Debajo de esas poses y gestos no hay nada. Dejar que los niños jueguen con algo que forma parte de su ser más profundo es de una frivolidad e inconsciencia que hiela la sangre.
 
El fin del mundo está próximo. Y no será obra de Dios.
Comparte esta página: