El Gobierno planea desprenderse de sus mejores aviones por la falta de dinero

El Gobierno planea desprenderse de sus mejores aviones por la falta de dinero
El Gobierno, obligado a desprenderse de sus mejores aviones por falta de dineroSERGIO RUIZ GONZALEZ

-El A400M es la joya de la corona del Ejército del Aire-

Defensa pone a la venta 13 de los 27 aviones de carga de Airbus más potentes que se fabrican en España y que generan centenares de puestos de trabajo, especialmente en Sevilla. 

El Gobierno se ve obligado a poner en venta un lote de 13 aviones A400M, catalogados como los mejores aparatos de carga del mundo y considerados la joya de la corona del Ejército del Aire español, con permiso del Eurofighter. El problema es que no hay dinero para adquirir y mantener operativos unas aeronaves que dan trabajo a centenares de personas en nuestro país, especialmente en Sevilla, donde se encuentra la planta de ensamblaje final de un modelo que también utilizan la ‘Royal Air Force’ británica y la ‘Armée de l’air’ francesa. Los problemas presupuestarios en el Ministerio de Defensa obligan a centrarse en otras prioridades, admite el Ejecutivo.

No hay dinero para poder asumir todos los A400M previstos, hasta 27. El Gobierno de José María Aznar fue el primero en iniciar el compromiso de incorporar a las Fuerzas Armadas a casi una treintena de estos grandes aparatos de carga y transporte equipados con la última tecnología. El de José Luis Rodríguez Zapatero lo reafirmó, pero la recesión de 2008 echó al traste los planes iniciales y el Ejecutivo de Mariano Rajoy no tuvo más remedio que reducir la flota firmada por contrato. Ahora, tras la pandemia de la Covid, se ha dado un paso más en los planes de contención.

El 2 de agosto de 2013, el consejo de ministros de Rajoy dio un primer paso en esa reducción y aprobó que España se quedaría únicamente con 14 de los 27 aviones contratados en un principio. A los otros 13 se les catalogó como «flota no operable«. Así quedó plasmado en un convenio firmado entre el Ministerio de Defensa, con María Dolores de Cospedal al frente, y Airbus Military S.L. el 14 de septiembre de 2016. El objetivo de ese acuerdo era encontrar soluciones a esos 13 aviones A400M que no van a ser incorporados por el Gobierno español. 

 

Pero ese convenio quedó resuelto y ahora el Gobierno de Pedro Sánchez acaba de suscribir un nuevo acuerdo con Airbus para intentar de nuevo dar salida a esos 13 aparatos. Según explican fuentes de Defensa consultadas por La Información, este convenio tiene carácter confidencial y, aunque no se detallen soluciones concretas más allá de la colaboración entre ambas partes para la optimización del destino final de la flota declarada no operable, hay varias opciones sobre la mesa. En definitiva, los recortes y la falta de presupuesto han obligado al Gobierno a no poder incorporar a su flota estos aparatos que son especialmente valorados en el sector militar.

Una opción que maneja el Ejecutivo es la de vender todos o una parte de esos 13 A400M una vez obtengan salida de la fábrica de Airbus en Sevilla. Lo admiten las fuentes consultadas: «Dentro de la búsqueda de soluciones las venta a terceros países puede ser contemplada como opción», aseguran. Esta posibilidad aportaría liquidez a las arcas de Defensa. El coste aproximado de cada aparato supera los 200 millones de euros.

A400M del Ejército del Aire en pleno vuelo
A400M del Ejército del Aire en pleno vuelo
Defensa

Otra opción es la de que el Gobierno rompa unilateralmente el contrato con Airbus y cancele los 13 pedidos. En ese caso, explican las mismas fuentes, había sanciones: «Las penalizaciones por cancelación vienen recogidas en el Contrato para el Desarrollo, Producción y Apoyo Logístico Inicial (DPP Contract) que rige el programa». ¿La cuantía de las mismas? El contenido de dicho contrato también es confidencial», añaden. Esta solución implicaría, inevitablemente, una reducción de la carga de trabajo en la planta de la firma aeronáutica en sus plantas españolas.

En el mismo acuerdo confidencial firmado por Defensa con Airbus se recogen unos calendarios de pagos asociados a la entrega de cada avión. «En caso de una posible cancelación deberá hacerse con la antelación suficiente para no incurrir en dichos pagos y minimizar el coste de cancelación», añaden desde el departamento que dirige Margarita Robles.

 

El A400M es operado por el Ala 31 del Ejército del Aire, con base en Zaragoza. Los aparatos tienen una longitud de 45,1 metros, una envergadura de 42,4 metros y una altura de 14,7 metros. Puede transportar hasta 141.000 kilos a una velocidad máxima de 825 kilómetros por hora. La distancia máxima que puede recorrer es de 3.298 kilómetros a plena carga gracias a sus cuatro turbohélices EuroProp International TP400-D6. No va armado.

El Ejército del Aire explicó cuando incorporó los A400M que el avión incrementó «notablemente la capacidad de carga y el radio de alcance» de las Fuerzas Armadas, «lo que ha supuesto un salto tanto cualitativo como cuantitativo al reforzar sus capacidades expedicionarias». La capacidad de carga se duplicó respecto a su predecesor, el C-130, el conocido como Hércules. El A400M empezó construirse en la planta que EADS posee en Sevilla (accionista principal de Airbus Military) en octubre de 2006. El 26 de junio de 2008 se celebró la presentación mundial del primer aparato. La ceremonia, conocida en el mundo aeronáutico como ‘roll-out’, estuvo presidida por el Rey Juan Carlos. El primer avión fue incorporado en 2016.

Hay que destacar que esta misma semana Airbus ha anunciado que amplia el ajuste de plantilla anunciado antes de la pandemia de coronavirus para su división de Defensa y Espacio. Afectará a 2.665 trabajadores en total, 302 más que los inicialmente anunciados. De ellos, 926 corresponden a Alemania, 722 a España, 464 a Francia, 346 a Reino Unido y 206 a otros países. Las instalaciones de Getafe sufrirán un recorte de 283 posiciones, frente a 135 de Bahía de Cádiz -es donde más suben-, 118 de Tablada, 100 de San Pablo y 68 de Barajas.

Fuente: Fernando H. Valls – La Información