El Gobierno recurrió a un crédito extra para pagar en abril a sus mil asesores

El Gobierno recurrió a un crédito extra para pagar en abril a sus mil asesores
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso. Efe

El Ejecutivo de coalición de Sánchez e Iglesias se ha gastado 18 millones en los cuatro primeros meses del año en pagar las nóminas del personal de confianza.

El gasto en asesores del Gobierno se ha desbocado en plena pandemia mientras la Administración ha estado en confinamiento y ha aumentado el descontrol del déficit público. Hacienda ha tenido que habilitar una nueva partida de crédito para poder pagar a la ingente cohorte de asesores contratados a dedo, que supera ya con creces el millar, mientras la covid ha seguido pasando factura al mercado laboral. Según datos de la Intervención General del Estado, el Ejecutivo tuvo que realizar una transferencia de crédito de 5,4 millones para hacer frente al abono de abril.

Es la primera vez que se produce una modificación de gasto tan elevada en esta partida en la historia presupuestaria como consecuencia del aumento exponencial del número de contratados a dedo y también por la permanente prórroga de los Presupuestos Generales desde 2018 (elaborados por el PP). Hace un año, con Sánchez en La Moncloa, también se tuvo que hacer en este mes una dotación especial de 2,1 millones que no se ha producido en gobiernos anteriores. El gasto en este mes fue un 28,5% superior al que se registró hace un año.

El Gobierno de coalición de Sánchez e Iglesias se ha gastado 18 millones en los cuatro primeros meses del año en pagar las nóminas del personal de confianza frente a los 16,7 millones de hace un año. Se trata de nombramientos de libre designación (cesan cuando sale del empleo el alto cargo que los nombra) ajenos al personal de las Administraciones. Es decir, es personal eventual no funcionario.

Se desconoce su nombre en la mayoría de los casos, sus méritos, el currículum (muchos de ellos ni siquiera son licenciados) e incluso el sueldo. Suelen proceder del partido, aunque también se trata de compromisos personales e incluso familiares. Sólo se publicó un primer listado de nombres y sueldos en 2012 y 2013 (los salarios iban desde los 50.000 a los 100.000 euros) con Rajoy en La Moncloa, pero se retiró posteriormente tras la protestas de los asesores y nunca se ha vuelto a facilitar esta información.

En 2019, el Gobierno del PSOE empleó casi 50 millones en abonar este gasto frente a los 41,4 millones del año anterior (un 20,1% más) cuando el PP salió del Ejecutivo a mitad del ejercicio. El Gobierno de Sánchez tuvo que ampliar en 8,3 millones el presupuesto anual del año pasado para hacer frente al primer repunte de estos cargos. En 2020 la cifra superará con creces los 55 millones, es decir, casi el doble del pago realizado en 2006, antes del inicio de la crisis económica. Se trata de una cifra récord.

Curiosamente este gasto se ha incrementado habitualmente en los años de crisis. Por ejemplo, con Zapatero llegó a alcanzar los 40 millones en 2009. Por su parte, Rajoy, que anunció que “como mínimo había que reducir a la mitad este gasto”, lo bajó hasta los 32 millones en 2012, pero después lo elevó hasta los 38,5 millones cuando salió de La Moncloa. Desde entonces, con Sánchez en la presidencia, ha crecido casi un 30% y el alza llegará al 43% en 2020.

Al no haber Presupuestos oficiales, no existen datos de la previsión de asesores para este año ni de su crédito. Pero no hay duda de que crece exponencialmente ya que el nuevo Gobierno del PSOE y Podemos ha creado una estructura en las cúpulas ministeriales muy superior a la existente en el último año y en la historia. Sólo hay que ver que hay una presidencia del Gobierno, cuatro vicepresidencias y 22 ministerios frente a los 17 del ejercicio precedente y 13 de Rajoy, así como 28 secretarios de Estado y una amplia cohorte de altos cargos, entre ellos casi una treintena de directores generales que no proceden de la carrera funcionarial. En todo caso, según reconocen fuentes sindicales, el Ejecutivo de Sánchez acumula ya más de un millar de asesores. Es la primera vez que se llega a esta cifra.

El Gobierno del PSOE y Podemos ha creado una estructura en las cúpulas ministeriales muy superior a la existente en el último año y en la historia

Según datos del Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, Sánchez acabó la legislatura anterior (sin actividad política ni parlamentaria) en 2019 con 914 asesores en los ministerios frente a los 816 del ejercicio anterior. Es decir, el Ejecutivo aumentó en casi un centenar el personal eventual contratado (12% más) en este primer año en La Moncloa.

Casi la mitad de los asesores (420), probablemente la cifra de 2020 sea superior, pertenecían a Presidencia del Gobierno. Y llama la atención que el ministerio de Política Territorial y Función Pública dispusiera en 2019 de 158 personas de confianza, ajenos a al sector público, y que, por ejemplo, el consejo de administración de Patrimonio Nacional tuviera 45 designaciones a dedo.

Falta por computar en estas cifras el centenar largo de asesores que también tienen instituciones del Estado como el Tribunal de CuentasTribunal Constitucional, Consejo de Estado y Consejo General del Poder Judicial.  En los primeros meses del año, con la irrupción de Podemos en el Gobierno de coalición, se ha producido una auténtica eclosión de asesores. No hay datos estadísticos oficiales, pero fuentes sindicales advierten de que se han contratado a otro centenar largo, sobre todo entre marzo y abril. Sólo hay que ver que Hacienda ha tenido que incrementar nuevamente el crédito presupuestario.

Las Cortes Generales, con más grupos políticos conformados, también ha aumentado el número de personas contratadas a dedo. Los 350 diputados del Congreso cuentan con 317 asesores directos (la mitad son del PSOE mientras que el PP dispone de 79 y Vox de 47), a los que hay que añadir los 59 de que dispone la presidenta, vicepresidentes y secretarios, así como los presidentes de las comisiones. Salen 376. Es decir, la cifra supera en 21 el número de diputados existentes.

En el Senado, por su parte, hay 53 personas de confianza, más los de la presidencia, vicepresidentes, secretarios e incluso ex presidentes de la Cámara. En total, salen otros 75. Es decir, las Cortes disponen de más de 450 personas de confianza, sin que aún haya actividad legislativa real. Su coste total supera con creces los 12 millones de euros y no se abonan con las subvenciones del Estado a los partidos sino que corren a cargo de los ciudadanos.

¿De cuántos asesores disponen los cargos políticos en las Administraciones Públicas? La cifra real puede superar los 2.000 en el conjunto de la Administración Central y las Cortes, incluyendo a las empresas y entes públicos. Y puede alcanzar los 30.000 a nivel nacional si se suman las autonomías, diputaciones, ayuntamientos, instituciones y organismos públicos.

Fuente: Fernando Núñez – Vozpópuli