Exclusiva Confilegal: Uno de los fiscales anticorrupción (Ignacio Stampa) de Tándem mantenía una “relación íntima” con la abogada de Podemos

Exclusiva Confilegal: Uno de los fiscales anticorrupción (Ignacio Stampa) de Tándem mantenía una “relación íntima” con la abogada de Podemos
Sobre estas líneas la conversación que mantuvieron, vía Telegram, Marta Flor Núñez García con su jefe, José Manuel Calvente Redondo, ambos abogados de Podemos, en la que esta le relata el inicio de la relación con el fiscal anticorrupción Ignacio Stampa.
Comparte esta página:

La abogada de Podemos que actuaba como acusación popular, en el caso TándemMarta Flor Núñez, explicó al ex jefe jurídico del partido de Pablo Iglesias, José Manuel Calvente, que mantenía una “relación íntima” con uno de los dos fiscales anticorrupción del caso, Ignacio Stampa, al que llamaba en clave “Iron Man” (El hombre de hierro, en referencia al superhéroe de los cómics).

En unas actuaciones judiciales que se siguen por este conflicto suscitado entre el abogado, José Manuel Calvente, con su ex-compañera de Podemos, Marta Flor, consta un intercambio de mensajería telefónica, mantenida entre ellos en 2018, a la que ha tenido acceso en Exclusiva Confilegal. 

En ella le dice que quiere explicarle su relación con Stampa, al que apoda “Iron Man”, en lo que parece el inicio de la relación de “amistad íntima” con el fiscal anticorrupción.

Pantallazo de la conversación que mantuvieron el 28 de mayo de 2018, José Luis Calvente, jefe de Marta Flor, en la asesoría jurídica de Podemos, en el que la abogada quiso explicarle su relación con su amigo, el fiscal anticorrupción Ignacio Stampa, “Iron Man”.

LA LEY ESTABLECE COMO CAUSA DE ABSTENCIÓN LA “AMISTAD O ENEMISTAD MANIFIESTA” CON ALGUNA DE LAS PARTES

El Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la Ley Orgánica del Poder Judicial establecen como causa de abstención la “amistad o enemistad manifiesta” con cualquiera de las partes de un procedimiento.

En consecuencia, Stampa debería haber informado a sus superiores y haberse apartado del caso.

Calvente, por su parte, al conocer hasta donde había llegado el asunto, cesó a Flor, de forma fulminante, y después lo denunció ante el partido. Sin éxito.

Porque, ontrariamente a lo que se podía esperar, Iglesias avaló a esta abogada en el caso Tándem.

La letrada ha sido recientemente plantada por un auto del magistrado Manuel García Castellón, titular del Juzgado Central de Instrucción 6, del caso Dina Bousselham, exasesora de Iglesias, por existir un conflicto de intereses.

Flor no puede representar a Iglesias y Dina Bouselham simultáneamente, -como venía haciendo hasta ahora-, en esta pieza separada de Villarejo por la sustracción del móvil y destrucción de la tarjeta de la ex asesora del partido.

Este cruce de información entre Calvente y Marta Flor es solo una muestra de los mensajes que indica la existencia de, cuanto menos, una relación de “amistad íntima”, prohibida.

 

EL BUROFAX DE CALVENTE A LA CÚPULA DE PODEMOS

A raíz de estos acontecimientos, ya para cubrirse las espaldas, el entonces jefe jurídico de Podemos, Calvente, envió un burofax confidencial al diputado de Podemos, Alberto Rodríguez, –su superior orgánico del partido–, para dejarle por escrito que él avisó del peligro que para el partido entrañaba esa situación.

Le advierte de que esa relación esta “poniendo en riesgo la estrategia procesal del partido y desatendiendo las indicaciones de su responsable y del resto de compañeros que le indicaban que era incompatible mantener esa relación siendo abogada designada en el asunto, puesto que comprometía el proceso”.

En dicho burofax Calvente nunca dijo que existiera una relación “sentimental” entre el fiscal anticorrupción y la abogada de Podemos.

Calvente escribió claramente que Flor antepuso “sus relaciones íntimas con el Fiscal de un asunto importante de anticorrupción a su trabajo como abogada del partido como acusación popular dentro de ese asunto” (caso Tándem).

“No cabe duda de que hablar sobre la edad y los hijos no es un tema profesional dentro de un proceso judicial, con lo cual es evidente que, entre Marta Flor y el fiscal Stampa, había algo más allá de lo profesional”, sostienen voces de Podemos, que, incluso recuerdan algún encuentro entre letrados del partido, en los que la letrada se refería “sin tapujos” a la citada relación con “Iron Man”.

A raíz de la filtración a los medios del burofax remitido por Calvente al diputado de Podemos, Alberto Rodríguez, se han sucedido acontecimientos muy relevantes.

Acontecimientos que deberían ser investigados por el jefe de la Fiscalía Anticorrupción, Alejandro Luzón, según apuntan fuentes consultadas por el propio partido de Iglesias, atrapados en un dilema ético.

Porque mientras Calvente trataba de proteger la acción penal del partido como acusación popular en el caso de Villarejo, el secretario de organización, Rodríguez, no resolvió esta confrontación entre los letrados de Podemos que, acabó con el despido laboral de Calvente y la consiguiente demanda por nulidad por parte del letrado.

Flor, a su vez, acusó a Calvente de acoso laboral, cosa que el abogado negó de forma categórica desde el principio de las acusaciones.

UN CASO DENUNCIADO ANTE EL CGPJ Y LA FISCALÍA GENERAL DEL ESTADO

Al cruzar estas informaciones, solicitamos una investigación desde “La Ventana Indiscreta”, el programa que dirijo en Radio Las Palmas, ante el Consejo General del Poder Judicial y la Fiscalía General del Estado.

Fruto de estas pesquisas, la Fiscalía General del Estado dio traslado el pasado mayo a la Fiscalía Anticorrupción sobre “el archivo de este expediente 115/2020”.

No encontraron indicios de amistad íntima o enemistad manifiesta entre el fiscal anticorrupción Stampa y la letrada de Podemos, Flor. 

El archivo, ya lo adelantamos, será recurrido en tiempo y forma aportando las pruebas pertinentes sobre la relación ente el fiscal anticorrupción y la abogada de Podemos.

Estos acontecimientos podrían dar un giro a esta macrocausa judicial, uno de los casos de corrupción más relevantes de España, que se ve salpicado por diferentes injerencias.

Consultado el abogado, José Manuel Calvente, ha declinado hacer declaraciones.

O sea, que el despido del abogado de Podemos fue porque denunció que una colega y un fiscal anticorrupción estaban liados…

Fuente: María Montero – Confilegal 

Comparte esta página: