Esperanza

Esperanza

«El Busilis»

Siempre hay motivo para la esperanza (lo único que no puede ni debe perderse). Por qué. Muy sencillo. La vida es un don. No estamos aquí por azar. Formamos parte de un proyecto. Ya sé que Dios no proyecta nada (si así fuera, no sería Dios). Es una forma de hablar. 
 
El hombre es la medida de todas las cosas.
 
Aquí, Pascal: «Conozco a Dios porque conozco a Cristo».
 
Esa efusión que emana del Espíritu Santo, o sea, de Dios, se denomina amor. 
 
El amor todo lo puede. Aun lo que nos parezca imposible (hombre, por mucho amor que le ponga, ya sé que no voy a poder batir un récord olímpico. No frivolicemos).
 
He aquí una buena razón para vivir y para intentar superar todas las dificultades. 
 
No lo olvidemos. Deus caritas est. 
 
Así sea.
Comparte esta página: