«Pedro S. Pablo I. Asesinos»: el Gobierno rastrea las pancartas en los balcones

«Pedro S. Pablo I. Asesinos»: el Gobierno rastrea las pancartas en los balcones
Imagen de una bandera de España colgada en un balcón de una vivienda en la ciudad de Alicante - JUAN CARLOS SOLER
Comparte esta página:

La Subdelegación del Ejecutivo en Valencia comunica a la Policía las viviendas que exhiben mensajes alusivos a la gestión de la pandemia para denunciarlos ante la Fiscalía.

¿Delitos de incitación al odio o críticas sociales amparadas en la libertad de expresión? La proliferación de pancartas y banderas con mensajes alusivos a la gestión de la pandemia del coronavirus ha propiciado un goteo de denuncias ante la Fiscalía tanto de particulares como de instituciones públicas.

La propia Subdelegación del Gobierno en Valencia ha trasladado a la Policía Nacional la exhibición de una pancarta desde el balcón de una vivienda del municipio de Torrent en la que se podía leer: «Pedro S. Pablo I. Asesinos». Los agentes desplazados levantaron un atestado acompañado de imágenes que obra en poder de la sección de delitos de odio de la Fiscalía provincial.

Sin embargo, el Ministerio Público no vaticina un recorrido penal a la denuncia. De hecho, según la Fiscalía, en la pancarta no se identifican las personas aludidas y, en todo caso, para que el caso pudiera llegar a los tribunales deberían ser los afectados (en teoría el presidente y el vicepresidente del Gobierno) quienes presentaran la denuncia.

Mientras que en otros casos son los vecinos quienes denuncian la exhibición de pancartas o banderas, en esta ocasión fue la Subdelegación del Gobierno, dirigida por José Roberto González Cachorro, la que tomó la iniciativa. La Policía Nacional llegó a identificar a la propietaria del piso en el que se exhibía la pancarta con el mensaje de «Pedro S. Pablo I. Asesinos», quien admitió su autoría y se comprometió a retirarla.

«Si vemos continuamente a políticos cada vez más enfadados, la sociedad lo reproduce»

Fuentes policiales consultadas por ABC admiten que no resulta frecuente que la Subdelegación del Gobierno dé indicaciones sobre este tipo de actuaciones como en el caso de Torrent.

Ahora la Fiscalía debe determinar si la mujer que colgó de su balcón pudo haber incurrido en algún tipo de delito de incitación al odio o, como todo indica, el caso se encuadra en un «reproche o crítica social» sin mayores consecuencias jurídicas.

Denuncias cruzadas

Una resolución idéntica a la que se encaminan otras denuncias de corte similar que han llegado a la Fiscalía en las últimas semanas como la de un hombre de la localidad valenciana de Mislata, militante de Vox, que trasladó las amenazas recibidas por parte de sus vecinos por exhibir una bandera de España con la cifra de fallecidos por el coronavirus.

Ante estos cruces de denuncias, Susana Gisbert, coordinadora de a sección de Odio de la Fiscalía de Valencia, explica que «si vemos continuamente en las pantallas a políticos cada vez más enfadados y con tanta crítica, la sociedad lo reproduce. O puede ser que sea al revés. Un reflejo mutuo».

Fuente: D.V. – ABC

Comparte esta página: