Arrodillándose

Arrodillándose

«El Busilis»

La idiotez generalizada pone rodilla en tierra para homenajear a un ciudadano de raza negra muerto por un policía. Se ha puesto de moda el gesto. Los disturbios en los USA y en el resto del mundo son sorprendentes. Parece que hay ganas de destruirlo todo. Las emociones se desbordan. Hay gente abrazada, 
arrodillada y llorando por doquier.
 
El sistema capitalista es cruel, gritan. Hay que cambiarlo. Otro mundo es posible. 
 
Que no. Que no insistan. No se conoce ninguna alternativa más sólida y justa al sistema de libre mercado. Ninguna. Pero da lo mismo: destruyámoslo todo. Después, ya veremos. Y eso, que como quien dice, hace cuatro días que cayó el Muro de Berlín. La nostalgia invade los corazones.
 
Cuando los cimientos morales de una sociedad se vienen abajo y no se sustituyen conveniente y adecuadamente, surge el horror al vacío.
 
Cuidado. Con las cosas de comer no se juega. Sufriremos las consecuencias. 
 
Y mucha gente, sin saberlo.
Comparte esta página: