Cómo será el futuro hospital de pandemias: un macrocomplejo de 70.000 metros en Valdebebas

Cómo será el futuro hospital de pandemias: un macrocomplejo de 70.000 metros en Valdebebas
Comparte esta página:

El centro sanitario se ubicará en la parcela del Instituto de Medicina Legal, que también le servirá de morgue. Las obras empezarán la próxima semana y estará operativo en otoño.

El nuevo Hospital de Emergencias de la Comunidad de Madrid se levantará junto al «donut» de Valdebebas, en los terrenos del Campus de la Justicia. De hecho, compartirá parcela con el Instituto de Medicina Legal, que fue habilitado como morgue provisional durante la pandemia y podría volver a dedicarse a ese uso si lo hiciera necesario un nuevo brote epidémico. La presidenta Isabel Díaz Ayuso ha tomado este proyecto como un empeño personal. Las obras comenzarían la próxima semana y el centro estaría inaugurado y funcionando este otoño, por si un rebrote lo hiciera necesario.

La presidenta anunció su intención de abrir un «hospital sucio» –para epidemias y pandemias– el 10 de mayo. Quería seguir el modelo de Ifema, una instalación montada en un tiempo récord y que dio muy buenos resultados durante las semanas de «pico» de la crisis del coronavirus.

Lista de parcelas

Lo primero fue localizar los terrenos donde levantarlo. La Dirección General de Infraestructuras Sanitarias pidió a la consejería de Medio Ambiente y Territorio una lista de las parcelas disponibles que cumplieran los requisitos necesarios para albergar este Hospital de Emergencias. En total, hubo siete candidatas.

La elegida, por la viabilidad técnica, plazo de ejecución, accesos, agilidad en los trámites urbanísticos e idoneidad para la construcción de una infraestructura sanitaria como la descrita ha sido la situada en el fallido Campus de la Justicia, y que alberga ahora el Instituto de Medicina Legal, el único edificio levantado del proyecto de unificación de sedes judiciales madrileñas. Es una parcela de suelo de titularidad autonómica. El Gobierno regional quiere utilizar un instrumento legal recogido en la Ley de Suelo para agilizar y acortar los trámites al máximo:aplicará el artículo 161 de dicha normativa, que prevé la declaración de urgencia o excepcional interés público en un proyecto.

La parcela en cuestión está calificada como red pública supramunicipal y sus usos autorizados son los de equipamientos y dotacional en su clase de Servicios de la Administración Pública. El nuevo Hospital de Emergencias de Madrid compartirá la parcela con el Instituto de Medicina Legal, popularmente conocido como el «donut» de Valdebebas por su forma. De hecho, está previsto que esta instalación sea habilitada como morgue del centro hospitalario si en un futuro las circunstancias de rebrote o nueva pandemia así lo requirieran.

Según los datos del Ejecutivo regional, el futuro centro hospitalario ocupará una extensión de 69.781 metros cuadrados. Tiene la ventaja de su excelente comunicación, al estar muy cerca de la A-2, la M-40, la M-11, la M-12 y la R-2. También cuenta con una estación de Cercanías a 9 minutos a pie y está a sólo tres paradas de la estación de Chamartín (con Metro, Cercanías y AVE), y del aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez.

Las autoridades madrileñas han optado por seguir en este nuevo hospital el mismo esquema que se siguió en el hospital provisional de Ifema. Que, por cierto, está también muy cerca de este nuevo equipamiento y, como se recordará, mantiene las redes de cableados y conductos de electricidad, agua y oxígeno por si fuera necesario volver a montarlo en alguna ocasión.

Por módulos

Este Hospital de Emergencias tendrá una superficie de 40.000 metros cuadrados, con tres pabellones de 7.400 metros cada uno, un centro logístico y almacén central del Sermas de otros 7.900 metros, un área administrativa de 5.700 metros, una central de instalaciones de 1.250 y una avenida peatonal de unos 2.745 metros cuadrados.

La idea es que esta nueva instalación pueda utilizarse para cualquier tipo de emergencia o epidemia sobrevenida en el futuro. En sus tres pabellones se podrán montar distintos módulos, en función del tipo de emergencia que se tenga que atender. Esta versatilidad permitirá incluso que se utilice para otros usos sanitarios.

Por número de camas, tendrá más que el Ramón y Cajal y algo menos que La Paz. En total dispondrá de una capacidad de 1.008, repartidas en 20 unidades de hospitalización de 48 camas cada una. Todas ellas estarán organizadas en torno a controles de enfermería. A ellas se les unirán 48 puestos de UCI y Cuidados Intermedios.

Además, desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid detallaron a ABC que tendrá áreas de diagnóstico por imagen –tanto salas convencionales como portátiles de rayos X– un equipo de TAC, reserva de ecógrafos, etcétera, y un laboratorio. También contará con salas polivalentes de curas, que podrán habilitarse como quirófanos, zonas de cirugía mayor ambulatoria o salas de curas sencillas.Es el espíritu del centro: la versatilidad y la capacidad de adaptarse a las necesidades.

Dado que está pensado como hospital para casos de epidemias, se ha planteado establecer circuitos de circulación diferenciados, para evitar los contagios: por un lado los pacientes y por otro los profesionales, y circuitos de limpio y de sucio separados, así como de altas e ingresos y de aprovisionamiento y de pacientes. Habrá un sistema de compuertas que controlarán el acceso de las personas a zonas de seguridad por riesgo de contagio.

Está previsto que el Instituto de Medicina Legal pueda utilizarse como morgue nuevamente si las circunstancias lo requieren. En esta instalación también se podrán disponer módulos para contar con salas de autopsias con presión negativa.

Otro de los elementos con los que va a contar la nueva instalación será un enorme almacén para el material sanitario, EPIs, camas de reserva, electromedicina, fungibles y suministros varios. Será además el almacén central del Sermas, desde el que se suministrará material a toda la red de centros del Servicio Madrileño de Salud.

Coordinación e Epidemias

En el acceso principal y la gran plaza que lo remata habrá espacios en recuerdo de lo sucedido en esta pandemia, con un Memorial del Covid-19 que incluirá testimonios y vídeos del hospital de Ifema y el resto de centros madrileños que sirva de recuerdo y homenaje a los fallecidos. También se piensa en un monumento «a los profesionales sanitarios que se jugaron la vida por la vocación de salvar la de los demás». En el complejo habrá también un Centro de Coordinación de Epidemias, desde donde se hará el seguimiento puntual de las epidemias futuras, con tratamiento y análisis central de datos.

Los responsables regionales han pensado, en su proyecto de nuevo Hospital de Emergencias, en un espacio «que sea capaz de atender cualquier tipo de epidemia o pandemia en el futuro», explican. Y para eso, es imprescindible que «sea polivalente» y se base en «pabellones sectorizables», de manera que se pueda tener en marcha «únicamente la parte que se necesite en cada momento». Una especie de puzle cuyas piezas se coloquen o no, en función de la situación.

Es exactamente lo que se hizo en Ifema, donde existía una capacidad real para más de 5.000 camas pero no funcionaron todas desde el primer día, sino que se fueron añadiendo módulos a medida que el número de contagiados aumentaba.

Este tipo de complejo sanitario, añaden, será capaz de «adaptarse a cualquir plan funcional diseñado por las direcciones asistenciales para hacer frente a futuras eventualidades». Combinará la construcción modular con la industrial, de manera que se agilicen las fases de las obras. Éstas comenzarán esta misma semana, con la urbanización de la zona, y si se cumplen los plazos marcados está previsto que el hospital de pandemias se ponga en marcha el próximo otoño.

Luz natural

En su centro, como columna vertebral, habrá un gran paseo peatonal desde el acceso al recinto, que está en el extremo oeste, hasta una gran plaza con vistas al Instituto de Medicina Legal y el edificio de servicios generales. Al norte estarán los tres pabellones de hospitalización, separados por grandes patios, todos ellos con luz natural. Yen el extremo noroeste estará el edificio administrativo y el Centro de Coordinación de Epidemias. En la zona sur se situará el Almacén Central.

Las obras de cada una de las áreas de hospitalización, almacén y accesos se adjudicarán por lotes excluyentes a distintos estudios de arquitectura y empresas constructoras. La finalización de la obra de edificación e inauguración del complejo deberá ser a finales de otoño de 2020.

Fuente: Sara Medialdea – ABC

Comparte esta página: