Sanidad traslada a la OMS que hay 2.730 muertes más que las comunicadas en España

Sanidad traslada a la OMS que hay 2.730 muertes más que las comunicadas en España

El Ministerio reportó ayer al organismo internacional 29.858 defunciones frente a las 27.128 de su comunicado de prensa. El martes notificó 813 nuevas defunciones frente a las 34 registradas por Simón.

El Ministerio de Sanidad está notificando a diario a la Organización Mundial de la Salud (OMS) unos datos sobre el impacto del Covid-19 en España totalmente diferentes de los que transmite a la población de nuestro país mediante los comunicados de Prensa que analiza en sus comparecencias públicas el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón.

Ayer, miércoles 3 de junio, por ejemplo, el departamento que dirige Salvador Illa comunicó en su nota diaria que en nuestro país habían muerto 27.128 personas desde el estallido de la pandemia. El Ministerio de Sanidad informó en cambio al organismo internacional casi al mismo tiempo de que la cifra de fallecidos ascendía a 29.858 personas, lo que suponen 2.730 muertos más. Esta disfunción en las estadísticas, que se viene produciendo desde hace semanas, afecta también a parámetros claves para conocer la evolución que experimenta la enfermedad como el total de casos diagnosticados desde el inicio de la crisis, los nuevos casos registrados y el total de nuevas muertes.

En lo que se refiere al número de infectados que España notifica a la OMS las diferencias son menos amplias. Así, el Gobierno comunicó ayer al organismo internacional que nuestro país contabilizaba 240.304 casos confirmados mediante pruebas de laboratorio. En el comunicado de prensa enviado para consumo interno español, la cifra de casos confirmados mediante PCR era de 240.326. En el apartado de nuevos casos, España comunicó a la OMS la cifra de 294. En el comunicado por la tarde, la actualización número 125 sobre la situación en España de la enfermedad por el coronavirus (Covid-19), Sanidad reporta en cambio 219 casos diagnosticados el día previo. Al igual que en el capítulo de muertes totales desde el estallido de la pandemia, el referente al total de muertes nuevas mostraba el martes diferencias escandalosas entre las comunicadas dentro de España y fuera de ella.

Ese día, el Ministerio afirmaba que en la última semana se habían producido 34 decesos en nuestro país. A la OMS, en cambio, el departamento de Illa le notificó un total de 813, lo que suponen 779 más. Ayer, Sanidad hablaba de uno y comunicaba a la OMS 0. ¿A qué se deben estas diferencias entre las cifras que el Gobierno proporciona a la población y las que traslada a este organismo internacional, que es el que contabiliza el impacto real de la enfermedad en todo el mundo con los datos que le envían los propios Gobiernos? Aparentemente, no tiene explicación, pero la tónica es siempre la misma: en varios capítulos las cifras comunicadas a la población son inferiores a las notificadas al organismo internacional.

Esta diferencia constituye un argumento más para poner en solfa las estadísticas que proporciona a diario el Gobierno a los ciudadanos y la labor de Fernando Simón y sus técnicos del CCAES. Como informó ayer este periódico, el martes se produjo el contrasentido de que mientras las estadísticas del Ministerio apuntaban que durante dos días no había habido muertes por coronavirus, Castilla y León notificaba dos fallecimientos en este territorio, Madrid 12, Asturias seis y Castilla-La Mancha, cinco. Simón achacó el desfase a las comunidades, al asegurar que el Ministerio se limita a recoger las cifras que ellas le notifican. ¿Y a qué se deben entonces las diferencias entre los datos difundidos a la opinión pública y las notificadas a la OMS pese a que ambos proceden de una única fuente, el Ministerio de Sanidad?

La polémica de las estadísticas acompaña a este departamento desde casi el origen de la crisis. De entrada, no contabiliza como fallecidos los que lo hicieron sin prueba PCR, aunque tuvieran síntomas evidentes de coronavirus, lo que explica que las funerarias o el propio INE detecten una sobremortalidad de hasta 44.000 personas con respecto a los mismos meses del año pasado.

Sanidad cambió también la forma de contabilizar los casos, al limitarlos sólo a los diagnosticados mediante PCR, no mediante otras pruebas. La más reciente alteración consiste en desagregar los datos de casos diagnosticados en periodos temporales de siete y 14 días, y hacer lo mismo con los ingresados en las Unidades de Cuidados Intentivos (UCIS), eliminando de los datos ofrecidos la cifra acumulada desde el origen de la pandemia.

El Ministerio también está espaciando la cifra de profesionales sanitarios contagiados y ya empieza a dar las nuevas infecciones mientras dilata en el tiempo el dato acumulado. Dato que sitúa a España como el peor país de todo el planeta en esta faceta.

Fuente: Sergio Alonso – La Razón

Comparte esta página: