Gámez y Marlaska tienen que explicarse ante el juez

Gámez y Marlaska tienen que explicarse ante el juez
La directora general de la Guardia Civil, María Gámez Gámez, durante la toma de posesión de su cargo en enero. (EFE)
Comparte esta página:

No hace ni 24 horas que la directora de la Guardia Civil, María Gámez, pedía a la nueva cúpula de la Guardia Civil «mirar hacia adelante» tras la crisis interna desatada por el dominó de ceses y dimisiones que ha sacudido al cuerpo. Lamentablemente para ella, no va a ser posible. Tres líneas se lo impiden. Las tres últimas líneas que aparecen en su propuesta de cese del coronel Diego Pérez de los Cobos “por no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento”.

No se trataba de una simple pérdida de confianza, ni tampoco de «una reestructuración de los equipos en el instituto armado», como argüía el ministro Fernando Grande-Marlaska, sino que, tal y como confirma el documento publicado este miércoles en exclusiva por El Confidencial, se ha cesado a un coronel por no entregar al Gobierno un informe que la jueza le había ordenado taxativamente que no entregara. Tan simple como eso. Tan grave como eso.

La magistrada Carmen Rodríguez-Medel ya avisó en su momento de que si se descubría que el cese suponía una intromisión política en la investigación, tomaría medidas. Rodríguez-Medel había ordenado a los agentes que solo reportaran a ella y había avisado contra las filtraciones. Como gustaba decir a Napoléon, no hay hombres más poderosos que los jueces de instrucción. La directora de la Guardia Civil debería tomar nota de ello.

Gámez estampó su firma digital para la destitución de Pérez de los Cobos a las 22.14 horas del domingo 24 de mayo. Lo hizo luego de que le reportaran el general José Antonio Berrocal y el teniente general Fernando Santafé, que previamente habían telefoneado al hasta entonces jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid para interesarse sobre la investigación que se sigue en Plaza Castilla sobre el alcance penal de la celebración del Día de la Mujer, el 8 de marzo, coincidiendo con la expansión del coronavirus.

Pérez de los Cobos les comunicó que no sabía de las diligencias y que tampoco iba a preguntar a sus hombres sobre el contenido. La tercera llamada que recibió ese domingo, cuando frisaban las 22.30 horas, fue la de Gámez para anunciarle el cese.

La directora de la Guardia Civil deberá ahora explicarse ante los jueces. No será la única. La petición de cese había sido elevada al secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, que tuvo conocimiento y dio su visto bueno a pesar de suponer una injerencia clara en el poder judicial. También tendrá que explicarse Marlaska como cabeza visible de ese “equipo de dirección del Ministerio del Interior” al que se refiere la nota y que también habría participado en la decisión de apartar a Pérez de los Cobos.

Cuando Pedro Sánchez fue preguntado por el ministro tras la cadena de destituciones, no titubeó: «Tiene mi absoluto apoyo»

En el propio Ministerio siempre han reconocido la «evidente sintonía» entre la directora, el secretario de Estado de Seguridad y el ministro. Aunque quien habla es Marlaska, la autoría de sus palabras tiene autoría compartida. Cuando en su última intervención, el presidente del Gobierno fue preguntado si respaldaba al ministro tras la cadena de destituciones y dimisiones, Sánchez no titubeó: «Tiene mi absoluto apoyo».

Corren malos tiempos para Montesquieu. Las falsedades que se esconden en las declaraciones de Interior y las injerencias del Gobierno en las causas judiciales que les afectan han quedado al descubierto con el documento de la directora general de la Guardia Civil.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (i) en el Senado. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (i) en el Senado. (EFE)

Resulta complicado separar este intento de politizar la Benemérita y ponerla al servicio del Gobierno de la campaña de acoso de Pablo Iglesias al Poder Judicial o del nombramiento de la exministra de Justicia Dolores Delgado como nueva fiscal general del Estado.

Tampoco se pueden obviar los últimos nombramientos a dedo realizados por Marlaska en la Guardia Civil, rompiendo con el tradicional sistema de ascensos en la cúpula del instituto armado, que hasta el momento se había hecho sin intervención política alguna, de forma natural, según los criterios de escalafón y antigüedad.

ERC celebra la destitución de Pérez de los Cobos; mañana pasará del no a la abstención en la sexta prórroga del estado de alarma

Este intento del Gobierno de controlarlo todo solo se puede entender desde la excepcionalidad del momento que estamos viviendo y por esa sensación de poder absoluto que exudan estos tiempos del covid-19 para quien ostenta el mando.

Por de pronto, este miércoles se votará la sexta prórroga del estado alarma y el Gobierno la sacará con el apoyo de ERC, que pasan del no a la abstención. Los republicanos celebran la destitución de Pérez de los Cobos como otra cesión de Sánchez. No por nada, el coronel fue quien dirigió el operativo policial del 1 de octubre en Cataluña.

Fuente: Nacho Cardero – El Confidencial

Comparte esta página: