El «burro de Troya» de Iglesias en la Guardia Civil

El «burro de Troya» de Iglesias en la Guardia Civil
Comparte esta página:

A través de un «fontanero» de su estricta confianza, o como diría Cayetana Álvarez de Toledo, «un burro de Troya» -no alcanza siquiera la categoría de caballo- introducido con calzador en el Ministerio de Interior, Pablo Iglesias ha estado al tanto en todo momento de la crisis interna que se ha desatado en la cúpula de la Guardia Civil por las injerencias, rayanas en lo delictivo, de Fernando Grande-Marlaska en la investigación judicial sobre el 8-M, encargada a la Benemérita y que apunta a la responsabilidad del Gobierno. El líder de Podemos ha jaleado la purga, conocedor al detalle de cómo se han sucedido los hechos. Su «burro de Troya» tiene nombre: Jan Antonio Delgado, guardia civil en excedencia y ahora alto asesor de Marlaska por designación a dedo.

El papel de Delgado, el ‘peón’ de Iglesias en Interior, ha sido visible: ha participado en reuniones clave del Ministerio en las que se han decidido los detalles de la purga de la cúpula de la Guardia Civil. Fue el «burro de Troya» quien hablaba por boca de jefe. Su consigna: «Cualquier general que no esté con nosotros, está contra nosotros». Pero ¿quién es Juan Antonio Delgado? Pues un ex diputado de Podemos por Cádiz y guardia civil que Pablo Iglesias colocó en la Secretaría de Estado de Seguridad como asesor el pasado marzo, en pleno estado de alarma. Un nombramiento que pasó prácticamente desapercibido por la demoledora crisis sanitaria que atravesaba España.

Cuentan que la llegada de Delgado a la estructura de Interior fue recibida con asombro y cierto recelo en los despachos de la sede de Castellana número 5. Le apodan  ‘El Cónsul’ y su misión «oficial» es asesorar a la DGT, aunque en realidad se dedica a dar cuenta a Pablo Iglesias de cualquier movimiento que se produzca en el Ministerio. El aterrizaje de Delgado fue una imposición por parte de La Moncloa. Una muestra de ‘buena fe’ del presidente del Gobierno con el vicepresidente Iglesias, que exigió tener un «relator»  -chivato sería más correcto- en Interior.

Si Pablo Iglesias cree que con «burros de Troya» va a lograr su objetivo de socavar el honor y el patriotismo de la Guardia Civil, va listo. La Benemérita sabe cómo se las gasta el vicepresidente segundo y tiene el escudo curtido en mil batallas.  Al «burro» le han tomado la matrícula.

Fuente: OKDiario

Comparte esta página: