Caótica gestión: Sanidad sigue sin entregar 710 millones de mascarillas para los sanitarios

Caótica gestión: Sanidad sigue sin entregar 710 millones de mascarillas para los sanitarios
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, antes de una comparecencia en una comisión del Congreso de los Diputados. (Foto: Europa Press)
Comparte esta página:

En los contratos se justificó la adquisición de material por la «imprescindible» protección de los profesionales en plena pandemia de coronavirus.

 

La falta de protección de los profesionales sanitarios ha sido uno de los puntos negros de la gestión de la crisis del coronavirus. España está a la cabeza del mundo en el porcentaje de sanitarios contagiados, una cifra que alcanza los 52.000. El dato es aún más demoledor al comprobar cómo ha faltado material en los momentos más críticos de la pandemia. En este contexto, el Gobierno compró más de 800 millones de mascarillas que debían ir destinadas a la protección de los profesionales, según figura en la memoria justificativa de los contratos, pero solo se han entregado 113 millones, tal y como ha reconocido el propio Ministerio de Sanidad.

Desde principios de marzo, el Gobierno rubricó alrededor de 40 contratos para adquirir material de protección sanitaria, por un importe de más de 800 millones de euros. La mayoría de los plazos de entrega han vencido ya o están a punto de hacerlo, pero la realidad es que solo un pequeño porcentaje del material adquirido y pagado ha llegado a su destino, a pesar de que en la memoria de la mayoría de esos contratos se deja claro que el objeto es lograr la «imprescindible» protección de los sanitarios del país para hacer frente a la pandemia de coronavirus con los menores riesgos posibles.

Un total de 823.092.696 mascarillas se adquirieron en los últimos dos meses y medio a través de contratos en cuya memoria justificativa se subraya que la finalidad es dotar de material de protección a los sanitarios, según ha podido comprobar ABC. Sin embargo, el Gobierno solo ha repartido entre las comunidades autónomas y otros organismos 113.136.187 mascarillas entre el 10 de marzo y el 22 de mayo, según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Sanidad. Es decir, ha dejado de entregar casi 710 millones de mascarillas que debían ir destinadas de forma directa a salvaguardar a los sanitarios en plena pandemia.

Además de las mascarillas, en los contratos del Gobierno se incluye la compra de 138.759.000 guantes de nitrilo, cuyo destino debía ser también la protección de los profesionales sanitarios. Así figura en la memoria de esos documentos firmados. Pues bien, solo se han entregado 36,6 millones de guantes, 132 millones menos de los que deberían haber estado protegiendo a los médicos y enfermeros desde el minuto uno.

Batas, gafas y geles

Según lo contratado y pagado, los sanitarios deberían haber contado también con 3.687.980 batas, 5.290.000 monos, 550.000 gafas y 1.295.000 soluciones hidroalcohólicas. La realidad es otra: los profesionales solo han recibido 353.433 batas, 913.951 monos, 219.976 gafas y 767.791 geles. Todos estos números explican el malestar que han expresado los sanitarios, y las comunidades autónomas, por la falta de material, que ha llevado a España a una de las cifras más bochornosas y lamentables por los numerosos profesionales contagiados por Covid-19.

Los números totales son concluyentes: ese material que debía ir dirigido a la protección sanitaria roza los mil millones de unidades. En concreto son 972.674.676, que son las que figuran en los contratos donde se especifica con claridad que su destino son los sanitarios. De esos casi mil millones, se han entregado a comunidades y otros organismos un total de 151,9 millones unidades, un 15,6 por ciento.

Así, en la memoria justificativa de uno de estos contratos de emergencia, en concreto el que se sella con FCS Select Products, S.L., para el suministro de mascarillas quirúrgicas, guantes de nitrilo y gafas de protección para coronavirus, amparado en el decreto-ley de 12 de marzo de medidas urgentes, se subraya: «Una de las necesidades más imprescindibles es proteger a los profesionales sanitarios que trabajan en los centros sanitarios. Ellos son los que diagnostican, cuidan, trasladan y tratan a los pacientes en esta infección». «Siguiendo las instrucciones publicadas por el Ministerio de Sanidad y los estándares nacionales, internacionales y mundiales, se deben adquirir los equipos de protección individual correspondientes», se afirma en la memoria justificativa. Se añade además, que la contratación de material se lleva a cabo mediante procedimiento de emergencia porque el virus ha desbordado la capacidad de producción de las factorías dedicadas a este equipamiento. «A fin de garantizar la disposición de estos dispositivos con carácter urgente se hace necesario la formalización inmediata de compromisos con las empresas comercializadoras».

«Premura» en la entrega

En la misma memoria se añade este punto: «Se entiende que la empresa indicada responderá a la situación de emergencia de salud pública de forma adecuada y con la premura que dicha situación requiere y, por ello, ha sido seleccionada». Un comentario significativo, ya que la inmensa mayoría del total de material contratado y adquirido no ha llegado al destino que se señala en los contratos.

En otro de los documentos, relativo a la adquisición de geles, se explica que «tener a disposición del Sistema Nacional de Salud este producto debe considerarse como una prioridad en este momento, ya que evitaría posibles contagios». En otro contrato, firmado con la empresa Hangzhou Ruining Traiding CO., para adquirir tres millones de monos desechables protectores para Covid-19, se reitera que «una de las necesidades más imprescindibles es proteger a los profesionales que trabajan en los centros sanitarios». «Ellos son los que diagnostican, cuidan, trasladan y tratan a los pacientes en esta infección. Siguiendo las instrucciones publicadas por el Ministerio de Sanidad y los estándares nacionales, internacionales y mundiales, se deben adquirir los equipos de protección individual correspondientes».

Cuando ABC informó del desfase que existía entre el material contratado y pagado y el entregado, desde Sanidad se señaló que «dado que las comunidades ya han normalizado su acceso al mercado y han aumentado su capacidad de compra, el Ministerio ha modificado la fórmula de reparto para responder a las solicitudes semanales de cada comunidad». Así, se ha desarrollado un sistema de distribución planificado, para agilizar la identificación de necesidades de refuerzo de material sanitario declaradas por las comunidades. El Ministerio informó además de que se pretende facilitar la conformación de una reserva estratégica a nivel autonómico, pero también a nivel nacional. «La estimación de las cantidades se calcula para que las comunidades puedan mantener, al menos un stock correspondiente a cinco semanas de consumo».

El PP pide todas las actas de recepción de material

El Grupo Popular en el Congreso de los Diputados ha reclamado al Gobierno todas las actas de recepción del material de protección sanitaria adquirido, según los contratos firmados en marzo y en abril. Los populares quieren saber las causas concretas del desfase que existe entre las unidades compradas y las entregadas a las comunidades, pues la inmensa mayoría no ha llegado a su destino. «Queremos saber qué ha pasado con lo que no ha llegado a los hospitales, porque no han cumplido el objeto de las compras: proteger a los profesionales sanitarios», ha denunciado Cuca Gamarra. «Exigiremos explicaciones sobre por qué se compró a esos intermediarios, sin solvencia técnica y económica, porque se dedicaban a sectores alejados del ámbito sanitario», advierte la dirigente del PP.

 

Fuente: Mariano Calleja – ABC

Comparte esta página: