Marlaska

Marlaska

«El Busilis»

Casi siempre es lo mismo. Un poder del Estado que se inmiscuye en las competencias de otro para obtener rédito político.  En este caso, el ejecutivo en las cosas del judicial. No es que el saber (el conocimiento) no ocupe lugar, sino que es poder.
 
Todos estamos sometidos al imperio de la ley. Sin excepción. De las leyes se encarga el poder legislativo; de aplicarlas, el poder judicial; de ejecutarlas, el poder ejecutivo. Se llama separación – no independencia – de poderes. Es muy sencillo. Entenderlo está al alcance de todos; respetarlo, ya es otra cosa.
 
Quién le ha visto y quién le ve, sr. Marlasca. Pero no se preocupe: Prisa y Atresmedia saldrán en su defensa diga lo que diga y haga lo que haga. 
 
Esta película ya la hemos visto. Nada nuevo bajo el sol. Tenemos los políticos – y los media – que nos merecemos.
Comparte esta página: