Las siete grandes subidas de impuestos de Pedro Sánchez

Las siete grandes subidas de impuestos de Pedro Sánchez
  • Las propuestas incluyen la subida del IRPF para rentas del trabajo y capital inmobiliario

  • Veremos una subida entre 2 y 4 puntos en el IVA, de los más bajos de la UE

Las cuentas del Gran Capitán son un tópico cultural español que se basa en una anécdota atribuida a Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, que ridiculizó a Fernando el Católico cuando éste le pidió cuentas de los gastos en que había incurrido durante la guerra de Nápoles, a finales del año 1506.

La respuesta del Gran capitán fue desafiar al rey –la Unión Europea, actualmente– con una enumeración de gastos exorbitantes en conceptos absurdos. La frase más famosa de la respuesta, que suele usarse también como tópico, es en picos, palas y azadones, cien millones.

Los impuestos que prepara Pedro Sánchez, nuestro Gran Capitán actual, para solicitar el inminente rescate europeo y ayudar a cuadrar las cuentas del despilfarro, con la ayuda de su alférez, Pablo Iglesias, y el beneplácito de los sargentos de Economía y Empleo, las arquitectas de la política económica chavista, serán la subida masiva de impuestos. Tendrán como objetivo mínimo un incremento impositivo de 80.000 millones de euros.

La renta universal, los costes por el virus, los viernes sociales, el confinamiento y la reactivación por fases, con freno de mano puesto en la economía, unido las previsiones, aún conservadoras, del FMI, parecen indicar subidas de impuestos generalizadas muy pronto. Terminará de rematar la economía libre y meternos en una marxista.

¿Cuánto subirán los impuestos? Nadie lo sabe con certeza, y lamentablemente ni tan siquiera nuestro Gran Capitán de la pandemia. Las ministras de Economía y de Hacienda trabajan denodadamente para presentar al rey Unión Europea una propuesta creíble, pero que no estarán en situación de tenerla hasta calibrar el impacto económico.

El Gran Capitán ya ha estado preparando el nuevo escenario chavista, actuando con precisión en la destrucción del tejido industrial, y en el abandono de trabajadores, pequeñas empresas y autónomos. Pero, ¿qué decía este intento fallido de subida de impuestos? Lo suficiente. Fue impulsado por el equipo de Gran Capitán en la otra legislatura y no logró el apoyo del Congreso.

Las propuestas

Las propuestas del Gran Capitán incluyen la subida de los tipos en IRPF para las rentas del trabajo, de actividades económicas y de capital inmobiliario. Se van a crear dos tramos nuevos en la parte estatal de la escala general del IRPF con tipos incrementados. En concreto,a partir de 130.000 euros se aumenta en dos puntos porcentuales. A partir de 300.000 euros se incrementa en cuatro puntos. Si las comunidades autónomas suben los tipos de su escala general igual que lo hará el Gobierno, se quedarían de la siguiente manera. A partir de 130.000 euros, 49%. A partir de 300.000 euros, 53%.

Por otra pate, propone el aumento de la tributación de las rentas del ahorro. Ahora tocará olvidarse de ahorrar. Además de pagar los impuestos de la renta, si se le ocurre ahorrar para el futuro, también tendrá que volver a pagar impuestos, para soportar los gastos del nuevo estado chavista. Se creará un nuevo tramo a partir de 140.000 euros, al que se aplicará un 27% de tipo de gravamen, un incremento de cuatro puntos en total.

Por otra parte, subirá en un 1% el tramo máximo de la escala de gravamen estatal del Impuesto sobre el Patrimonio, llegando hasta el 3,5% para patrimonios superiores a 10 millones. Es para incentivar que tenga todo en alquiler, para que el nuevo Estado acapare todos los activos. Como dice Iglesias, «hay que ser patriota y tener altura de miras».

El impuesto del IVA, el más injusto para las rentas más bajas, es también el impuesto que más recauda y el que menos perjudica el desarrollo económico. En España, tenemos un valor del 21%, de los más bajos de la Unión Europea. Veremos una subida entre 2 y 4 puntos.

La exención por la percepción de dividendos percibidos de una sociedad en la que se posee más del 5% de su capital se reducirá. En estos casos, el 100% del dividendo está exento. La reforma prevé que la exención sea del 95%.

Entre las medidas que pretende aprobar en en esta legislatura, está la de establecer que la cuota líquida del impuesto de sociedades, que, en ningún caso y sin ninguna excepción, no podrá ser inferior al 15% de la base imponible positiva para las empresas que facturen más de 20 millones de euros o para aquellas que consoliden fiscalmente.

Es un robo institucional programado para poder alcanzar la cota de los 80.000 millones de euros del sargento Yolanda. Se establece también un tipo mínimo del 15% para la base imponible positiva. Esta medida es la más electoralista, pero es la que menor incidencia va a tener en las empresas. Por otra parte, el Gobierno prevé el aumento del valor de los inmuebles, aunque en el mercado la tendencia sea al contrario.

Pero donde este gobierno quiere clavar sus dientes es a las rentas altas. Tendrá un efecto más de propaganda que recaudatorio, limitará la inversión en España. Pero tampoco se van a olvidar de la clase media, pymes y autónomos, que consiguen a duras penas ahorrar algo. Les esperan con otras medidas que afectan a los seguros de vida, al exit tax o a las potestades administrativas.

Tengo mis dudas de que el Gran Capitán, con estas políticas fiscales, ayude en un futuro próximo a la creación de puestos de trabajo y creación de riqueza, fomentando el bienestar de todos los españoles, en una monarquía constitucional. ¿Quizás busque con un Estado como el de Maduro y sus secuaces?

Fuente: Enrique de Areba – El Economista

Comparte esta página: