El Gobierno impidió el 5 de marzo llevar a los hospitales a los ancianos contagiados en residencias

El Gobierno impidió el 5 de marzo llevar a los hospitales a los ancianos contagiados en residencias
Revisión de coronavirus en una residencias de mayores.
Comparte esta página:

Un documento de Sanidad no pedía la preparación de unidades sanitarias especializadas dentro de los geriátricos, sino que reclamaba el confinamiento en sus cuartos

El PSOE y Podemos no han dejado de culpar a las autonomías de las víctimas mortales de las residencias de mayores. Pero lo cierto es que el 5 de marzo y por medio de un documento técnico, el Gobierno exigió a las residencias que dejaran en sus cuartos a todos los mayores con «sintomatología respiratoria aguda».

El documento recogía las pautas a seguir en materia de lucha contra el Covid-19. Y ese texto fue emitido antes de la aprobación del estado de alarma y antes del disparo de los contagios por el brote del 8-M. De hecho, se emitió cuando no había problemas de colapso hospitalario. Pese a ello, y haciendo uso de la competencia constitucional exclusiva del Estado -por medio del Ministerio de Sanidad- para gestionar todo asunto de Sanidad Exterior, el Gobierno pidió a las residencias que dejaran a sus contagiados en los centros de mayores, en vez de enviarlos a los hospitales. El resto de la historia es conocido.

residencias
Extracto del documento de Sanidad donde consta que «todos aquellos residentes que presenten sintomatología respiratoria aguda, deberán restringir sus movimientos lo máximo posible».

El texto fue emitido oficialmente con el nombre «Documento técnico. Recomendaciones a residencias de mayores y centros sociosanitarios para el Covid-19».

Allí se incluía un apartado sobre «Medidas generales de información y actuación dirigidas a los directores o responsables de los centros para protección de la salud de residentes». Y en ese apartado se señalaba que «como norma general, las estrategias que se recomiendan para prevenir la propagación de Covid-19 en los centros sociosanitarios no difieren de las estrategias que estos centros usan para detectar y prevenir la propagación de otros virus respiratorios como la gripe».

Gripe común

La comparación con la gripe común se hizo pese a que a esas alturas, Italia mostraba ya un cuadro dramático, España había reconocido su primera víctima mortal, y la OMS había advertido ya en dos ocasiones a España de los efectos devastadores del coronavirus.

Los detalles del texto señalaban que «los trabajadores con sintomatología respiratoria deberán consultar a los servicios sanitarios/servicios de prevención/mutuas para realizar una valoración individualizada sobre la pertinencia de la continuidad de sus actividades laborales».

Se añadía que «se contactará mediante mensajes o circulares con los visitantes, usuarios y familiares para indicarles que no deben acudir a estos centros si presentan síntomas de infección respiratoria aguda y que se pongan en contacto con el mismo para realizar una valoración individualizada en el caso de que sea imprescindible que acudan».

Sintomatología aguda

Pero, sobre los propios mayores residentes, se incluyó una exigencia altamente delicada: «Como norma general, todos aquellos residentes que presenten sintomatología respiratoria aguda, deberán restringir sus movimientos lo máximo posible y quedarse en una habitación con buena ventilación (preferiblemente al exterior) e idealmente con un baño propio».

La nota no pedía el traslado a un hospital. Ni la preparación de unidades sanitarias especializadas dentro de las residencias. Reclamaba el confinamiento en sus cuartos.

El texto daba más indicaciones: «Las salidas a las zonas comunes deberán restringirse al mínimo posible y si estas fueran necesarias, deberán llevar una mascarilla quirúrgica. Se han de seguir estrictamente los protocolos que dispongan los centros sociosanitarios para la prevención de enfermedades transmitidas por vía aérea (como la gripe). Como medida de precaución, se recomienda que todo residente con sintomatología respiratoria que vaya a ser atendido por un trabajador lleve una mascarilla quirúrgica». Y fin.

El resto de indicaciones simplemente pedían disponer «en estas zonas dispensadores con solución hidroalcohólica, pañuelos desechables y contenedores de residuos, con tapa de apertura con pedal, para la higiene de manos e higiene respiratoria». Tener igualmente «dispensadores de solución hidroalcohólica para residentes (idealmente tanto dentro como fuera de la habitación). Se asegurará de que haya pañuelos de papel disponibles y todos los aseos cuenten con jabón y toallas de papel para lavarse las manos».

Y «se recomienda que los familiares, visitantes y usuarios que provengan o hayan estado en zonas o lugares considerados como zonas de riesgo en los últimos 14 días, no visiten los centros sociosanitarios a menos que sea absolutamente necesario».

Fuente: Carlos Cuesta – OKDiario

Comparte esta página: