2.000 vehículos toman el centro de Valladolid en la caravana de Vox contra el Gobierno de Sánchez

2.000 vehículos toman el centro de Valladolid en la caravana de Vox contra el Gobierno de Sánchez
Comparte esta página:

El partido liderado por Santiago Abascal ha llamado a los ciudadanos a colapsar este sábado en coche las calles de las ciudades para pedir la dimisión de los miembros del Ejecutivo

Dos mil coches, motos e incluso bicicletas, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno en la provincia, decorados con banderas de España, han llenado las principales arterias del centro de Valladolid durante al menos dos horas al mediodía de este sábado, en una caravana convocada por el partido Vox para mostrar el rechazo a la gestión del Gobierno central, dirigido por el socialista Pedro Sánchez.

Desde las 12:00 horas la ‘Caravana Fase Libertad’ ha comenzado a circular desde la Feria de Valladolid en dirección al puente de Poniente, por donde los primeros vehículos de la comitiva, muchos de ellos ocupados por más de una persona, han comenzado a transitar cinco minutos después de mediodía. Una hora y media después todavía pasaban coches por ese punto con banderas de España asomando por las ventanillas y acompañados por la banda sonora de sus propios bocinazos.

Como si la Selección Española acabara de ganar un importante partido de la Eurocopa o el Mundial, los vallisoletanos que han participado en la marcha han decorado sus vehículos con banderas de todo tamaño, bufandas y algunos de ellos, mayoritariamente llevaban las mascarillas, se han ataviado con sombreros o pelucas con los colores de la enseña nacional.

Algunos han añadido a sus coches proclamas como ‘Sánchez dimisión’ o ‘Basta de bandazos’, en una comitiva que ha transcurrido sin apenas incidentes, salvo algún joven que ha increpado a varios de los participantes en el Paseo de Zorrilla, a la altura de la Plaza de Toros, según informa Europa Press.

El recorrido seguía, con paradas en los semáforos en rojo, por Isabel la Católica, calle San Ildefonso y el Paseo de Zorrilla, por donde los vehículos continuaban la marcha hasta una de las rotondas de La Rubia, y ahí volvían por el sentido contrario, por lo que entre ese punto y el paseo de Filipinos los participantes coincidían en ambas direcciones y el nivel de decibelios se elevaba al máximo.

Comparte esta página: