Tú puedes ser La Resistencia

Tú puedes ser La Resistencia
Comparte esta página:
-Opinión de Liberal Enfurruñada-

Ya es algo imparable. Las primeras cacerolas comenzaron a escucharse de forma aislada hace más de mes y medio. En cada barrio empezó un vecino cualquiera desde su terraza, él sólo insistió día tras día durante semanas hasta que se le unió un segundo vecino que, a lo lejos, se sumó a su protesta. Y así poco a poco cada día se iba uniendo alguno más hasta que el pasado 10 de mayo los medios de comunicación no tuvieron más remedio que informar de lo que estaba pasando en la madrileña calle Núñez de Balboa, donde decenas de vecinos se reunieron de forma espontánea para exigir la dimisión de todo el Gobierno presidido por Pedro Sánchez. A partir de ese día el clamor comenzó a extenderse por cada barrio de cada ciudad de España y ya somos miles de personas las que cada día protestamos cacerola en mano en las calles o desde nuestras terrazas.

Motivos desde luego no faltan. Protestamos porque el Gobierno nos ha convertido en el país del mundo con mayor número de muertos por habitantes y con mayor porcentaje de población sanitaria infectada. Por su imprevisión al no reaccionar a tiempo, ya sea por maldad, para no tener que prohibir las manifestaciones comunistas del 8M como muchos pensamos; o ya sea simplemente por ineficacia, como creen los más pardillos. Les condenamos por la nefasta gestión de las compras de equipos de protección que tuvo a nuestros sanitarios durante demasiadas semanas luchando contra el virus a pecho descubierto, mientras ellos hacían compras millonarias a empresas fantasma, ubicadas en paraísos fiscales, que nos enviaban materiales defectuosos muchísimo más caros de lo que en realidad cuestan los auténticos.

Pedimos que dimitan por habernos mentido en todo, por no darnos una cifra que sea creíble, por manipular todos los informes y estadísticas, por hacernos creer que siguen los consejos de expertos científicos cuando en realidad sólo cuentan con funcionarios obedientes y sumisos que siguen las consignas que les marca Iván Redondo. Por no dejarse asesorar por quien de verdad sabe lo que hay que hacer, por no pedir consejo ni opinión a nadie. Por imponer sus criterios por la fuerza. Por habernos convertido en el hazmerreír de los medios de comunicación internacionales a costa de tanta muerte y sufrimiento. Les reprochamos que nos hayan dejado desamparados frente a la pandemia, porque ya sabemos que no podemos fiarnos de nada de lo que ellos nos recomienden, porque no saben si debemos usar mascarillas o no, porque hoy nos recomiendan que no las usemos y mañana nos multarán por no llevarlas. Porque nos dicen que no debemos ponernos el mismo tipo de mascarillas que se ponen ellos. Porque dan las ruedas de prensa con guantes y nos piden a nosotros que no los usemos.

Queremos que se marchen porque los que hoy nos permiten juntarnos diez personas alrededor de la misma mesa de la terraza de un bar, nos prohíben practicar ningún deporte que no sea individual. Porque cada día nos demuestran que no se puede confiar en su criterio, que no son de fiar, que nos van a seguir mintiendo, que sólo intentan mantenerse en sus puestos conservando su poder y sus pagas millonarias y nuestra vida y salud les importan una higa. Nos rebelamos porque vemos el daño que ya nos han hecho y sabemos que si son ellos los que se encargan de tomar las decisiones de aquí en adelante, nuestra ruina será terrible e irreparable. Y lo hacemos democráticamente, cacerola en mano. Exigimos al PSOE, como partido más votado en las últimas elecciones generales, que se quite de encima al Fraudillo y a todo su Gobierno de incompetentes y que se busque a otros aliados que no sean los golpistas, proetarras y comunistas chavistas que nos han causado ya tantas desgracias, porque ese es su único objetivo político. Y al resto de partidos de la oposición les mandamos el mensaje de que estamos hartos y no vamos a consentir que vuelvan a doblegarse ante un tirano que gobierna en un estado de alarma permamente en el que ejerce un poder absoluto que las urnas ni le han dado, ni nunca le darán. ¡Sánchez vete ya! ¡Gobierno dimisión! ¡Tú puedes ser La Resistencia!

Comparte esta página: