Francia asegura que no subirá los impuestos e insiste en que la deuda que se genere se devolverá más tarde

Francia asegura que no subirá los impuestos e insiste en que la deuda que se genere se devolverá más tarde
Francia asegura que no subirá los impuestos e insiste en que la deuda que se genere se devolverá más tarde

El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, afirmó este lunes que su Gobierno no aumentará los impuestos para afrontar el fuerte aumento del gasto público por la crisis, e insistió en que la deuda que se genere se devolverá, pero más tarde y gracias al crecimiento futuro de la actividad.

Le Maire, en una entrevista a la emisora France Info, dijo que subir los impuestos es recurrir a “la solución fácil” y repitió que su Ejecutivo no tiene intención de hacerlo. A ese respecto, explicó que no se volverá a restablecer -como lo piden algunos, sobre todo en la izquierda- el Impuesto sobre la Fortuna (ISF) que el presidente, Emmanuel Macron, suprimió al comienzo de su mandato.

El ISF, que grababa los patrimonios superiores a 1,3 millones de euros, fue reemplazado por el Impuesto sobre la Fortuna Inmobiliaria (IFI) que sólo pagan aquellos cuyos bienes inmobiliarios tienen un valor superior a esos 1,3 millones de euros.

El ministro afirmó que tampoco se dará marcha atrás a las otras reformas fiscales realizadas por Macron, en particular la reducción de los impuestos sobre el capital porque considera que “dieron resultados”.

Preguntado sobre la posibilidad de anular la deuda que se genere para afrontar las consecuencias de la crisis del coronavirus, respondió que eso no se puede hacer, que “habrá que pagar la deuda”, pero no de forma inmediata, sino que en una primera fase “la prioridad absoluta” es relanzar la economía y el empleo. “Más tarde llegará el momento de reembolsar la deuda” y eso se hará “con el crecimiento”, añadió sin referirse a plazos.

En cuanto a la rebaja de las perspectivas para la economía francesa, anunciada por la agencia de calificación Fitch el pasado viernes, Le Maire estimó que “no era una sorpresa”, sino algo esperado teniendo en cuenta el incremento del gasto que se va a producir con la crisis.

No obstante, puntualizó que Fitch ha modificado la perspectiva pero no ha bajado la nota de Francia, que sigue siendo de “AA” (la segunda más elevada). Y también que la agencia de calificación considera que la economía francesa “tiene bazas considerables”.

El ministro francés, por otro lado, dijo que está preparando planes de apoyo a dos de los sectores que más están sufriendo por la actual crisis, el automovilístico y el de la aviación. El primero se presentará en una quincena de días y el segundo antes del mes de julio.

Fuente: República/EFE

Comparte esta página: