Ninguneo al Rey: más de 150 actos ignorados durante el confinamiento

Ninguneo al Rey: más de 150 actos ignorados durante el confinamiento
El Rey, con la Guardia Real, a la que envió a luchar contra el Covid cuando estalló la epidemia - Casa del Rey

La mayoría de los medios, incluida RTVE, han escatimado la información sobre la labor del Jefe del Estado en el momento más grave de la democracia.

Desde que se decretó el estado de alarma, hace dos meses, los Reyes han realizado más de 150 actividades -entre visitas, mensajes, reuniones, gestiones, audiencias, llamadas y videoconferencias-, todas relacionados con la pandemia del Covid. Sin embargo, una gran parte de la sociedad no se ha enterado.

En una etapa marcada por las altas cifras de muertos y de infectados, el colapso hospitalario, los escándalos en la compra de material, la ruina económica y el agrio debate político, las noticias que han protagonizado los miembros de la Familia Real -también la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía- han pasado casi inadvertidas.

Solo unos pocos medios han informado asiduamente de la actividad del Jefe del Estado en el momento más grave de la democracia. La mayoría ha mantenido un silencio manso y algunos han aprovechado ese silencio para propalar dudas sobre la utilidad de la Monarquía.

El ninguneo más llamativo ha sido el de la cadena pública, RTVE, que a lo largo de la democracia ha cubierto puntualmente la actividad de los Reyes, alentada por los sucesivos gobiernos. Desde que se decretó el estado de alarma, los telediarios de La 1 apenas han informado de unos pocos actos de los 150 que ha protagonizado la Familia Real, y la mayor parte de la información se ha relegado al canal 24 Horas, con escasa audiencia. La cadena pública sí emitió, como casi todas las demás, el mensaje que el Rey transmitió el 18 de marzo, visto por 14,6 millones de espectadores.

Desde julio de 2018, RTVE está dirigida por la periodista Rosa María Mateo como administradora única, y no existe un Consejo de Administración plural (sus miembros deben ser votados por el Congreso y el Senado) que ejerza de contrapoder frente a un Gobierno cuyo vicepresidente, Pablo Iglesias, encabeza las críticas contra la Monarquía y cuyo presidente, Pedro Sánchez, las tolera.

Además, el único programa de televisión dedicado a informar de la actividad de la Familia Real, Audiencia Abierta, que se emite los sábados, quedó suspendido cuando se declaró la pandemia y, aunque La Zarzuela genera suficiente información semanal para retomarlo, sigue sin emitirse.

A la vez que ha ido disminuyendo la información de la Jefatura del Estado, en TVE han ido aumentando las críticas a la Corona. El pasado 22 de marzo llegó a emitir en Informe Semanal un documental titulado «La Monarquía en estado de alarma» que suscitó muchas críticas, ya que trataba de dirigir contra el actual Rey el malestar por las supuestas cuentas de Don Juan Carlos en el extranjero.

Aparte del silencio manso de la mayoría de los medios, ha habido otras circunstancias, provocadas por el estado de alarma, que han dificultado la difusión de la actividad de la Familia Real. Aunque los periodistas pueden trasladarse para cubrir las noticias, lo cierto es que el Palacio de La Zarzuela optó desde el primer momento por evitar estos desplazamientos a lugares en los que hubiera resultado muy difícil que los informadores mantuvieran la distancia de seguridad entre ellos. Para ello, la Casa del Rey, que está funcionando con las mismas limitaciones que el resto del país, ha facilitado a los periodistas durante estos dos meses información, fotos y vídeos de cada acto.

Antes de que estallara la pandemia, La Zarzuela comunicaba cada viernes a la prensa la agenda de la Familia Real de la siguiente semana. De esa forma, cuando los responsables de los distintos medios de comunicación se reunían cada mañana para valorar las noticias y las previsiones, y repartir el espacio o el papel, reservaban o no una parte para los actos de la Corona.

En esta etapa de confinamiento, la mayoría de los actos se han ido comunicando sobre la marcha. Al no conocer la agenda de los Reyes con antelación, las televisiones tampoco han podido desplazar equipos para hacer conexiones en directo, y sólo disponían de las imágenes, iguales para todos, enviadas por La Zarzuela y con los vídeos mudos (sin sonido ambiente), salvo que hubiera discurso de los Reyes. Además, como la mayor parte de los actos han consistido en videoconferencias, las imágenes eran prácticamente las mismas un día tras otro, lo que le restaba atractivo informativo.

Tras dos meses trabajando con este «formato de confinamiento», ignorado por muchos medios y que no ha llegado a la opinión pública, los Reyes empezarán este lunes su desescalada y asistirán a un acto en Telefónica con cobertura abierta y en directo, aunque virtual. En el auditorio no habrá público ni prensa, pero se podrá seguir por internet. Será la presentación del Infome Cotec, que promueve la innovación como motor económico.

Fuente: Almudena Martinez-Fornés – ABC

Comparte esta página: