Síndrome de Estocolmo a la italiana: La joven raptada de regreso, abraza el Islam

Síndrome de Estocolmo a la italiana: La joven raptada de regreso, abraza el Islam
La cooperante Silvia Romano, vestita con una tunica verde, accolta al sui arrivo dal premier Giuseppe Conte (s) e dal ministro delgi Esteri, Luigi Di Maio, all'aeroporto di Caimpino, Roma. 10 maggio 2020. ANSA / FABIO FRUSTACI

 «Afortunadamente estoy bien, física y mentalmente, estoy muy feliz, ahora solo quiero estar con mi familia», fueron las primera palabras pronunciadas hoy por la colaboradora social Silvia Romano, al volver a Italia, tras estar raptada hace 18 meses en Kenia y liberada ayer en Somalia.
    Luego de aterrizar en el aeropuerto Ciampino de Roma, de uso militar, la joven saludo al ministro de Relaciones Exteriores, Luigi Di Maio, quien la esperaba para darle la bienvenida junto con el primer ministro Giuseppe Conte.
    Se saludaron con un «toque» en el codo, en cumplimiento de las normas contra el coronavirus.
    «Bienvenido a Italia, Silvia!», escribió Conte en Twitter, con una foto de su encuentro con la joven.
    «La operación que condujo a la liberación de nuestra compatriota Silvia Romano acaba de terminar, después de un cautiverio de 18 meses. La intervención, realizada por el personal del AISE (la inteligencia italiana) junto con la preciosa colaboración de los servicios turco y somalí, fue llevada a plazo después de intensas y complejas actividades operacionales y de inteligencia en contextos territoriales extremadamente peligrosos», detalló el premier italiano.
    «En los días en que la operación estaba en progreso, se mantuvo la confidencialidad necesaria para garantizar el éxito de la historia», amplió.
    Conte también subrayó «el compromiso de investigación de la la Autoridad Judicial italiana» y también «la atención extraordinaria que el Gobierno tiene hacia la vida de los compatriotas, que siempre se considera una prioridad absoluta».
    En otro tramo de su mensaje, Conte subraya «el trabajo invaluable de los hombres y mujeres del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la unidad de crisis».
    «La sonrisa de Silvia nos infunde a todos, en todo el país, una gran cantidad de energía, un soplo de oxígeno más que nunca necesario en este momento. Bienvenida de nuevo a casa», concluyó el primer ministro.
    A su vez Conte, realizó un comentario en el aeropuerto. «En este momento de gran dificultad, una señal de que el estado está allí», afirmó.
    Para el ministro Di Maio, «estos resultados se obtienen solo si hay sacrificio personal, en particular AISE, pero también gracias a la Farnesina (ministerio de Exteriores) y la unidad de crisis».
    «Cuando trabajamos juntos de manera coherente, concentrada, siempre lo logramos. Es un día hermoso, estoy muy feliz por Silvia, por sus padres y por todos los italianos que han estado esperando este momento», completó el canciller Di Maio.
    Tan pronto como llegó a Roma y saludó al primer ministro y al ministro de Exteriores, Romano fue sometida a la prueba de coronavirus.
    La joven vestía una túnica verde que cubría sus cabellos y medio cuerpo y portaba un tapabocas.
    Romano, inmediatamente después de la liberación de ayer en Somalia, se habría referido a su posible conversión al Islam pero sin dar más indicaciones. «Quiero hablar primero con mi familia», habría dicho, según trascendió.

Fuente: ANSA LATINA

Comparte esta página: