Iglesias bendice el pacto con Arrimadas si no amenaza su presencia en el Gobierno

Iglesias bendice el pacto con Arrimadas si no amenaza su presencia en el Gobierno
Pablo Iglesias habla con la socialista Adriana Lastra en el Congreso Europa Press
Podemos tiende la mano a Inés Arrimadas para sortear los vaivenes de ERC en la situación de emergencia pero exige un blindaje en la estructura del Ejecutivo. «Es un nuevo Ciudadanos» comentan en la formación.
Pablo Iglesias acepta con condiciones el acercamiento de Pedro Sánchez a Ciudadanos para la cuarta prórroga del estado de alarma. El plan del Gobierno es mantener durante varias semanas la situación de excepcionalidad, y tras el giro del Partido Popular y de Esquerra Republicana de Catalunya, la Moncloa ha logrado convencer a Ciudadanos. Podemos, con sus 35 diputados, ve en esa maniobra una vía útil para salvar el Ejecutivo, siempre y cuando no afecte a la vicepresidencia social y al peso de los morados en el Gobierno.

Podemos sabe que después del giro de ERC la prioridad es amarrar una mayoría para la votación del miércoles. La cúpula morada concluía que sin respaldo del Congreso al estado de alarma el Gobierno se vería herido de muerte. Y en ese contexto aboga por un armisticio con el partido de Inés Arrimadas aceptando por la vía de los hechos los movimientos de Sánchez.

Los de Iglesias descartan posturas radicales ante el intento de Sánchez de salir de un cul de sac generado por la traición de ERC. La buena señal para Podemos es que, según afirman fuentes del partido, Ciudadanos no está pidiendo una remodelación del Ejecutivo tal y como podría hacer el PP, ni que Iglesias renuncie a la vicepresidencia social. “No están en este plan. Es un nuevo Ciudadanos, alejado del PP y Vox, que están echados al monte”, argumentan en Podemos, donde hablan de “mano tendida”.

Geometría variable y «teatro» de ERC

Iglesias quiere defender las prerrogativas de gobierno de los morados, ya que de momento es prematuro hablar de políticas. Sánchez aseguró el sábado pasado que en la crisis ningún ministerio se verá despojado de sus competencias. Fue un guiño a Podemos, que controla cuatro ministerios y una vicepresidencia y al que el viraje de ERC debilita en su papel de muñidor del pacto con los nacionalistas.

Los vaivenes de ERC han creado, de hecho, mucho malestar en Podemos. Ocurrió en los presupuestos del año pasado, y ahora con el coronavirus. La rabia es mucha. La sensación compartida en las filas moradas es que el socio de investidura se está mostrado “más entregado a sus intereses que a estabilizar un gobierno de izquierdas”.

Esta es la queja de los morados, que asumen la geometría variable (colindante con unas convergencias paralelas) de Sánchez con Ciudadanos, pero dudan de que pueda sobrevivir más allá de las ocho semanas de estado de alarma (finales de junio) que Sánchez anunció.

Fuentes de Podemos dejan entrever que Iglesias difícilmente se despojará del esquema izquierdista que lanzó hace dos años cuando logró los números necesarios para aupar a Sánchez a la Moncloa y después atraerle hacia una mayoría de gobierno con Podemos como muleta necesaria. Ahora se trata de superar un bache puesto por ERC, y tal vez de enviar un mensaje a los republicanos de que no se permitirá otra traición. Poco más. «Lo de ERC es puro teatro», insisten desde los Comunes en Cataluña.

Inés Arrimadas en un acto reciente en el Congreso de los Diputados. Cs

«Nadie rechaza ese apoyo con la pandemia»

En definitiva, Podemos se pone de perfil y espera hacer de la necesidad virtud. Sobre todo evita meter palos en la rueda de Sánchez en un momento tan delicado. “En la situación actual de pandemia y necesidad de una mayoría suficiente para la prórroga del estado de alarma, nadie va a rechazar este apoyo ni va a suponer un trauma”, aseguran en la formación.

A falta de saber si el partido de Pablo Casado se decantará por rechazar el decreto o abstenerse en la votación de este miércoles, la Moncloa tiene amarrada la votación con Ciudadanos y el apoyo del PNV. La clave es eminentemente aritmética: porque los 10 diputados de Arrimadas pueden sustituir a los 13 de ERC y de ahí la negociación de Sánchez (sobre todo Carmen Calvo) con ella.

Según el acuerdo firmado anoche, Arrimadas y Sánchez mantendrán una comunicación constante cada semana y avanzarán en acuerdos económicos. «El Gobierno y Ciudadanos se comprometen a mantener el diálogo para la adaptación de los ERTEs y las ayudas a pymes y autónomos para que puedan adecuarse éstas y el resto de las medidas de protección social a las necesidades que se produzcan más allá del estado de alarma», anunciaron desde Moncloa.

Sobre estas bases Sánchez y también Podemos esperan que se den los números suficientes para mantener un estado de alarma «por el tiempo estrictamente necesario». Y ante la probable negativa del PP, en Podemos comentan que “sería absurdo que votaran en contra, porque es la única herramienta eficaz para frenar el contagio”. Aunque reconocen que a partir de ahora el Gobierno debe modificar su estilo y hacer “más gestos” para evitar que se repita la situación actual. Un claro guiño a que no se pierda del todo la entente con los nacionalistas que en la lógica de Iglesias sigue siendo necesaria para mantener el «bloque de la mayoría de censura» que le permitió llegar al Gobierno.

Fuente: Luca Costantini – Vozpópuli
Comparte esta página: