Urkullu pide la vuelta a la legislación ordinaria y el fin de excepcionalidad

Urkullu pide la vuelta a la legislación ordinaria y el fin de excepcionalidad
El Lehendakari, Íñigo Urkullu. (Mikel Arrazola/Europa Press)
Para el Lehendakari, se puede «garantizar la salud pública y el retorno paulatino a la normalidad institucional», con un resultado «más democrático, participado y eficaz».

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha solicitado este domingo formalmente al presidente Pedro Sánchez que se reformule «el modelo de gestión de esta crisis», provocada por el coronavirus, y «que se replantee la aplicación de la legislación de excepcionalidad», es decir, el estado de alarma, para pasar a implementar la legalidad ordinaria con el fin de «garantizar la salud pública y el retorno paulatino a la normalidad institucional». Además, ha vuelto a reclamar «respeto al autogobierno» de Euskadi y ha considerado «imprescindible articular un marco bilateral estable de diálogo para la gobernanza compartida», basada en «la codecisión».

Urkullu, que ha participado hoy en la octava videconferencia de presidentes autonómicos con Sánchez, ha abundado en sus críticas al modo que tiene el presidente de gestionar el estado de alarma y el mando único. Por ello, ha insistido en lo que ya ha reclamado públicamente esta semana, en levantar «la aplicación de la legislación de excepcionalidad» y recuperar la legalidad ordinaria, justo cuando Pedro Sánchez anunció ayer mismo que pedirá la cuarta prórroga del Estado de Alarma, aunque abierto a cogobernar la desescalada con las comunidades autónomas.

Sabéis todos lo que pienso de esta forma de actuar. Mi disposición a la colaboración es plena. Me gustaría escuchar

Para el Lehendakari, se puede «garantizar la salud pública y el retorno paulatino a la normalidad institucional», con un resultado «más democrático, participado y eficaz», recurriendo a la Ley Orgánica de Salud Pública de 1986 y la Ley General de Salud Pública 33/2011; y en el ámbito vasco, a la Ley 8/1997 de Ordenación Sanitaria. Al inicio de su intervención, Iñigo Urkullu ha celebrado la mejoría en la evolución de los datos sanitarios que están logrando promover los sistemas de salud en todas las Comunidades Autónomas.

Inmediatamente después, se ha dirigido al presidente del Gobierno español para recordarle que no comparte el modo que tiene de gestionar el estado de alarma y el mando único. Además, le ha reprochado que este pasado sábado, «una vez más«, anunciara en público un fondo de 16.000 millones para las Autonomías, sin que éstas tuvieran «el más mínimo conocimiento». También ha lamentado que no haya avanzado en su concreción. «Sabéis todos lo que pienso de esta forma de actuar, pero mi disposición a la colaboración es plena. Me gustaría escuchar si no he actuado con lealtad a la colaboración», ha dicho a los asistentes al encuentro.

Tres preguntas

A continuación, ha planteado tres preguntas relacionadas con la situación económica y el empleo que, hasta la fecha, «no han obtenido respuesta«. En primer lugar, se ha referido al Ingreso Mínimo Vital, del que, según ha recordado, llevan «ya unas cuantas semanas recibiendo información a través de los medios». «Dos de los Ministerios se han puesto en contacto con nuestro Gobierno, sí, pero no han concretado la cuestión. Es obvio que esta prestación se debe poner en marcha conociendo la realidad de cada Comunidad Autónoma», ha indicado.

Es conveniente poder conjugar la actividad parcial con el mantenimiento del ERTE. ¿Va a ser posible?

Asimismo, ha subrayado que debe coordinarse con los modelos de asistencia existentes, entre ellos, la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) en Euskadi, ayuda que tiene como fin contribuir a la inserción laboral y social. «¿Cuándo vamos a poder disponer de un primer borrador para hacerle llegar nuestras aportaciones en la colaboración que usted solicita, además de las consideraciones que ya habíamos enviado?. Lo pregunto porque se ha adelantado el objetivo de ofrecer esta prestación en mayo y nos encontramos en mayo», ha recordado a Sánchez. En este punto, ha explicado que también podría ahondar en otras cuestiones que le preocupan «como, por ejemplo, las residencias, competencia de las Diputaciones Forales de los Territorios Históricos en Euskadi», así como otras ya apuntadas en reuniones anteriores.

ERTEs

A continuación, el Lehendakari ha planteado la segunda cuestión, comenzando por calificar de «acertado que se busque un acuerdo con los agentes económicos y sociales para activar una prórroga de los actuales ERTE por fuerza mayor», así como el mantenimiento del cobro del subsidio del personal trabajador afectado, más allá del Estado de Alarma, al menos hasta final del verano.

La UE va a necesitar el concurso responsable de todos cuantos creemos en el proyecto europeo porque, sin Europa, no somos nada

De igual forma, conforme con «las negativas expectativas económicas y de empleo, especialmente en la industria», cree que «sería conveniente una transición ágil y flexible a nuevos ERTEs por causas económicas y organizativas». «Numerosas empresas, negocios y comercios van a tener que iniciar su actividad de forma paulatina, atendiendo a lo establecido en el Plan de Transición. Es conveniente poder conjugar la actividad parcial con el mantenimiento del ERTE. Es una herramienta fundamental para garantizar el mantenimiento de los actuales empleos. ¿Va a ser posible?», ha apuntado.

Europa

En tercer lugar, ha aludido al marco europeo, para destacar que «el escenario de los meses que quedan, en 2020 y 2021, va a ser muy intenso en términos globales de crisis, con todo tipo de afecciones industriales, financieras, sociales…». «Las transformaciones necesarias van a situar a la UE ante su propio desafío en este siglo. Va a necesitar el concurso responsable de todos cuantos creemos en el proyecto europeo porque, sin Europa, no somos nada», ha advertido. En este sentido, ha recordado que la UE ha aprobado el nuevo instrumento financiero SURE, dotado con 100.000 millones de euros, y que se espera que esté operativo el 1 de junio.

Entiendo la coordinación interinstitucional de otra manera diferente a como se ha venido practicando hasta esta semana

Por ello, Iñigo Urkullu ha preguntado: «¿tiene pensado el Gobierno español solicitar financiación al Programa SURE?». «Si fuera así, ¿se está diseñando algún Plan para ayudar a las empresas que quieran mantener el empleo, pero que necesiten reducir temporalmente las horas trabajadas?. En este caso, ¿cómo se plantea la asignación de los recursos entre las diferentes Comunidades Autónomas?», ha cuestionado. A su juicio, «el empleo, como la salud, es un objetivo prioritario y compartido» y va a ser «necesaria la colaboración». Para ello, ha vuelto a mostrar su disposición «porque es necesario generar confianza, la de la sociedad y de los países de la UE». Para Urkullu, es precisa «la confianza» porque se teme que la situación de los mercados financieros «es muy delicada y existe riesgo real de una crisis de deuda y liquidez».

Respeto al autogobierno

Tras plantear estas tres preguntas, el Lehedakari ha recordado que ha pedido reiteradamente «respeto al marco competencial del autogobierno». En este contexto, ha recordado a Pedro Sánchez que él mismo ha hablado de «Estado compuesto» y que también otros presidentes autonómicos han apelado a la corresponsabilidad. «Yo entiendo la coordinación interinstitucional de otra manera diferente a como se ha venido practicando hasta esta semana. Es imprescindible articular un marco bilateral estable de diálogo para la gobernanza compartida, gobernanza colaborativa basada en la codecisión», ha asegurado.

Es necesario recuperar la legalidad ordinaria para garantizar la salud pública y también el retorno paulatino a la normalidad institucional

Por ello, ha pedido que se reformule «el modelo de gestión de esta crisis» y se asiente el consenso entre quienes conforman la representación del Estado en cada Comunidad Autónoma. «Solicito que se replantee la aplicación de la legislación de excepcionalidad. Para implementar las medidas planteadas podemos utilizar las capacidades que otorga la legalidad ordinaria: la Ley Orgánica de Salud Pública de 1986 y la Ley General de Salud Pública 33/2011; y en el ámbito vasco, la Ley 8/1997 de Ordenación Sanitaria», ha remarcado.

En su opinión, es necesario «recuperar la legalidad ordinaria para garantizar la salud pública y también el retorno paulatino a la normalidad institucional». El resultado de todo lo anterior será más democrático, participado y eficaz», ha concluido.

Fuente: El Confidencial – Agencias

Comparte esta página: