Sánchez y Marlaska han acusado de «asesinato machista» a dos hombres inocentes en dos semanas

Sánchez y Marlaska han acusado de «asesinato machista» a dos hombres inocentes en dos semanas
Fernando Grande-Marlaska en un Consejo de Ministros con Pedro Sánchez al fond

El Gobierno de Pedro Sánchez está empeñado en demostrar que la Ley de Violencia de Género aprobada por José Luis Rodríguez Zapatero pulveriza por completo el principio constitucional de presunción de inocencia.

En tan sólo 15 días, el Gobierno ha acusado de «asesinato machista» a dos hombres, que luego han quedado en libertad porque no existía ninguna prueba contra ellos.

El presidente Pedro Sánchez anunció el jueves en su perfil de Twitter: «La violencia machista deja una nueva víctima en Corbera de Llobregat, Barcelona. Estos días son si cabe más difíciles para las mujeres que sufren violencia de género. Deben saber que no están solas y que los servicios de atención siguen activos las 24h. Mi cariño a su familia».

También la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, había anunciado en la misma red social un «asesinato machista en Corbera de Llobregat. El presunto asesino tenía una orden de alejamiento de ella y ha confesado el crimen. Ahórrennos las respuestas despectivas habituales, repletas de machismo e ignorancia, por favor. O por respeto». El departamento que dirige Victoria Rosell anunció que este crimen eleva a 19 el número de mujeres asesinadas por su pareja en lo que va de año.

Pues bien, el hombre de 45 años señalado como «asesino» por el presidente del Gobierno ha quedado este viernes en libertad, porque no existía ninguna prueba contra él. Los Mossos lo detuvieron el jueves como sospechoso de la muerte de su mujer, cuyo cadáver apareció junto a una riera de Corbera de Llobregat (Barcelona).

Tras las primeras pesquisas, los Mossos le han dejado ahora en libertad, pues la investigación apunta a que la muerte podría deberse a un accidente o un suicido. La delegada del Gobierno para la Violencia de Género, la podemita Victoria Rosell, se inventó que el detenido había «confesado el crimen».

La historia se repite. El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, anunció el pasado día 13 en la Cadena Ser que se había producido «un nuevo asesinato de violencia machista en Valladolid«, y expresó su «condena más firme» por dicho crimen.

Marlaska aludía a la detención de un hombre de 44 años, cuya mujer había fallecido tras caer al vacío desde un tercer piso del barrio de Pajarillos, en Valladolid. Pocas horas después de las declaraciones de Marlaska, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer dejó en libertad al detenido porque «no existen indicios para imputar conducta delictiva«, según el comunicado difundido por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

 

De este modo, en tan sólo 15 días, el presidente del Gobierno, el ministro de Interior y la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género han vulnerado la presunción de inocencia de dos hombres, a los que han acusado de asesinato pese a que no existía ninguna prueba contra ellos. Algo especialmente grava en el caso de Fernando Grande-Marlaska y la podemita Victoria Rosell, que son magistrados de profesión.

Fuente: M.A. Ruíz Coll – OKDiario

Comparte esta página: