¿Por qué en prensa lo llaman honestidad cuando quieren decir sectarismo?

¿Por qué en prensa lo llaman honestidad cuando quieren decir sectarismo?

El influyente ABC protestó de forma enérgica después de comprobar que el Gobierno filtraba las preguntas de la prensa. ¿Se ha erigido el diario de Vocento como adalid de la libertad de expresión? Puede ser. Y eso que la memoria nos dice que contribuyeron a que Mariano Rajoy trucase una rueda de prensa para evitar contestar a cuestiones incómodas.

El decano de la prensa madrileña también denunciaba hace unos días en portada que “Sánchez quiere legitimar la censura”. En 2014, no ha llovido tanto, ABC justificaba las mordazas porque había que priorizar la “seguridad nacional”.

Y de medios críticos con el Gobierno pasamos a los medios más afines al Ejecutivo: lo que decía La Sexta respecto a la crisis del ébola está al nivel de las declaraciones que realizaron por aquellas fechas Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

FAKES EN PRENSA

Los gobiernos de todos los países y colores llevan lanzando bulos desde hace siglos. El Gobierno central cuenta con una secretaría de Estado que enreda, controla con mano férrea RTVE y EFE, y desde Ferraz se vomitan argumentarios llenos de trolas.

La mentira es inherente a la vida política, pero los gobernantes ahora dicen que están muy asustados porque en Twitter @Pepito57 y otros majaderos dicen que Sánchez utiliza el césped de la Moncloa para ocultar muertos, o lo que inventen.

Soraya Sáenz de Santamaría, que gracias a Rajoy y la crisis de 2008 quizás fue la persona que más poder mediático ha acumulado en las últimas cuatro décadas, hacía ponencias sobre las mentiras de los rusos sobre la independencia en Cataluña a pesar de que su labor desde que se levantaba hasta que se acostaba estaba relacionada con las mentiras mediáticas.

VOX Y PODEMOS EN MATERIA MEDIÁTICA

El PSOE no se entera de nada en materia mediática y en Ferraz lo fían todo a que los editores afines les resuelvan la papeleta. Una actitud comunicativa menos infantil presentan Vox y Podemos, que se mueven como pez en el agua en el follón tuitero.

Prensa
Pablo Iglesias, vicepresidente segundo de España.

Pero ambos partidos utilizan herramientas poco presentables: Pablo Iglesias quiere llevar a los tribunales a diversos digitales. Es cierto que el vicepresidente segundo ha tenido soportar en sus carnes una guerra sucia inaudita en estos últimos años, pero el juicio por un tuit debería prohibirse.

TRUMP Y LA PRENSA

Vox por su parte imita a Donald Trump, millonario cuyo mayor acierto ha sido presentarse como un outsider. Santiago Abascal, que abrevó de los chiringuitos de Esperanza Aguirre, no parece un antisistema. Pero se vende como tal.

Y dicen que la culpa de todo la tienen Whatsapp, que ha decidido con buen criterio que no se pueda abrasar al personal, y Ana Pastor, que con su empresa de fackt checking, siempre según Vox, lava el cerebro de los españoles más ingenuos.

También hay medios que publicaban publirreportajes llenos de mentiras sobre el Covid19. ¿Lo paga Ferreras? No, fue la Junta de Andalucía. Pero aun así muchos de los periódicos conservadores que realizaron esta práctica han acusado al Gobierno central de propagar mentiras, quizás similares a las trolas de Juanma Moreno.

JAVIER NEGRE, UNA ESTRELLA EMERGENTE

Javier Negre ha ganado toneladas de fama en las últimas semanas. Este periodista de El Mundo ha lanzado un proyecto, Estado de alarma, canal de Youtube en el que está realizando prácticas escasamente recomendables.

Aunque lo más divertido del canal es ver como en algunas entrevistas Negre induce las respuestas con unas preguntas guerracivilistas dignas de 1934. No son los primeros charcos que pisa el colaborador de ‘El programa de Ana Rosa’, experto en la bronca desde hace muchos años.

Fuente: Andoni Fernández – Moncloa.com

 

 

Comparte esta página: