María Ruiz, la diputada de Vox que desquició a Iglesias con su discurso sobre las residencias

María Ruiz, la diputada de Vox que desquició a Iglesias con su discurso sobre las residencias
La diputada de Vox María Ruíz. Europa Press
Fue el primer cargo público que tuvo el partido liderado por Santiago Abascal, en Villaviciosa de Odón. Pero hasta el pasado miércoles no saltó a la palestra mediática.

María Ruiz Solás (Madrid, 1970) es concejal de Vox en el Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón desde hace cinco años. Fue el primer cargo público que tuvo el partido liderado por Santiago Abascal, pero hasta la sesión de control al Gobierno del pasado miércoles formaba parte de ese pelotón de nuevos diputados que el común de los mortales aún no logra identificar del todo.

A pesar de su tono calmado, logró desquiciar a Iglesias con su discurso. «Ni siquiera son fascistas, son simplemente parásitos«, estalló el vicepresidente de Asuntos Sociales al ser acusado de haber dejado a las personas mayores «encerradas» en las residencias sin opción a acudir a los hospitales.

En la ‘antigua normalidad’, esto es, la vida de siempre, pocos ciudadanos se tragaban las sesiones plenarias. Ahora, durante el encierro, escapar a la invasión de comparecencias televisadas de Pedro Sánchez, ruedas de prensa e intervenciones parlamentarias se ha convertido en una tarea complicada.

El confinamiento y un Iglesiascabreado como en los viejos tiempos ayudaron a catapultar a Ruiz a la palestra mediática. Ya participó en la anterior y breve legislatura. Ahora repite en la XIV. «No esperaba una reacción tan agresiva ni el efecto que causó», reconoce la diputada de Vox a Vozpópuli.

Era la primera vez que la política madrileña subía a la tribuna de oradores. Interpeló al vicepresidente sobre las medidas que había adoptado y que iba a adoptar para proteger a la población de mayor edad en las residencias, zona cero de la pandemia. «No me respondió a nada, venía preparado con la típica soflama contra Vox«, opina.

Ruiz responsabilizó a Iglesias y a la totalidad del Gobierno de dejar «a miles de nuestros mayores encerrados y condenados a muerte»

Todo comenzó con mucha dureza en el contenido y sin elevar la voz. Ruiz responsabilizó a Iglesias y a la totalidad del Gobierno de dejar «a miles de nuestros mayores encerrados y condenados a muerte«.

En un primer momento, el líder de Unidas Podemos le agradeció haberse «alejado del tono más habitual» de Vox. «Le pediría que me escuchara y que debatiéramos aquí y no nos dedicáramos a leer», insistió. Siguió defendiendo la actuación del Gobierno y frenó para llamar la atención a una Ruiz supuestamente distraída: «Le pediría que me escuchara, veo que le cuesta a usted escucharme«.

Ella atendía desde el principio. Pero Iglesias llevaba un rato confundiéndose de diputada. Cuando logró atinar entre las columnas, cargó contra los «corruptos» y los «fondos buitre» que -según leyó en un artículo de Infolibre– estaban detrás de gran parte de las residencias de ancianos gestionadas por las comunidades autónomas. «Ustedes son un partido antiespañol y antipatriota que representa los intereses de los corruptos y los fondos buitres», lanzó.

La cosa fue subiendo de nivel. «Han dejado que las personas mayores pasen a ser simple estadística, han borrado sus rostros y ocultado sus ataúdes para limpiar sus conciencias, y poder dormir por las noches, los han hacinado en pistas de hielo a la espera de que sus familias los encuentren y puedan hacerse cargo de sus cuerpos, sin mostrar una sola imagen del sufrimiento de estas familias ojos que no ven corazón que no siente», acusó Ruiz.

Iglesias: «Disfrazan su discurso de valores religiosos»

Y todo voló por los aires. El vicepresidente de Asuntos Sociales abandonó las frases pausadas que vienen caracterizando sus últimas comparecencias y estalló con el ceño fruncido: «Es miserable utilizar la muerte para hacer política. Ustedes tienen muy pocos escrúpulos y tratan de disfrazar su discurso de valores religiosos».

«Está diciendo cosas en la dirección contraria, porque ustedes representan el odio, la hipocresía y la miseria moral, y estoy seguro de que España se quitará de encima la inmundicia que ustedes representan», siguió. «Son una formación de grandes apellidos y poca vergüenza, que falsean títulos y que no tiene más patria que su dinero; ni siquiera son fascistas, son simplemente parásitos«, zanjó.

Los «parásitos» de Iglesias escalaron a trending topic en Twitter y Ruiz se convirtió en la diana de la izquierda y la musa de la derecha. Tiene 50 años, es periodista de profesión y asegura que por su condición de concejal y «vocación municipal» está «en contacto con la realidad de las residencias».

«Siento tristeza por el tema tan duro con el que me he estrenado, me afecta. Pero estoy satisfecha con mi interpelación, la llevaba muy preparada», dice. Según la parlamentaria, el Ejecutivo de Sánchez trata de «esconder los problemas bajo la alfombra y sacudirse la culpa». «Pero los problemas siguen ahí», advierte.

Ruiz: «Hay un mando único. Iglesias es el responsable de las residencias»

«En la gestión de la crisis provocada por el coronavirus hay un mando único e Iglesias es el responsable de las residencias de mayores. Obvió por completo el tema que estábamos tratando. No mencionó a la gente mayor. Mi discurso se basa en realidades: han obligado a estos centros a comportarse como hospitales cuando no lo son», denuncia.

Ruiz considera que el Gobierno «ha dejado solos a los mayores». «En Vox estamos totalmente en contra de que no se valore del mismo modo la vida de una persona solo porque sea mayor o porque esté enferma», dice. Sobre la falta de recursos en las residencias antes de la pandemia, sostiene que los centros funcionan mejor o peor dependiendo de cada caso. «Lo que no se puede es sacudirse la responsabilidad», insiste.

Hasta 2015 no se había planteado ejercer la política. Según plasma en su perfil de Twitter, dio el salto «porque España merece la pena». Preguntada por la relación de Vox con los medios de comunicación dada su profesión de periodista, Ruiz reconoce que tiene el «corazón dividido».

«Antes leías un artículo en un periódico e iba a misa. ¡Lo habías leído en la prensa! Pero ahora es difícil creer lo que se publica», comenta. «Todo ha cambiado mucho. Sigue habiendo buenos profesionales que luchan por la libertad, pero creo que a Vox se le ha tratado muy mal y a veces en las que hay que plantarse», añade.

Fuente: Marina Alías – Vozpópuli

Comparte esta página: