El Gobierno prevé que el PIB se hunda un histórico 9,2%, el paro se dispare al 19%, el déficit al 10,34% y la deuda al 115,5% este año

El Gobierno prevé que el PIB se hunda un histórico 9,2%, el paro se dispare al 19%, el déficit al 10,34% y la deuda al 115,5% este año
La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. Borja Puig de la Bellacasa EFE
Comparte esta página:
El Gobierno prevé que la economía española se desplome un histórico 9,2% este año y que se recupere hasta crecer un 6,8% en 2021, según consta en el Plan de Estabilidad enviado ayer a Bruselas y hecho público hoy.

El coronavirus ha supuesto «un shock abrupto» sobre la tendencia positiva que venía teniendo la economía española, ha dicho la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una rueda de prensa desde Moncloa.

Ayer se conoció que el PIB español se desplomó un histórico 5,2% en el primer trimestre respecto al anterior y tras crecer un 0,4% los últimos tres meses de 2019 y un 2% en el conjunto del año pasado. Sin embargo, Calviño ha explicado que el peor dato se registrará en el segundo trimestre donde se recogerá de lleno el impacto de la crisis del coronavirus, para después producirse «una paulatina recuperación». Así, para este 2020 el Gobierno pronostica que la economía española se contraerá un 9,2%, la mayor caída de la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística, y la tasa de paro escalará hasta el 19%.

La contracción económica será consecuencia del desplome del consumo de los hogares (8,8%) y del hundimiento de la inversión (25,5%) y las exportaciones (27,1%), ha apuntado la ministra.

Una recuperación más lenta

La ministra ha dicho que esta recesión va a tener forma de «V asimétrica», es decir, se va a producir una caída muy abrupta de la actividad y la recuperación será a un ritmo más lento.

De esta forma, para el ejercicio 2021 el Ejecutivo calcula que el PIB español avanzará un 6,8%.

El nuevo cuadro macroeconómico que España ha enviado a Bruselas contempla que el consumo privado volverá a crecer el próximo año hasta un 4,7% y el gasto público avanzará un 1,8%.

La inversión también volverá al terreno positivo al mejorar un 11,6% el próximo año; al tiempo que tanto las exportaciones como las importaciones crecerán un 11,6% y un 9,3%, respectivamente.

Además, para el año que viene se espera que la tasa de desempleo baje, pero todavía seguirá en un nivel muy elevado del 17,2%. En la pasada crisis financiera de 2008, el mercado laboral español ya mostró que destruye empleo a gran velocidad, pero luego su recuperación es mucho más lenta. De hecho, esta nueva crisis del coronavirus ha cogido al mercado de trabajo todavía debilitado por la recesión anterior (a pesar de que había pasado ya más de una década) y han vuelto a quedar al descubierto sus carencias.

Calviño ha indicado que se trata de unas previsiones «avaladas» por la AIReF y han tenido en cuenta la «brusca contracción» del PIB mundial y el de la zona euro, de acuerdo con las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El déficit público y la deuda se disparan

Por su parte, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha anunciado que el déficit público se disparará en 2020 hasta el 10,34% del PIB, el mayor desde 2012, y la deuda pública hasta el 115,5% del PIB.

Montero ha explicado que esta escalada del déficit se debe a una caída de los ingresos de 25.700 millones respecto al año pasado y un aumento del gasto público de 10 puntos porcentuales de PIB, hasta el 51,5% del PIB.

Montero ha indicado que la irrupción del Covid-19 ha modificado «totalmente» el escenario previsto y ha llevado al Gobierno a adoptar medidas para reforzar el sistema sanitario, proteger a las familias y dotar de liquidez a las empresas y autónomos, que supondrán un incremento «importante», «temporal y necesario» del gasto público, hasta el 51,5% del PIB, con 10 puntos porcentuales más que el año pasado, hasta los 576.714 millones de euros.

Asimismo, ha cifrado la caída de los ingresos en 25.700 millones de euros respecto al año pasado, hasta el 41,2% del PIB, 2,1 puntos más que el año pasado debido al mayor PIB.

De esta forma, el Ejecutivo prevé que el déficit suba hasta los 115.671 millones de euros, el 10,34% del PIB, frente al 2,82% del año pasado, lo que supone el mayor déficit desde 2012, cuando se alcanzó el 10,7%.

En este sentido, Montero ha cifrado el impacto de las medidas para paliar el Covid-19 en 138.923 millones de euros, derivado de los 104.400 millones de las medidas de liquidez, los 28.403 millones de las medidas de gasto y 6.120 millones por minoración de ingresos.

Las CC.AA., de su lado, recibirán 115.000 millones, un 7,3%, con un gasto adicional añadido de unos 11.000 millones.

Fuente: B. Amigot – Expansión

Comparte esta página: