El Gobierno va improvisando cada día decisiones incompletas y sin consultar con los empresarios

El Gobierno va improvisando cada día decisiones incompletas y sin consultar con los empresarios
John de Zulueta, preside el Círculo de Empresarios desde marzo de 2018 - ABC
Comparte esta página:

El presidente del Círculo de Empresarios apunta que «el Gobierno no ha actuado con la rapidez que aconsejaban las alertas de la Organización Mundial de la Salud (OMS)»

John de Zulueta Greenebaum, preside el Círculo de Empresarios desde marzo de 2018. Licenciado en Historia Contemporánea en la Universidad de Stanford y MBA con honores por la Columbia University en Nueva York. Su currículum empresarial es amplio: expresidente del Grupo Sanitas (2005-2009) y de USP Hospitales (2010-2012) o exconsejero en Bankinter (2001-2015), entre otros. En la actualidad es socio director de Point Lobos, consejero de la Universidad Europea y vicepresidente de la Fundación Bankinter. En esta entrevista para ABC.es apunta que «el Gobierno no ha actuado con la rapidez que aconsejaban las alertas de la Organización Mundial de la Salud» y advierte que el impacto económico del Covid-19 será más acusado en las grandes empresas turísticas.

-¿Que valoración ha hecho el Circulo sobre el impacto de la Pandemia en este primer mes de Lockdown sobre las empresas considerando la cantidad importantes en España de pymes y autónomos?

– El Círculo ha llamado la atención en todo momento sobre la gravedad de esta crisis y cómo va a afectar muy duramente en especial a las pequeñas y medianas empresas que son las que forman el grupo de las empresas españolas. Hemos insistido mucho en la necesidad de compatibilizar los máximos niveles de protección a la población con la menor paralización posible de la actividad empresarial. Tenemos que pensar en el día después; saldremos mucho más rápidamente de esta situación en la medida en que esa hibernación sea menor. Tristemente el Gobierno no ha actuado con la rapidez que aconsejaban las alertas de la Organización Mundial de la Salud y España, con uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, va camino de registrar más muertos por millón que cualquier otro país.

-¿Y las grandes empresas?

– Las grandes empresas sufrirán menos, evidentemente, los efectos de esta crisis y se recuperarán más rápidamente que las pequeñas y medianas, pero todo dependerá también mucho de los distintos sectores de actividad. El impacto no será igual para las del sector turístico que para las de los sectores de automoción, construcción o textil. Habrá que desarrollar planes específicos por sectores para el día después. España, a diferencia de otros países, tiene una gran dependencia del sector turístico que, de forma directa e indirecta, supone una cuarta parte de nuestra economía. Las aerolíneas, por su parte, van a tener serias dificultades para sobrevivir y van a ser uno de los negocios más afectados.

-¿Cómo están reaccinando las empresas? Muchas, con gran responsabilidad, están también contribuyendo en la emergencia. ¿Cuánto es de relevante la aportación privada en momentos tan difíciles?

Las empresas en general, y muy especialmente las grandes porque tienen más capacidad para ello, están demostrando un altísimo grado de compromiso con la sociedad desarrollando importantes iniciativas de ayuda para contribuir a paliar los efectos de la descoordinación del Gobierno y para cubrir las necesidades que tenemos en cuando a material sanitario y de protección. Estas iniciativas están dejando muy claro que, en situaciones como la actual, la colaboración público-privada es de extraordinaria importancia y que las empresas y los empresarios no son los ogros de que hablan algunos políticos del Gobierno actual. En la web del Círculo de Empresarios hemos creado un apartado especial para dar visibilidad a las empresas que están firmemente comprometidas con la salida de estas crisis mediante el «hashtag» #Compromiso EmpresasCirculo.

-¿La tecnología, que está ayudando a las empresas, es solo la clave del momento o también de la recuperación?

– La tecnología, y más concretamente el Big Data y la Inteligencia Artificial, son la clave del presente y del futuro y, por lo tanto, deberán también serlo de la recuperación. Serán elementos claves para salir de la crisis.

«El impacto no será igual para las del sector turístico que para las de los sectores de automoción, construcción o textil»

¿Cómo valoráis el tema de la vuelta al trabajo? ¿El teletrabajo ha llegado para quedarse?

Una de las enseñanzas de esta crisis es que tenemos una tecnología que podemos utilizar con mayor eficacia y que sólo hace falta ponerse a ello. Hay muchas empresas que gracias a las nuevas tecnologías están manteniendo la actividad sin apenas alteraciones. El teletrabajo, que teníamos que haber ido adoptando ya desde hace tiempo, está para quedarse y a partir de ahora tendremos que recurrir más a él. Tendrá además la ventaja de menos horas perdidas en los atascos y menores niveles de contaminación. Vamos a tener tiempo para acostumbrarnos al trabajo en remoto, pues la vuelta a la normalidad tendrá que ser lenta y escalonada ya que mientras no contemos con tests suficientes y con una vacuna contra el Covid-19 tendremos que extremar las precauciones en esa vuelta a la normalidad

¿Las medidas económicas que el Gobierno ha puesto en marcha van en la dirección de cubrir las necesidades primarias de las empresas?

El problema de las medidas del Gobierno es que no están siendo ni claras ni ágiles.El Gobierno va improvisando cada día decisiones incompletas y sin consultar con los empresarios. Lo hemos visto en el tema de los ERTEs, en el de las ayudas a la financiación o incluso en el establecimiento de esa renta básica que debería ser temporal en nuestra opinión y para la que ya existen precedentes en distintas comunidades autónomas por lo que habrá que coordinarla con estas

– ¿Qué medidas pensáis que son necesarias para activar una recuperación creíble y motivadora?

Respecto a los ERTEs, no es razonable que decaigan en cuanto termine el estado de alarma, porque la actividad no se recuperará de inmediato en todos los sectores y empresas. Tampoco es conveniente penalizar fuertemente los despidos de trabajadores sometidos a ERTEs durante 6 meses. No todas las empresas van a poder cumplir, y habría que aceptar causas económicas para despidos imprescindibles. La eliminación de la posibilidad de despedir por causas objetivas durante la crisis es una medida injusta. Los puestos de trabajo no se conservan impidiendo despedir, sino facilitando la labor de los empresarios con margen de maniobra. Hay que contar con las empresas para salir de esta situación.

Si el Gobierno adopta medidas que criminalicen a las empresas estará condenando al paro a cientos de miles de trabajadores y al cierre a miles de empresas. El dinero de los ERTEs está tardando mucho en llegar a los trabajadores porque el Gobierno no se ha fiado de los empresarios y ha recurrido a la burocracia de sus agencias autonómicas. Y la liquidez no está llegando a las empresas por lo que están cayendo pequeñas y medianas empresas debido a la tardanza en recibir el dinero a través de los bancos con el aval del ICO.

«Los puestos de trabajo no se conservan impidiendo despedir, sino facilitando la labor a los empresarios con margen de maniobra»

En Italia, el Gobierno ha nombrado un manager de probado valor como Vittorio Colao, exceo de Vodafone, para la guía de la task force dedicada a la «fase due»: la reconstrucción. ¿Qué opináis de la iniciativa italiana?

Esa «task force», integrada por expertos del sector privado y público que provienen de diferentes ámbitos como la economía, la empresa, la sociología, la psicología o la universidad, tiene por cometido actuar de interlocutora con el Comité Científico y Técnico que está asesorando al gobierno en materia sanitaria, entre otras comisiones. Su objetivo es coordinarse, definir la mejor forma de acometer la reactivación de la economía y asesorar y proponer medidas al Gobierno, pero sin poder ejecutivo. También en España la estrategia y la política económica y social para la recuperación es competencia y responsabilidad del Gobierno, pero para elaborarla es necesario tener muy en cuenta la opinión de los empresarios. Algunos de ellos, de especial de relevancia, deberían formar parte de esa futura «task force».

¿Cómo valoras la postura de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo (BCE) sobre la emergencia y las medidas actualmente a disposición de los estados de la Unión?

Las ayudas europeas diseñadas hasta la fecha son necesarias pero no suficientes. Yo creo que en otoño tendremos que tener un plan de recuperación con más dinero europeo. Pero después de haber incumplido las exigencias de déficit diez de los últimos once años, tengo muchas dudas sobre la articulación de una ayuda europea mutualizada con «coronabonos». Y sería ingenuo pensar que vamos a recibir ayuda sin algún tipo de exigencia de intervención en nuestras cuentas.

-¿Se necesita un Plan Marshall del siglo XXI para la reconstrucción a nivel global?

El Plan Marshall estaba orientado a que uno países más fuertes ayudasen a otros más débiles. Aquí el problema es de todos, por lo que el plan tiene que tener unas características diferentes. La coordinación y, sobre todo, la confianza entre países resultará fundamental para que cualquier iniciativa salga adelante con éxito. Y si en estas circunstancia Europa no responde, adiós Europa.

«Sería ingenuo pensar que vamos a recibir ayuda sin algún tipo de exigencia de intervención en nuestras cuentas»

-Por último, según su opinión esta emergencia sanitaria terrorífica y la necesidad de una cooperación económica, ¿nos empujarán hasta na mayor coordinación global o seguirán las tentaciones de los nacionalismos?

– Sin lugar a dudas la coordinación global va ser imprescindible para superar esta situación. Una crisis global necesita soluciones globales y coordinadas. Si no es contundente la respuesta europea en esta situación, eso dará alas a los nacionalismos. Los nacionalismos son algo arcaico, y la única manera de frenarlos será la unidad de acción exitosa a nivel europeo.

Ver artículo original de Giuseppe Tringalli – ABC

Comparte esta página: